*

X

Donde hay intimidad, hay erotismo: las ilustraciones de esta artista coreana lo demuestran

Arte

Por: pijamasurf - 09/14/2017

El trabajo de esta joven ilustradora es un atisbo a la realidad de la intimidad cotidiana

Encontrar intimidad con otra persona no es una tarea sencilla. Y no es para menos. Sentirse en intimidad con alguien más es, en un sentido simbólico y también muy real, estar al desnudo frente a otro: mostrarnos ante otro como somos en realidad. Y no cualquiera puede hacerlo pero, sobre todo, tampoco puede hacerse frente a cualquiera. Quizá por eso la intimidad se consigue sólo con las personas que amamos y con quienes sentimos que también nos aman.

Esta rara coincidencia ha sido muy bien comprendida en nuestros días por la ilustradora de origen surcoreano que firma como Zipcy.

Zipcy, de 29 años de edad, reside en Seúl y hasta el momento ha dado a conocer su trabajo sobre todo en redes sociales como Instagram y Facebook. Su obra destaca no sólo por el talento con que está realizada, sino sobre todo por las emociones al mismo tiempo impresas y transmitidas, contenidas en la imagen pero suficientemente vivas como para apelar al espectador y conmoverlo.

La intimidad, en este caso, se convierte así en otra cosa: erotismo. Acaso porque cuando ocurre que podemos estar con otra persona sin fingimientos ni máscaras de ningún tipo, el surgimiento de una conexión auténtica es inevitable.

 

El templo más viejo del mundo parece ser un sitio de culto a la estrella Sirio

Arte

Por: pijamasurf - 09/14/2017

El templo Göbekli Tepe podría haber sido un sitio megalítico de culto a la estrella Sirio

Sirio, la estrella del perro (en la constelación Canis Major), es la estrella más brillante del firmamento y ha sido adorada por numerosas civilizaciones. Los egipcios incluso basaron uno de sus calendarios en esta estrella que coincidía con la crecida de las aguas del Nilo. Es también de esta relación que tenemos los llamados días de canícula (una palabra que hace referencia a esta estrella). A todo esto hay que añadir la posibilidad de que la civilización más antigua en dejar rastros arqueológicos de una religión podría haber basado el templo más viejo que conocemos en el culto a Sirio.  

Göbekli Tepe, en el sur de Turquía, es un sitio de más de 11 mil años, con una serie de 20 patios rodeados por pilares de piedra en forma de T, en los que se inscribiieron figuras de animales. En el centro de estas construcciones se encuentran dos megalitos paralelos. Este sitio ha modificado radicalmente algunas de las ideas que tienen los arqueólogos sobre los orígenes de la civilización y la cultura humana. Antes se creía que la agricultura había detonado el impulso de establecer una civilización sendentaria y desarrollar arte y religión.

Más allá de que existen pruebas de arte mucho más antiguas y manifestaciones religiosas ligadas también al arte, los hallazgos de este templo muestran que se construyeron templos y se establecieron poblados antes del desarrollo de la agricultura (al menos, no se han encontrado indicios de que hubiera agricultura cerca de este lugar). En otras palabras, los cazadores nómadas desarrollaron arquitectura, arte y religión.

Según el arqueoastrónomo Giulio Magli, este templo podría haberse construido como un observatorio y como un lugar de culto para la estrella Sirio. Este astro, debido a la precesión del eje de la Tierra, habría estado debajo del horizonte en esa zona, hasta que en el año 9300 a.C. habría emergido con fastuoso esplendor. El templo podría haberse construido alrededor del "nacimiento" de esta estrella e, incluso, su religión podría haberse centrado alrededor de este fulgurante astro. Magli mapeó los megalitos en relación a las diferentes posiciones en las que surgía Sirio en el cielo en los años 9100 a.C., 8750 a.C. y 8300 a.C. y encontró una alineación. Advierte, sin embargo, que la información no es concluyente, pero genera una interesante línea de investigación.