*

X

Este poema de Rilke muestra la esencia de cómo funciona la mente de un poeta

Arte

Por: pijamasurf - 08/16/2017

Un poema de Rainer Maria Rilke ilumina el proceso de percepción y comunión de un verdadero poeta

Pocos poetas encarnaron con toda su existencia la poesía como Rainer Maria Rilke. Es Rilke todo él un instrumento para percibir lo poético: su vida solamente una empresa para refinar la percepción de sus sentidos y acceder a lo numinoso. En nadie existe tanto esta vocación y esta voluntad por hacerse transparente a la epifanía, al instante enjoyado de la poesía. El poeta es el que se reconoce en toda la diversidad de la existencia y es capaz de escuchar cómo cada cosa revela secretamente su esencia. En esta percepción, se borran los límites del que conoce y lo que es conocido. En su Libro de las imágenes, Rilke escribe:

Progreso [Fortschritt]

Y de nuevo la profundidad de mi existencia se precipita en el estruendo
como si se moviera entre canales más escarpados.
Las imágenes se intensifican
los objetos se parecen cada vez más a mí.
Me he llegado a sentir en casa dentro de lo innominado:
con mis sentidos, como con aves, me alzó
hacia los cielos ventosos desde el roble
y en aquellos pozos descastados del día
mis sentimientos, como si sobre peces, se hunden.

Más allá de la belleza lírica del poema que se pierde bastante al traducirse (en alemán es un verso rimado), este poema es una radiografía del quehacer poético. Rilke celebra en cierta forma el progreso de su aparato sensorial, su sensibilización que le permite mimetizarse y comulgar con la naturaleza. El poeta es una esponja de lo divino, de lo verdaderamente significativo, de la verdad natural. Rilke parece sugerir que es capaz de tomar el cuerpo de aquello con lo que se encuentra, como el agua que toma el color y la forma de su recipiente, y/o de hacer que todo lo que mira encuentre una complicidad con su propia forma. Porosidad y transparencia: inter-ser. Absorbe el cariz del lugar y extrae la esencia del momento, el éxtasis etéreo y la grávida desolación.

La palabra poesía viene de una raíz (poiesis) que significa creación, pero el poeta no es realmente un creador, es el sintonizador, el percipiente de la creación, es aquel ante el cual se hace diáfana la presencia perpetua del instante creativo, la luz del génesis y la disolución del universo se vuelven tangibles y se actualizan. La poesía es el testimonio de la creatividad incesante e irreprimible que es la realidad más profunda de las cosas. El poeta inglés Samuel Taylor Coleridge escribió que todo verdadero poeta es también un filósofo; en realidad, todo verdadero poeta es también un místico (místico es quien participa en el misterio, en el enigma del ser). Rilke es el gran emblema del poeta místico. Rilke, que dedicó su vida a afinar su aparato perceptual, justamente para acceder a la realidad desnuda. El poeta debe entrenarse para acceder a lo que el instante revela, a los esplendores secretos. Para ello debe hacerse un investigador de campo e ir más allá de la experiencia intelectual: debe encontrar la unidad entre las cosas, puesto que sólo podemos realmente conocer un objeto si tenemos una identidad con él, un puente de significado. La percepción es comunión. Como es afuera, es adentro. O, como dice Rilke en un poema: "¿Qué es la interioridad sino cielo intensificado?". La mente del poeta es un cielo interno donde pueden surcar todos los fenómenos bajo prístina luz. 

Este poema de Rilke nos hace recordar una frase del maestro tántrico tibetano Chögyam Trungpa Rinpoche, también pintor y poeta. Trungpa dijo que el tantra era sostener en el mismo espacio todo el sufrimiento del mundo y toda la alegría del mundo y sentirlo sin preferir uno o el otro. Sólo contemplar el corazón radiante de la totalidad, el corazón del cielo y el corazón de las tinieblas, sostenerlo ahí.

 

Lee también: Un poema de Rilke para una pintura de Alex Grey (una cópula energética)

Esta es la segunda oleada de artistas confirmados para MUTEK.MX 2017

Arte

Por: pijamasurf - 08/16/2017

Los días traen gratas sorpresas para quienes esperamos la edición 2017 de MUTEK.MX

Los días traen gratas sorpresas para quienes esperamos la edición 2017 de MUTEK.MX, el festival que en Pijama Surf seguimos de cerca porque cada año nos sorprende con nuevas expresiones, propuestas e iniciativas de creatividad digital, de la música (el corazón de su concepto) a otras disciplinas en comunión con la exploración tecnológica, el arte sonoro y más.

En esta ocasión compartimos con otros entusiastas el anuncio de la segunda oleada de artistas confirmados para el festival, tanto internacionales como locales que consolidan su propuesta vanguardista.

El legendario miembro de The Orb, Thomas Fehlmann, brindará al público de MUTEK.MX su personal sonido maximalista, mientras que su compatriota alemán, el misterioso artista de culto Vril desenvainará una dosis de techno abstracto. El productor y compositor estadounidense de ambient Steve Hauschildt y la magia de los sintetizadores de Canadá, Sarah Davachi, nos compartirán sus olas de armonías. Desde Suecia llegarán el dúo electro Orphan Ann y su colega Dorisburg, mientras que la sensación holandesa Palmbomen II promete uno de sus aclamados viajes de slo-house.

La 14ª edición de MUTEK.MX plantea un propósito y una misión renovados, cuya versión local tendrá lugar del 11 al 15 de octubre en la Ciudad de México. Bajo una constante autorreflexión y remodelando el festival como un vehículo para experiencias variadas y reveladoras, la trayectoria de los programas de este año tiene la intención de crear una narrativa distintiva y proveer una apertura hacia los lados más aventureros de la música electrónica y la creatividad digital.

Si quieres conocer más, acércate al sitio de MUTEK MX en este enlace.