*

X

¿Has sufrido de una tristeza después del sexo? Descubre por qué sucede este fenómeno

Salud

Por: PijamaSurf - 08/18/2017

Las personas que sufren de la disforia poscoital reconocen sentir rasgos de vacuidad posterior a un acto sexual (ya sea con una pareja, amigo con derechos o sexo casual), los cuales atribuyen, en la mayoría de las ocasiones, a un miedo al abandono

De entre los desórdenes y trastornos sexuales menos conocidos en la sexualidad de las personas se encuentra la disforia poscoital: una abrumadora tristeza que congela cada milímetro de la piel después del sexo. Se trata de una experiencia que puede provocar una oleada de culpa, vergüenza e incluso insuficiencia, a la par de sentimientos como ansiedad, agresión, melancolía, frustración.

Las personas que sufren de disforia poscoital reconocen sentir rasgos de vacuidad posterior a un acto sexual (ya sea con una pareja, amigo con derechos o sexo casual), los cuales atribuyen, en la mayoría de las ocasiones, a un miedo al abandono. Sin embargo, ¿qué dicen los expertos al respecto?

Denise Knowles, terapeuta sexual y psicóloga de pareja, explica que la tristeza post sexo es realmente muy común, y no está relacionado con algo siniestro o traumático en las personas. De hecho, tiene que ver con la explosión de hormonas que inundan al cuerpo después del sexo, tales como endorfinas, oxitocina y prolactina:

Tener sexo es un acto altamente íntimo y un orgasmo libera gran cantidad de hormonas que promueven el vínculo afectivo y la sensación de bienestar. Estas hormonas se reducen significativamente después del cenit del orgasmo, y al separarse de la intimidad que lo provocó, surge un sentido de tristeza.

Esto quiere decir que la tristeza poscoital es independiente del placer y gozo que surge durante el acto sexual, lo cual lleva a creer que es una función orgánica que puede influir más o menos en ciertas personas como un síntoma evolutivo. En otras palabras, se trata del impacto que recibe el cuerpo ante la regularización de las hormonas de bienestar, amor y éxtasis a su estado normal, la homeostasis.

No obstante, menciona Knowles, la tristeza o angustia postcoital puede tener un origen emocional, y en ese caso es recomendable explorarlo, pues podría ser el indicativo de un problema más grande:

Si has tenido estos sentimientos a lo largo de la mayoría de los encuentros sexuales, la terapia sexual o psicoterapia pueden ser de ayuda. Podría estar relacionado con un problema en la pareja y no tanto con un problema en relación con la sexualidad.

Estas son las características que comparten personas que nunca desarrollan enfermedades mentales

Salud

Por: pijamasurf - 08/18/2017

El estudio más completo hasta la fecha identifica las cualidades de personas realmente sanas mentalmente

Las enfermedades mentales actualmente son cada vez más frecuentes, y uno de los estudios más profundos hasta la fecha sugiere que la gran mayoría de las personas sufrirá una enfermedad mental alguna vez en su vida. 

En un estudio realizado en Nueva Zelanda y publicado en el Journal of Abnormal Psychology, se siguió a un grupo de estudio desde la infancia hasta la madurez y se midió cada pocos años su salud mental. En la investigación se descubrió que el 83% de los individuos desarrolló una enfermedad mental pero, según Aaron Rueben y Jonathan Schaefer, autores del estudio, el porcentaje en realidad debe de ser más alto, ya que no se pudieron medir todos los años y la memoria humana es falible. Los autores mencionan que datos similares se han encontrado en otros países, por lo cual no es un fenómeno local.

En esta investigación también se encontró que algunos individuos que no desarrollan nunca enfermedades mentales y que cuentan con lo que se llama "salud mental duradera", tienen al menos dos características que los diferencian. Primero, estas personas suelen tener poco o ningún historial de enfermedades mentales en la familia. Segundo, tienden a tener personalidades que llaman "ventajosas". Tan temprano como los 5 años de edad, estos individuos se destacan por los siguientes motivos: muestran menos emociones negativas, se llevan bien con sus compañeros y tienen más autocontrol. Estas personas, por otro lado, no pertenecían a familias más ricas, no eran más inteligentes, ni tenían una mejor salud física. Tal vez no eran más inteligentes en medidas de IQ, pero indudablemente contaban con lo que ha sido llamado inteligencia emocional.

Si bien el historial de enfermedades mentales de una familia nos puede condicionar (aunque no de manera completamente determinista), existen numerosas cosas que podemos tomar en cuenta de esta investigación para prevenir trastornos mentales. Lo más obvio es cultivar nuestra mente de tal forma que no seamos fáciles víctimas de las emociones (algo que podemos hacer practicando meditación, la atención plena, ejercicio, etc.). Asimismo, buscar tener relaciones íntimas positivas con los demás, lo cual no sólo es un indicador de salud mental sino también de salud física y longevidad.

De manera un tanto relacionada, según el médico Chris Kresser podemos notar que estamos empezando a tener una enfermedad neurodegenerativa si constantemente estamos fatigados, tenemos problemas de digestión y tenemos depresiones que no asociamos con algún evento en específico.