*

X

En Estados Unidos la marihuana se ha convertido en un importante motor económico

AlterCultura

Por: pijamaSurf - 09/30/2017

A partir de la legalización de la marihuana, EEUU ha comprobado cómo esto detonó diversas economías

En Estados Unidos se sigue arrestando a más consumidores de marihuana que a la suma de asesinos, asaltantes y violadores. Esto a pesar de que, tras la legalización de la marihuana en varios estados del país (tanto para fines medicinales como para, en algunos casos, también recreativos), los resultados son bastante alentadores. No sólo la gente consume menos antidepresivos y fármacos similares; también se han reducido los indices de violencia y, sobre todo, se han detonado economías cada vez más importantes que, además de otros beneficios, reportan grandes beneficios fiscales a los gobiernos locales y federales.

 

Impuestos 

Para demostrar lo anterior basta revisar algunas de las cifras que compiló Alternet. En el caso de Washington, los negocios relacionados a la marihuana legal reportaron más de 220 millones de dólares en impuestos tan sólo durante el primer año, mientras que Oregón recaudó casi 50 mdd –por cierto, más del doble de lo que se contempló en un principio. 

 

Empleo

hasta hoy se registran casi 150 mil empleos, y algunos bastante bien pagados, dentro de la industria cannábica. Además, el aumento de plazas está creciendo en un 22% anual, lo que supone que en unos pocos años esta se habrá consolidado como una verdadera fuerza laboral. 

 

Turismo

En el caso, por ejemplo, de Colorado, luego de la legalización de la marihuana se reportó un récord anual histórico de visitantes, que aportaron una derrama de 19 mil mdd. Obviamente muchos llegaron al lugar sin tener algo que ver con la legalización, pero incluso la administración local de turismo advirtió que el nuevo turismo canábico representó un complemento importante. 

 

Otros

Existen otros beneficios correlacionados, entre ellos un ahorro significativo en el sistema penitenciario al dejar de alojar y mantener a miles de personas arrestadas por temas relacionados con la marihuana, o un incremento de la plusvalía de los inmuebles ubicados alrededor de los dispensarios e, incluso, de las granjas de cultivo.

¿Cuál es la verdadera historia de Hachiko, el perro leal que esperó a su dueño durante 10 años?

AlterCultura

Por: PijamaSurf - 09/30/2017

La verdadera historia de Hachiko tiene lugar en 1924, cuando Hidesaburo Ueno, profesor de la Universidad de Tokio especializado en ciencia agricultural, se vio en el deseo de encontrar un compañero leal que lo liberara un poco de su soledad

La adaptación cinematográfica de Hollywood en 2009 de Hachi: A Dog’s Tale (Siempre a tu lado, Hachiko) popularizó la conmovedora historia de este perro de raza Akita que esperó el regreso de su amo durante 10 años en la estación de trenes, sin saber que éste último había fallecido. Se trató de una película que, además de provocar unas cuantas lágrimas de tristeza, habla sobre el verídico acontecimiento de un perro nacido en Japón.

La verdadera historia de Hachiko tiene lugar en 1924, cuando Hidesaburo Ueno, profesor de la Universidad de Tokio especializado en ciencia agricultural, se vio en el deseo de encontrar un compañero leal que lo liberara un poco de su soledad. Así que empezó a buscar a un perro inteligente, autónomo y valiente, características que se adecuaban a los antiguos guardianes de los emperadores: los akita. Tardó bastante tiempo en encontrar un cachorro akita, pues para la fecha escaseaban en la región. Se dice que quedaban sólo 30 ejemplares puros de la especie en todo Japón, en Odate, una ciudad en la prefectura de Akita. Ahí, Ueno escogió a su mascota y lo bautizó como Hachiko o Hachi.

Con el paso de las semanas, Ueno y Hachi se volvieron inseparables. Su amistad y lealtad mutua creció: cada día caminaban un largo tramo uno junto al otro hacia la estación de tren Shibuya, en el centro de Tokio; el profesor tomaba un tren para su trabajo y regresaba en la tarde; el perro lo esperaba en la estación para caminar juntos a casa. La rutina duró 2 años, hasta que el 21 de mayo de 1925, Ueno falleció de un derrame cerebral mientras daba una clase en la universidad. Desde ese día, Hachiko esperó largas horas a su dueño…

Y como su esposa no poseía los recursos adecuados para cuidar a Hachi, lo donó a su antiguo jardinero, con quien disfrutaría del amor de una nueva familia. Pese a ello y por sorpresa, el leal Hachi siguió esperando a su antiguo dueño en la estación del tren durante 10 años. Se dice que durante ese período, el perro tenía un semblante muy triste; sin embargo, pese a que los días, meses y años pasaron y la gente solía tenerle miedo, él decidía regresar cada mañana.

Eventualmente, un periodista y un estudiante de Hidesaburo notaron su presencia en la estación del tren, lo siguieron hasta la casa de su nuevo dueño y descubrieron la historia de gran lealtad y amistad. Comenzaron a publicar historias de Hachi en periódicos locales, las cuales lo convirtieron en una real inspiración de constancia y lealtad. Tanto, que en 1934 se erigió una estatua en frente de la estación de trenes Shibuya, con Hachi mismo como invitado principal para su inauguración.

Desgraciadamente, 1 año más tarde, el 8 de marzo de 1935, Hachiko falleció en la estación esperando lealmente a que su amigo llegara. Se le diagnosticó cáncer terminal, enterrándole al lado de su dueño en el cementerio Aoyama en Tokio. Ahora, en el noveno aniversario luctuoso de Hachiko, se honra la inquebrantable amistad entre especies que forma parte de la unicidad de la naturaleza.