*

X
Una base de datos con más de 700 millones de correos electrónicos fue descubierta; es importante confirmar que el tuyo no esté incluido

Defender nuestra privacidad como usuarios de Internet es la mínima manifestación de madurez digital que todos tendríamos que ejercer. Ya sea en aplicaciones, redes sociales o demás servicios que minan tu información para luego venderla al mejor postor, gobiernos que espían a sus ciudadanos con el afán de "controlarlos", corporaciones que buscan detectar algorítmicamente tu perfil de consumidor para luego atacarte con nefastas campañas o simples data-mercenarios dispuestos a disparar sobre ti una cantidad insana de spam, a nosotros nos toca revalorar la información que ofrecemos y, sobre todo, defenderla. 

Recién se descubrió una de las bases más grandes de correos electrónicos que se hayan registrado jamás. Más de 700 millones de direcciones integran esta masiva base que fue descubierta por un investigador de seguridad cibernética en París. La información contenida fue recolectada por una máquina llamada Online Spambot, aparentemente originada en Holanda.

A pesar de que el descubrimiento se reportó a la policía para que la base de datos de correos sea desactivada, es importante consultar la lista para confirmar que tu correo electrónico no está incluido y, en especial, que no tienen también tu contraseña –lo cual agravaría la vulnerabilidad. En caso de que aparezca tu dirección en la lista te recomendamos cambiar la contraseña cuanto antes y, en general, habituarte a tomar medidas para defender tu información de todos los data-depredadores que pululan en la Red.

 

Consulta aquí la lista

Hay 4 tipos de usuarios fundamentales de Facebook, según una investigación

Facebook se ha convertido en la pecera digital del mundo, los usuarios nadando en mares de data a los cuales contribuyen y la red social los capitaliza. Aunque todos somos partes de esta mezcla de laboratorio social con bolsa de valores, existen cuatro grandes tipos de usuarios, según un estudio reciente publicado en el Journal of Virtual Communities and Social Networking y realizado por investigadores de Brigham Young.

Los cuatro tipos de usuarios son: los que construyen relaciones, los compradores de aparador (window-shoppers), los voceadores (town-criers) y los selfies. En la investigación se realizaron cuestionarios con una metodología estadística para conocer la forma en la que los usuarios interactúan y perciben FB.

 

Constructores de relaciones

Estos usuarios usan FB como antes se usaba el correo y los teléfonos fijos, para robustecer sus relaciones. Creen que Facebook les permite expresar el amor que sienten por su familia y amigos y experimentar el amor que éstos les expresan. En cierta forma estos usuarios no están tan conscientes de la inmensidad de Facebook, sino que lo viven como un pequeño nodo de relaciones íntimas. Suelen postear abundantemente, taggear y comentar, como sintiéndose en la comodidad de una relación familiar. Quizás habría que describirlos como los que mantienen sus relaciones, no sólo las construyen.

 

Compradores de aparadores

Estos usuarios se sienten obligados a estar en Facebook como algo inescapable, puesto que todos están allí, pero no suelen participar mucho. Son un tanto voyeristas, en el sentido de que llegan a usar la red social para analizar a personas que les interesan pero no lo harán de forma explícita. Son como las personas que no entran a los lugares, sino que miran desde la distancia.

 

Voceadores

Como los voceadores de diarios en las calles, estos usuarios suelen compartir información, especialmente links de noticias y memes, pero no tanto su información personal. Usan Facebook como un medio para publicar noticias e influir, pero prefieren realizar sus comunicaciones personales de manera privada.

 

Selfies

Este grupo está identificado con el fenómeno narcisista que existe abundantemente en redes sociales. Son personas que buscan llamar la atención y validar sus propias personalidades. También usan Facebook para construir relaciones, pero desde esta necesidad de validación y desde la posibilidad de editar sus propias vidas y su personalidad para volverse populares. Viven de likes y están constantemente checando notificaciones, las cuales los vitalizan, entregándoles su dosis de dopamina.