*

X

No se puede comulgar con hostias libres de gluten, según el Vaticano

Salud

Por: pijamasurf - 07/11/2017

La Iglesia sostiene que la hostia no podrá ser sustituida por otro cereal libre de gluten

La fiebre del gluten-free ha llegado hasta el punto de que la Iglesia católica ha considerado necesario pronunciarse en cuanto a que el sacramento central de esta religión deberá mantener su esencia, la cual contiene gluten. 

En los últimos años se ha generado un movimiento en contra del gluten, particularmente porque algunas personas padecen una condición alérgica (enfermedad celíaca), pero también porque se considera que esta proteína es responsable de todo tipo de enfermedades inflamatorias (algo que sigue discutiéndose, sin que haya consenso).

En una reciente carta a los obispos, el Vaticano mantiene que las hostias sin nada de gluten no son válidas para celebrar la eucaristía (aunque las hostias de bajo contenido de gluten sí lo son). La carta indica que el pan tiene que ser ácimo de trigo sin levadura, horneado recientemente y elaborado por personas virtuosas.

El documento advierte que se puede utilizar el mosto, zumo de la uva de fermentación interrumpida, para cumplir la eucaristía. En el caso del vino, es necesario que este proceda solamente de la uva, que sea el fruto puro de la vid.

La carta también responde al comercio de hostias en los supermercados, llamando a garantizar que la sustancia de la eucaristía sea pura y esté certificada.

La medida sin duda es polémica, sobre todo en los casos de personas que padecen la enfermedad celíaca. Sin embargo, ya que las tradiciones cada vez están siendo menos respetadas, y teniendo en cuenta que el trigo y la vid tienen profundas connotaciones vivenciales, históricas y simbólicas con el "cuerpo de Cristo", la Iglesia se niega a sustituirlos para preservar su tradición y, quizás, algo de la resonancia del sacramento.

La ciencia advierte que todos deberíamos poder tomar siestas en la oficina

Salud

Por: pijamasurf - 07/11/2017

Tomar una siesta durante la jornada laboral puede hacerte mucho más productivo y estar más alerta

El paradigma de la productividad que se adoptó hace ya varias décadas condenaría profundamente la posibilidad, o mejor dicho el beneficio, de que los empleados tengan derecho a tomar siestas durante las horas laborales. Sin embargo, la ciencia ha comprobado que tomar una siesta táctica en medio de tu jornada de trabajo puede ser completamente benéfico para tu productividad y concentración. 

Un estudio reciente, publicado en Nature Neuroscience, advierte que una siesta de entre 30 y 60 minutos puede frenar el deterioro cognitivo y energético que muchos experimentamos durante la jornada. El autor de dicho estudio, el doctor Mednick, revela que pudo comprobar que una siesta de esa duración ayuda a que una persona esté más alerta, recuerde mejor las cosas y goce de una mayor capacidad de aprendizaje. De hecho, aquellas personas que practican la "siesta laboral", aunque con una duración no mayor a 1 hora, resultaron más productivas y eficientes que quienes, por el contrario, dedicaron cada minuto de la jornada a estar resolviendo pendientes o "produciendo".

Por cierto, en el caso de las mujeres los resultados fueron aún más notables. Esperemos que este tipo de aportaciones científicas ayuden a moldear una cultura laboral distinta, más sensible, más sana y, además, más efectiva.