*

X

‘Donde el Mal nunca te pueda tocar’, una novela terapéutica

Arte

Por: Adán de Abajo - 06/02/2017

Reseña de esta novela terapéutica, fruto de una investigación de más de 6 años de trabajo de campo en el norte de Jalisco

Donde el Mal nunca te pueda tocar es una novela terapéutica, fruto de una investigación de más de 6 años de trabajo de campo en el norte de Jalisco. Lo mismo aborda temáticas relacionadas con el chamanismo femenino en el occidente de México, que el carácter mítico y espiritual de la sexualidad desde tiempos inmemoriales.

Cuenta la historia de Yhajaira, una teibolera con dotes de vidente y bruja, quien a toda costa busca abandonar la vida de la farándula y dedicarse a la medicina tradicional y la magia, siguiendo los pasos de su madrina, una anciana curandera de la costa de Guerrero. Pero también nos habla  del Antropólogo: un alma en pena, racionalista, apátrida, quien sufre de impotencia sexual y recorre dificultosamente las ancestrales rutas de paso toltecas, mismas que surcaron antiguos caminantes indígenas y curanderos desde la Edad de Piedra: iniciando en Alaska y Canadá, hasta llegar al occidente y el centro de México, no sólo tratando de reconstruir un antiguo conocimiento precolombino, sino buscando secretamente la cura a todos sus males.

En algún punto ambos personajes se encontrarán y se sumergirán en una milenaria ruta sagrada, surcada desde mucho tiempo atrás por antiguos hombres de conocimiento y buscadores espirituales náhuatls.

Escrita por Adán de Abajo, editada por el sello Barrio Xino, puede ser solicitada al editor y agente literario Jacobo Patricio Monraz, y en la Librería La Rueda: Calle Pavo: 191, entre Pavo y Madero, Guadalajara, Jalisco, México.

¿Es la ola de Hokusai el origen del arte moderno?

Arte

Por: pijamasurf - 06/02/2017

Historiador sostiene que sin la famosa ola de Hokusai no tendríamos el arte moderno como lo conocemos

En el principio fue la ola. Una ola inmensa, azul y blanca, amenazante, ante un (en comparación) insignificante monte Fuji. La ola llegó al mundo en 1830-31: la xilografía fue titulada La gran ola de Kanagawa (Kanagawa es una prefectura japonesa). Como ninguna otra obra atribuida al camaleónico e hiperinfluyente artista japonés Hokusai (1760-1849), la ola se ha vuelto un icono mundial.

En la década de 1850 Japón suspendió sus políticas de aislamiento y Occidente empezó a conocer la cultura japonesa, por la cual se desarrollaría una fascinación en la a la que se describieron desde los pintores impresionistas hasta Steve Jobs. Particularmente, la obra de Hokusai sería decisiva en conformar una nueva visión en la pintura. La delineación del espacio con color y línea y no con perspectiva de un punto sería revolucionaria, según han notado numerosos historiadores del arte. En la Exposición Universal del Campo Marte del 1 de abril de 1867 se montó un pabellón japonés en el que se mostraron las impresiones sobre madera, ukiyo-e. Monet acabaría adquiriendo 250 impresiones, 32 de Hokusai (por cierto, el budismo zen también fue una influencia importante en Monet).

Jason Farago escribe en el sitio de la BBC: "sin Hokusai, tal vez no habríamos tenido el impresionismo --y el arte global que hoy damos por sentado sería muy distinto". El historiador Angus Lockyer sugiere que la gran ola de Hokusai causó el arte moderno, al hacer ver a los pintores europeos de una forma nueva. Hokusai cambió de nombre más de 30 veces, algo común entre los artistas japoneses y que sirve como marca de una nueva etapa, de una nueva visión, pero ciertamente no es usual con la frecuencia de Hokusai, quien mostró una incansable necesidad de ver el mundo de formas distintas. En el arte japonés, muy ligado a la espiritualidad, esta forma de ver está ligada a la correcta percepción de la realidad y de la esencia de la naturaleza (el artista logra captar las cosas como son y las hace aparecer en la obra). De acuerdo con el mismo Hokusai, fue en una etapa posterior a La gran ola que alcanzó esta visión de las formas verdaderas. Actualmente, una exposición en el British Museum revisa justamente esto: la obra de Hokusai mucho más allá de la ola. 

Lockyer mantiene que:

Manet, Van Gogh y el resto pudieron haber empezado la revolución en Francia, pero necesitaron de Hokusai para romper las convenciones estancadas del representacionalismo --para entender que uno podía hacer más con una superficie bidimensional que simplemente replicar el mundo tal como es.

Esto es lo que habría aportado la sensacional ola de Hokusai, al mismo tiempo un estudio minucioso de la realidad (Hokusai estudió extensamente la naturaleza que pintaba, incluyendo las olas, al igual que Turner) que una licencia artística. 

Tal vez las afirmaciones de estos críticos e historiadores son un poco hiperbólicas, pero de cualquier manera, ciertamente la obra de Hokusai merece incluirse con las grandes obras de arte del siglo XIX. Su influencia es enorme; se puede observar en museos, en grafitis en las calles y en el origen de esta misma página web en la que ahora lees sobre Hokusai, la cual en sus inicios incorporó la ola del japonés con un Fuji fractal como su imagen.