*

X

Esta fotógrafa usó una técnica del siglo XIX para retratar niños y el resultado es precioso (FOTOS)

Arte

Por: Pijama Surf - 06/04/2017

Realizadas con el proceso conocido como colodión húmedo, sus fotografías parecen atemporales y flotantes

Suele decirse que pensamos en el pasado como más deseable porque siempre lleva un halo de nostalgia y nubosidad, pero algunos casos ameritan esa nostalgia. Por ejemplo, las técnicas pasadas en las artes, entre ellas la fotografía, un arte que comenzó a gestarse a mediados del siglo XIX, cuando los dagerrotipos, la hermosa técnica de fijación de imágenes en chapas metálicas, encontró el primer éxito comercial de la fotografía y también la manera más democratizadora, hasta ese entonces, de acceder tanto a su creación como a su compra.

La daguerrotipia luego fue encontrando nuevos condimentos, como el colodión húmedo que mezcló el dagerrotipo con el alotipo (que permitía numerosas impresiones de un solo negativo), y añadiendo el revelado con con sulfato de protóxido de hierro. Así, el colodión húmedo amplió enormemente las posibilidades de la fotografía, y aunque fue creado en 1851, su época de popularidad culminante fue en las últimas 2 décadas del sigo XIX.

De esta hermosísima técnica, que consigue tonos dorados y negros como ninguna otra, con matices de luz con un halo onírico y fantasmal, la fotógrafa española Jacqueline Roberts realizó una serie a partir de su implacable inquietud por fotografiar niños.

Entrevistada por BoredPanda, Roberts explica por qué la combinación es tan poética:

No coincido con la percepción común de que los niños son dulces e inocentes criaturas. Encuentro esta noción condescendiente y manipuladora. Lo que me encanta de ellos es su crudeza, su fresca distracción, su poco comprometedora habilidad de ser ellos mismos.

La mayoría de los niños que esta fotógrafa capta están en la etapa de transición de niños a adolescentes, lo que los hace aún más enigmáticos:

Puedes consultar aquí su página y aquí su cuenta de Instagram.

Estas pinturas fueron hechas con recuerdos humanos

Arte

Por: Pijama Surf - 06/04/2017

Un estudio de tecnología creativa inspeccionó los cerebros de personas que traían al presente momentos importantes de sus vidas, y estos son los estéticos resultados

Ahora que nuestro cerebro puede escanearse para múltiples estudios, la interpretación de esta información puede expandirse a las artes, y muchos ejemplos lo comprueban.

Acceder al mundo de lo que pasa ahí a nivel vibratorio, electromagnético, abre un espacio para el universo del sonido, de las imágenes, lo sensorial, incluso, y los artistas explorarán cada vez más estos espacios con la codificación como herramienta.

En esta tendencia, donde se conjuntan las ciencias y las artes, un proyecto llamado Mindswarms tiene su muy especial aura. Saatchi & Saatchi Wellness se acercó hace poco al estudio de tecnología creativa random quark con el fin de que monitorearan el cerebro de personas que, en un ejercicio, recordaron momentos importantes en su vida.

Un aparato llamado EEG rastreó la energía electromagnética del cerebro al momento de estos ejercicios. Naturalmente, la mayor parte de actividad en el cerebro se produjo en las zonas asociadas a las emociones.

El registro de esta actividad fue después convertido en imágenes de este flujo de memorias e impreso en las siguientes imágenes retomadas por The Creators Project de Vice.

Las olas de emociones están acompañadas (como título) del recuerdo que los participantes dijeron haber tenido y el sentimiento que les produjo. Estas tecno-obras se ilustran, así, a partir de los recuerdos y emociones como materia prima. 

 

Cuando encontré que mi tumor era benigno (Amor y sorpresa)

 

Cuando mi novio me propuso matrimonio (Amor y miedo) 

 

Cuando mi madre tuvo una cirugía de cerebro (Miedo y disgusto)

 

Cuando era joven y vivía en mi casa de campo en España (Amor y gozo)