*

X

Esta es la razón por la cual los millennials están teniendo menos sexo y bebiendo menos alcohol

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/21/2017

Pese a la supuesta apertura y libertad sexual, los millennials están teniendo mucho menos sexo que generaciones previas. La razón parece tener que ver con que han encontrado una fuente de placer sustituta

Los millennials, particularmente aquellos nacidos en los años 90, están teniendo menos sexo, según diversos estudios. A esto se le suma también información que sugiere que están bebiendo menos alcohol. ¿Qué está pasando con esta generación que, en gran medida, definirá del curso del mundo en los siguientes años? 

Un estudio publicado en el Journal of Sexual Behaviour revela que en promedio los millennials y la llamada iGen están teniendo hasta menos de la mitad del sexo que generaciones pasadas, como los "baby boomers" o la generación X. Las cifras muestran que los millennials en promedio tienen ocho parejas sexuales, mientras que a la misma edad los boomers tenían 11 y 10 para la generación X.  

En una nota en el Washington Post, la socióloga Stephanie Coontz sugiere que tal vez esto tenga que ver con que las mujeres están más empoderadas y eligen decir no (cuando antes se sentían presionadas a complacer). En general los jóvenes, con toda la información que tienen actualmente y con la posibilidad de estudiar a posibles parejas en línea, se estarían volviendo más selectivos. Sin embargo, otras personas creen que la tendencia podría ser preocupante en el sentido de que podría estar reflejando el hecho de que muchas personas jóvenes están teniendo problemas para formar relaciones íntimas emocionales profundas. Postergar el sexo o no buscarlo tanto podría tener que ver con "la presión para ser exitoso, vidas sociales que cada vez más se desarrollan en línea, expectativas irreales de perfección física que son promovidas por las apps de citas [y acaso por el porno] y temor al date-rape [ser violadas en una cita]".   

El Washington Post entrevistó a una serie de milllennials en torno a este aplazamiento del sexo. Un chico de 18 años dice que "prefiere ver videos de YouTube y ganar dinero... el sexo no es algo que una persona anota en su currículum". Una chica de 19 dice que la cultura de las citas actuales no le interesa, prefiere algo más tradicional, pero esto le quita mucho tiempo, así que prefiere esperar. 

Paradójicamente, muchos millennials señalan que el sexo y las relaciones son algo que les quita mucho tiempo, que requiere que inviertan mucho esfuerzo. Y sin embargo, el tiempo que pasan en línea no les parece tiempo gastado. Otros creen que esto tiene que ver con que los millennials son la generación más precavida: crecieron con cinturones de seguridad, sin jugar en la tierra, acompañados siempre en las calles, etc. Quizá existe una especie de temor a salir de la zona de protección y ensuciarse -pues la intimidad emocional y sexual tienden a ser complejas y llenar de fluidos físicos y psíquicos. Es más fácil mandar un emoji que hablar sobre los sentimientos que tenemos cara a cara. 

Norman Spack, profesor de pediatría en Harvard, señala que "la naturaleza de la comunicación actualmente es antisexual. Las personas no están pasando el suficiente tiempo juntos solos en una habitación. Hay otro mono en la habitación: el aparato electrónico que esté prendido".

En el caso del alcohol, hay una clara tendencia entre los millennials a beber menos que otras generaciones. Esto parece tener que ver con que son más conscientes de los efectos negativos y los peligros del alcohol, habiendo más información -siendo también los millennials la generación obsesionada con la comida orgánica y el fitness. Asimismo, el alcohol no es tan cool ya, y es considerado algo que hacían los papás. El hecho de que beban menos alcohol podría estar relacionado con tener menos sexo, pero esta correlación es compleja de postular y, que sepamos, no se ha hecho un estudio al respecto. No obstante, lo que consideramos aquí es la causa más importante, aunque no la única, que está haciendo que los millennials no tengan tanto sexo, lo cual probablemente también tenga que ver con que se consuma menos alcohol y en muchos casos también menos drogas. Y es que hay un sustituto a estas sensaciones.

Como escribimos en un artículo previo, posiblemente la "droga" más consumida actualmente en el mundo es la dopamina de fuente digital -si bien la dopamina es un neurotransmisor que se produce naturalmente en nuestro cerebro, la tecnología digital está creando nuevos patrones de manera masiva en el cerebro de las personas, creando un estado de permanente expectativa de pequeñas dosis de placer o "seudo-placer", como lo llama el creador del botón de "like" en Facebook. La forma en la que la tecnología está siendo diseñada y programada genera lo que un biólogo llama "la magia del puede ser", es decir, la anticipación de que tal vez recibiremos algo que nos encanta. Y esto está ocurriendo todo el tiempo, ya que las compañías de tecnología constantemente actualizan sus plataformas y aparatos para volverse más atractivos -y hasta adictivos- y hacernos pasar más tiempo conectados. 

Así que probablemente lo que estamos viendo es que el placer que provoca el sexo y el alcohol -y sobre todo, la anticipación de recibir ese placer- lo está proveyendo, a su propia manera, la tecnología digital con sus notificaciones constantes. El hecho de que estemos recibiendo nuestras pequeñas constantes dosis de dopamina quizás nos hace evitar ir a buscar dosis más elevadas de dopamina en el sexo y en el alcohol. Tristan Harris, un ex empleado de Google, llama a los smartphones máquinas tragamonedas (como las de los casinos), pero los smartphones son muchas cosas y, hoy en día, también objetos de placer: tanto como por el contenido que podemos consumir en ellos (porno, imágenes de amigos y demás) como por el medio mismo, las pantallas, la parafernalia asociada, las notificaciones y los diseños de las plataformas también proveen pequeñas dosis de placer y nos colocan en el estado de anticipación a un siempre nuevo placer (aunque éste sea pequeño y mayormente insignificante). Estar recibiendo este placer de forma digital impide, de alguna manera, que se acumule el deseo de encontrar el placer que solemos buscar a través de experiencias sensuales físicas como son las drogas, el alcohol y el sexo.

Por último hay que decir que el hecho de que se tenga menos sexo y, evidentemente, se tome menos, no es algo que deba considerarse malo. Es algo muy complejo y puede tener cosas positivas. El problema, sin embargo, tiene que ver con la adicción a fuentes de placer y conexión mediadas por la tecnología. Una adicción o sobreuso que además compromete seriamente nuestra capacidad de poner atención y controlar nuestra mente a voluntad.

Es momento de crear un mundo sin Harveys: el llamado de Michael Moore para combatir el acoso sexual

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/21/2017

El documentalista Michael Moore se pronuncia contra el sexismo de la industria cinematográfica revelado a raíz del escándalo de Harvey Weinstein

En los últimos días, el nombre de Harvey Weinstein ha cobrado una relevancia mayor debido a las revelaciones en torno al acoso sexual que, durante varios años, infligió a jóvenes actrices o modelos que deseaban iniciar una carrera en Hollywood. Weinstein fue por muchos años uno de los productores más poderosos de la llamada “meca del cine”, cuyo nombre aparece en buena parte de las películas que en los últimos 20 años han llegado a ser éxitos de taquilla, y utilizaba dicha influencia para intercambiar un papel decisivo en alguna película por algún favor sexual por parte de la joven que lo estuviera buscando. Con todo, parece ser que ese poder ha llegado a su fin luego de los reportajes que The New York Times y The New Yorker dedicaron para hacer público su comportamiento reprobable.

En medio de esta polémica, el cineasta Michael Moore elaboró un texto en el que invita a aprovechar el momento para combatir el hostigamiento sexual y crear así un mundo “sin Harveys”, es decir, sociedades en las que una persona no pueda aprovechar su posición de poder para forzar un acto sexual.
Moore, como sabemos, es un provocador consumado, y él mismo llegó a demandar a Harvey Weinstein y a su hermano por una suma de 2.7 millones de dólares, al considerar que su casa productora no había entregado cuentas honestas sobre las ganancias generadas por Fahrenheit 9/11

En este texto en particular, el cineasta llama a los acosadores a confesar voluntariamente antes de ser expuestos por otros, llama también a que todos denunciemos los actos de acoso de los que podemos ser testigos, llama a incluir a más mujeres en la industria cinematográfica –todo ello para crear un mundo de equidad auténtica.

Compartimos la traducción publicada por el sitio EnFilme, con algunas pocas correcciones. En este enlace es posible leer el texto original.

***

APROVECHAR ESTE MOMENTO PARA CREAR UN MUNDO SIN HARVEYS

Michael Moore

Cualquiera que tenga un parpadeo de conciencia o un poco de decencia se encuentra, como yo, con las mujeres que han tenido el coraje de decir la verdad sobre Harvey Weinstein.

Pero las buenas intenciones de apoyo para las víctimas simplemente no son suficientes.

¿Por qué vivimos en una sociedad donde los hombres no intervienen cuando son testigos del maltrato contra las mujeres? He intervenido en más de una ocasión y he despedido a hombres que acosan sexualmente a las mujeres. Harvey Weinstein sabía que no debía comportarse de manera inapropiada con las mujeres en mi presencia. Supongo que los sociópatas exitosos como él, que se salen con la suya durante años, son muy, muy cuidadosos, de no permitir que el tipo de hombres que los hubiera parado en seco pueda vislumbrar quiénes son en realidad.

No vivo en el mundo de Hollywood de Weinstein y hago documentales, por lo que no puedo hablar de la cultura que él creó y parecía prosperar. Hasta donde sé, soy el ÚNICO director que llevó a Weinstein a juicio (por ser un ladrón, que requiere un conjunto diferente de habilidades sociopáticas, pero, al igual que el acoso sexual, es probable que pueda encontrarlos en algunos estudios de Hollywood).

Todos nosotros (hombres) debemos asumir la responsabilidad de haber permitido que exista una sociedad donde las mujeres no se sientan seguras. Una sociedad en la que, cuando son abusadas, no se sienten seguras de contar sus historias sin temor a represalias y sin vergüenza. Una sociedad que acosa, culpa o se burla de las mujeres cuando cuentan sus historias. O de la manera en que cuentan sus historias. O “cuánto tiempo” les tomó. Las mujeres llevan una carga que la mayoría de nosotros (hombres) nunca tenemos que experimentar. Si no puedes empatizar con eso o entender de qué se trata, entonces tal vez seas parte del problema.

La investigación del New York Times sobre el comportamiento repugnante y aborrecible de Harvey Weinstein (y The Weinstein Company) es un profundo momento cultural, social y político que, en mi opinión, podría encender un cambio histórico en nuestra sociedad. ¿Qué pasaría si aprovechamos este momento y derribamos, de una vez por todas, la jerarquía masculina blanca que ha gobernado nuestra forma de vida en Estados Unidos desde que llegó el primer barco de fanáticos religiosos en Plymouth Rock?

¿Y qué pasaría si Hollywood se compromete, ahora mismo, a desmantelar su sexismo desenfrenado y su desigualdad, comenzando con el nombramiento de más mujeres directivas y dejando que más del 4% –sí, en realidad es sólo el 4%– de todas sus películas sean dirigidas por mujeres?

Utilicemos este momento para terminar con el abuso hacia las mujeres en nuestra industria. Hagamos de esto un llamado para que los hombres tomen una posición en contra de los hombres que perpetran este comportamiento corrosivo y criminal. Podemos hacer esto. Todo lo que se necesita es la voluntad y la decisión de decir “¡Basta ya!”.

Tengo cuatro sugerencias para que Hollywood (y nuestra sociedad en general) adopte inmediatamente y actúe:

1. Que ponga a todos los abusadores al corriente AHORA: sabes quién eres, y decenas de empleados, pasados y presentes, también lo saben. Necesitas bajar antes de que te derriben. No queda ningún lugar para esconderse. Tus años de atacar e intimidar a las mujeres han terminado. Sólo tienes dos opciones: 1) Renuncia ahora o 2) enfréntate a un ejército de mujeres y hombres que te sacarán del poder. Esta semana fuiste testigo de lo que le sucedió al ejecutivo más poderoso y conocido de Hollywood. Tú eres el próximo. Déjate llevar o vete lejos, lejos hacia un lugar donde ya no puedas dañar a más mujeres.

2. A aquellos abusadores que ignoren la advertencia anterior y elijan permanecer en el poder porque piensan que todo esto va a apagarse y desaparecer –y que podrán seguir haciendo lo que hacen–, déjenme explicarles en un lenguaje más claro cómo va a terminar todo esto:

Cada uno de tus empleados es ahora un documentalista. Gracias a la invención del teléfono inteligente, que tiene una cámara incorporada y grabadora de voz, cada uno de tus trabajadores tiene ahora en su bolsillo la capacidad de grabar o filmar en secreto, a ti y tu hostigamiento. Y lo harán. Publicarán tus crímenes. Estarás expuesto, públicamente avergonzado y, con suerte, eliminado. Evita este cruel final renunciando ahora.

3. A los hombres que tratan a las mujeres como iguales y se comportan con respeto y dignidad: ¡Este es su momento! Confronta a los hombres abusivos en el trabajo. Cuando ves algo, debes decir algo. Basta ya de ignorar y rechazar cuando ves que las mujeres son acosadas e intimidadas en el lugar de trabajo. Esto está en nosotros. HOMBRES, den un paso adelante, AHORA.

4. Las mesas directivas de los estudios de Hollywood, y todos los corporativos de Estados Unidos, deben declarar la paridad de género como la nueva prioridad. El 50% de todas las mesas directivas debe ser femenino. La contratación de varias mujeres directivas es el mandato. ¡De las 100 mejores películas taquilleras cada año, un promedio de sólo DOS son dirigidas por mujeres! Todos los estudios deben comprometerse a modernizarse apoyando más películas de mujeres (y, por supuesto, de afroamericanos y otros grupos marginados).

Estas son acciones a corto plazo que pueden ponerse en práctica ahora. Pero quiero señalar que también hay una solución fundamental que DEBE ocurrir a largo plazo para que eventualmente ocurra cambio real. Debemos reformar nuestro sistema económico quebrantado y transformarlo en uno que sea equitativo y democrático, en el que la brecha entre ricos y pobres se ELIMINE para que no sean unos pocos hombres ricos quienes tengan el poder.

Necesitamos crear una nueva economía donde las mujeres y los hombres tengan las mismas oportunidades y se les pague lo mismo, una economía que ya no condene a generaciones enteras a la pobreza, con lo cual su única opción es servir al placer y el capricho de los ricos. Necesitamos empresas y lugares de trabajo que son propiedad de sus empleados y operados por ellos en un país donde la democracia no es sólo una palabra, sino una forma real de vivir: en el trabajo, en la escuela, en nuestros barrios y en nuestras vidas cotidianas.

Una economía democrática es necesaria si de verdad queremos negar a los hombres blancos su principal arma de abuso: el miedo a la inseguridad financiera, que han usado contra las mujeres durante eones. 

Esta es nuestra misión a largo plazo, el panorama general que debe abordarse y modificarse. Todos debemos comprometernos a hacer esto. Creo que nuestra conciencia colectiva finalmente no se conformará con nada menos, y el resultado será un mundo mejor.