*

X

La razón científica por la cual la música de tu adolescencia te hace sentir tantas cosas

Salud

Por: pijamasurf - 06/07/2017

La nostalgia de la música temprana tiene que ver con cómo nuestro cerebro se está configurando y es especialmente sensible a fuertes impresiones en los tiempos mozos

Muchas personas sienten profunda nostalgia cuando vuelven a escuchar la música que les gustaba en la adolescencia. Difícilmente la música nueva, aunque sea mejor, les produce esta sensación. Y hay una razón para ello.

Estudios científicos muestran que en la era entre la pubertad y los tempranos 20 el cerebro tiene su máximo período de desarrollo y es por esto que la música que escuchamos en esa época se codifica como una experiencia formativa, creando, como si fuere, hitos y monumentos en las conexiones neuronales, las cuales se robustecen por las descargas de hormonas de la adolescencia que todo lo llenan con una emoción exaltada.

Esta cualidad emotiva hace que la música se registre con un añadido de importancia. En esta época ocurre un pico de reminiscencia, generalmente porque tenemos numerosas experiencias que son las primeras, ya sea en el sexo o en el arte, y también porque en ese período configuramos nuestra identidad y la música que escuchamos juega un papel importante en cómo nos concebimos y definimos. Algo similar podría decirse de los libros que leímos en la adolescencia y en la primera juventud, que son una especie de ritos de iniciación. 

Todo esto hace que muchas veces pensemos que la música del pasado es mejor que la del presente, algo que es discutible, pero indudablemente existe un sesgo emotivo: la música que escuchamos en esa época tenía la ventaja de ir cargada de un coctel hormonal y toda una gama de esperanza, frescura e inocencia. Oír esa música nos recuerda momentos de ese tiempo en el cual la existencia generalmente tenía una mayor intensidad, así que la música y las memorias entran en un circuito de retroalimentación.

¿Son las mujeres más inteligentes gracias a la menstruación?

Salud

Por: PijamaSurf - 06/07/2017

De alguna manera los altos niveles de estrógeno promueven la inteligencia cognitiva y, por lo tanto, una especie de sensibilidad ante los estímulos del exterior

En los últimos meses han surgido movimientos importantes a favor de la normalización de la menstruación. El objetivo es dejar en claro algo: el período menstrual de una mujer no debería avergonzarnos pese a que la cotidianidad cultural se atreva a decir que es sucio, asqueroso y algo que debe mantenerse en secreto. 

Frente a esto artistas, científicas y personalidades públicas han desarrollado proyectos que promuevan un acercamiento más real y natural a los procesos humanos del cuerpo. Un ejemplo de ello es un estudio realizado en el Max Planck Institute for Human Cognitive and Brain Sciences de Leipzig, en el cual se demostró que el ritmo de los niveles de estrógeno durante período menstrual altera el hipocampo –región del cerebro que regula la memoria, el estado de ánimo y las emociones. 

Esto quiere decir que mes con mes, la mujer experimenta altas y bajas hormonales durante el ciclo menstrual que no sólo influyen en la fertilidad sino también en la estructura cerebral y las fortaleza de las habilidades cognitivas. En palabras de Claudia Barth, primera autora de la investigación, existe "un paralelismo entre el incremento en los niveles de estrógeno durante la ovulación y el incremento en el volumen del hipocampo –el volumen tanto de la materia gris como de la materia blanca". Esto se traduce en una alteración del estado de ánimo y las emociones, facilitando la integración y comprensión de nueva información del exterior. 

De alguna manera los altos niveles de estrógeno promueven la inteligencia cognitiva y, por lo tanto, una especie de sensibilidad ante los estímulos del exterior. Si bien algunas mujeres pueden sentir el período de manera intensa (calificándose ello como síndrome premenstrual), la realidad es que, según este estudio, dicha intensidad puede relacionarse con una mayor actividad cognitiva en el cerebro. Así que, ¿podrá la química causada por la menstruación convertirse en una herramienta para promover e incrementar la inteligencia de las mujeres?