*

X

La lluvia de estrellas más intensa del año alcanzará su máximo esplendor este próximo 12 de agosto

Ecosistemas

Por: pijama Surf - 08/10/2017

La mitad del mundo se prepara para disfrutar de uno de los espectáculos astrales más imponentes del 2017

La madrugada del próximo 12 de agosto se registrará el clímax de uno de los espectáculos anuales más lucidores: la lluvia de estrellas conocida como las Perseidas. Aquellos que tienen la fortuna de disfrutar la danza de meteoros generalmente guardan en la memoria un momento encomiable que, además de su estética pura, nos recuerda la magnificencia de la naturaleza. 

Este año la lluvia de estrellas se registrará entre el 17 de julio y el 24 de agosto, pero es justo el 12 cuando alcanzará su máximo estado, ofreciendo hasta 100 cometas por minuto. El espectáculo astral se podrá apreciar desde prácticamente cualquier punto del hemisferio norte, así que las millones de personas que decidan desvelarse y tomarse unos minutos para mirar al cielo seguramente podrán disfrutar de las pinceladas de luz que pintan los meteoros sobre la bóveda celeste. 

Las Perseidas se dibujan cada año entre los meses de julio y agosto, cuando la Tierra transita junto a los vestigios del cometa Swift-Tuttle, y su nombre se debe a que en los cielos nocturnos esta lluvia de estrellas irradia justo al lado de la constelación de Perseo.

Se rumora que esta será la lluvia de estrellas más intensa de los próximos 96 años, un estímulo extra para procurar disfrutarla –y aunque también hay quienes afirman que esto es falso, lo que nadie discute es que se trata de la lluvia de estrellas más vista del año. 

Como recomendación, trata de observarla en el momento más oscuro de la noche, es decir, alrededor de las 4:00, y toma en cuenta que el centro de esta danza estará registrándose al noreste del cielo, así que concéntrate en esa dirección. 

Si vives en México, aquí nos comparten una serie de lugares ideales para disfrutar de la lluvia de estrellas de este 12 de agosto. 

Recientemente se aprobó en Suecia una ley que obliga al país a alcanzar un nivel cero neto de emisiones de gases de efecto invernadero para 2045

La Ley del Clima entrará en acción en enero del 2018 y plantea como metas que la política climática del gobierno se base en los objetivos climáticos y especifique cómo se llevarán a cabo; además, se deberá presentar un informe sobre el clima cada año en el proyecto de ley de presupuesto, y finalmente, el gobierno elaborará un plan de acción de política climática para la consecución de sus objetivos climáticos cada 4 años.

Esta ley hace de Suecia un país excepcional, al comprometerse con un objetivo más ambicioso del que fue planteado bajo el acuerdo climático de París del 2015 (en donde se pretende lograr la neutralidad de carbono para el 2050). Costa Rica, sin embargo, se comprometió en el acuerdo de París a alcanzar cero emisiones antes que Suecia, en el 2021; éste es el único país con más de 1 millón de personas que tiene un objetivo tan ambicioso.

"Con Donald Trump planeando retirarse del acuerdo de París, ahora más que nunca necesitamos que el resto del mundo aumente su contribución en la lucha contra el cambio climático", dijo Gareth Redmond-King, jefe de clima y energía de World Wildlife Fund (Fondo Mundial para la Naturaleza). "Es una victoria importante, no sólo para Suecia, sino para todos los que se preocupan por el futuro de nuestro medio ambiente".

Suecia ya ha pasado décadas eliminando el carbono de su suministro de energía. En la década de los años 70, comenzó a construir una flota de reactores de energía nuclear. En la década de los 90, introdujo un impuesto sobre el carbono, que alentó un alejamiento de los combustibles fósiles. A principios de este siglo, comenzó a invertir más en energía renovable, especialmente en energía eólica y solar. Es por eso que actualmente sólo 1/4 parte de la energía de Suecia proviene de combustibles fósiles, en comparación con más de 4/5 en EEUU y el Reino Unido.

La Ley del Clima aprobada en Suecia compromete al país a reducir sus emisiones absolutas de gases de efecto invernadero en al menos un 85% por debajo de los niveles de 1990. Para el 15% restante, se planea compensar las emisiones invirtiendo en proyectos que contribuyan a reducir la contaminación tanto en Suecia como en otros lugares. Esto puede implicar, por ejemplo, financiar proyectos que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero o invertir en tecnología de captura de carbono.