*

X

Fotógrafo del meme del novio distraído explica la historia detrás de la foto

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/02/2017

El meme del "novio distraído" ha causado una extraña veta de humor y comentario social; el autor de la foto explica cómo fue tomada

Una foto y sus avatares meméticos han acaparado las redes sociales en tiempo reciente. Un hombre camina por la calle y voltea de manera explícita a mirar el trasero de una chica de vestido rojo que parece esbozar una ligera sonrisa. La novia, por su parte, se muestra indignada. 

La imagen es una mera foto de stock, es decir, ensayada por modelos para ilustrar justamente notas en sitios de Internet. Pero ha sido recreada y comentada por innumerables usuarios de redes sociales, sitios de humor y demás. El sitio Meme Documentation ha trazado el origen del meme a un post en una página de Facebook turca en la que el hombre lleva sobrepuesto un texto que dice "Phil Collins", la chica de rojo "Pop" y la novia "Prog". Esto dictaría la pauta del meme, en el cual se sobreescribirían palabras sobre cada uno de los personajes para hacer ciertos comentarios. Aquí puedes ver ejemplos de algunos de los memes circulados.

 

La revista Wired publicó la explicación de Antonio Guillem, un fotógrafo de 45 años de Barcelona, que tomó esta imagen en Girona en el 2015. Guillem cuenta que fue algo un tanto osado en relación a lo que acostumbra (debido al tema) y, junto con tres modelos con los que suele trabajar, decidió representar la infidelidad de una forma divertida. Guilllem dice que fue un reto lograr los rostros adecuados, ya que los modelos no paraban de reír.

Entre todas las que ha hecho, esta fue la foto que incendió la red, y realmente no hay una razón profunda para explicarlo. La foto ni siquiera toca alguna fibra demasiado profunda (aunque no faltará un análisis semiótico posmoderno que lo explique de manera rebuscada) sino que, simplemente, se ha creado un efecto de bola de nieve un tanto caótico. Ein embargo, la popularidad de esta imagen no se traduce, para Guillem, en ganancias monetarias; es solamente una anécdota. Sus fotos de stock más vendidas logran unas 5 mil ventas al año, mientras que ésta sólo ha conseguido 700 en promedio. La mayoría de los memes obviamente no son usados con derechos, algo que a Guillem no le preocupa demasiado.

Hoy podemos alquilar y simular prácticamente todo, incluyendo un padre

Uno de los casos más aberrantes de la conjugación entre mercado y emociones –fenómeno que, por cierto, marca tristemente nuestra época– podemos encontrarlo hoy en Japón. A pesar de que los prestadores de este distópico servicio advierten que no debe usarse como una "muleta emocional", la frontera entre las emociones y la practicidad es débil, demasiado débil.

Por entre 70 y 275 dólares puedes rentar un papá. No importa cuál sea la circunstancia que te orilla a hacerlo, es decir, ni la causa de la ausencia de un padre en tu vida (sea por muerte, abandono o hastío), ni el ritual social o necesidad legal que te orilla a buscar uno a toda costa; incluso si es rentado, esta agencia tiene para ti un padre dispuesto a acompañarte al altar en tu boda, secundarte en una pedida de matrimonio o simplemente asistir a un evento y decir unas conmovedoras palabras. 

A fin de cuentas, vivimos en la era de la simulación: simulamos saber cosas que estamos lejos de entender, simulamos actitudes, conductas y filosofías con tal de pertenecer a un grupo social o encajar en un cierto perfil, simulamos orgasmos y evolución espiritual, simulamos riqueza y hasta podemos conseguir tatuajes efímeros; pero aun para nuestros estándares de la sociedad simulada, la posibilidad de alquilar un papá parece un tanto escandalosa. 

En todo caso, si algún día necesitas uno y no tienes problemas con que hable una lengua extraña y sus rasgos no correspondan a los tuyos, en Japón te espera uno (y muy amoroso).