*

X

6 consejos para dejar de revisar compulsivamente tu smartphone

Salud

Por: Pijama Surf - 06/13/2017

Pasamos 90% más tiempo en el celular que en la era presmartphone; aquí unos hacks para disminuir esto y volver a la vida real

El celular es hoy como una extensión del cuerpo. ¿Te has preguntado cuántas veces al día sostienes tu teléfono móvil en la mano?, ¿cuántas veces al día piensas en él? Es maravilloso, sí, ahí podemos hacer multitareas apenas hace una década impensables como revisar correos, escuchar música, tomar fotografías, grabar audios, revisar redes sociales, leer periódicos. Es verdad, es muy útil, pero también se ha convertido en un hábito que nos genera ansiedad.

Según una investigación de Adam Alter, profesor de NYU, pasamos alrededor de 3 horas al día en nuestro smartphone, cuando en la era presmarthone, solo lo hacíamos durante 18 minutos: esto es 90% más tiempo. También, los niños pasan 20% menos tiempo jugando presencialmente con otros niños.

Lo hacemos de manera automática: tomamos el teléfono en cualquier momento libre. Ello nos quita tiempo para reflexionar, contemplar, convivir. Te presentamos algunos consejos para disminuir tu tiempo en el celular:

 

Dedica 5 minutos a repasar cómo usas el celular

Haz un recuento de cómo usaste tu celular ayer. Trata de recordar cuántas veces lo tomaste e intenta calcular cuánto tiempo pasaste en él. Una vez hecho esto, llega a una conclusión sobre qué tanto te parece que lo usas de más; recuerda, antes de la era smartphone, las cosas que hacías cuando no utilizabas tu teléfono: escuchar música, tener conversaciones, etcétera.

 

Apaga el sonido (y la vibración)

Tú controlas tu teléfono; que él no te controle a ti. Si lo tienes todo el tiempo en un “modo” que llame tu atención cuando hay avisos, será mucho más difícil que dejes de depender de él. Ponlo en función de silencio y solo revísalo cada hora, quizá, o si puedes, date un lapso mayor.

 

Aléjalo de ti

Si tu teléfono está a tu lado, lo más sencillo será que sucumbas a su presencia. Colócalo en un lugar done no puedas verlo.

 

Usa el lenguaje correcto

No utilices el “No puedo checar mi teléfono”; mejor usa el “No checaré mi teléfono”. La primera frase tiene una connotación de prohibición más que de reto, como en el segundo caso.

 

Ponte metas

Checar tus redes sociales una vez al día podría ser más que suficiente. Ponte metas; puede ser dos veces al día en un principio.

 

Sustituye un hábito por otro

Si cada vez que no tienes nada que hacer tomas tu teléfono, sustituye esto por agarrar un libro (lo cual tiene mucho más beneficios para tu psique), ponte a regar las plantas o contacta a alguna persona a la que le tengas afecto.

 

También en Pijama Surf:  3 buenas razones para no tener un teléfono celular, según un profesor de filosofía

 

Imagen: antoinegeiger.com

Por qué la mayor parte de tus problemas tienen una misma causa: no dormir bien

Salud

Por: pijamsurf - 06/13/2017

Todos los caminos apuntan al (buen) sueño

En tiempos recientes, diversos estudios científicos han demostrado que prácticamente no hay nada tan dañino para la salud en general como descuidar consistentemente nuestro tiempo de sueño. Dormir mal es casi siempre equivalente a asegurarse de que estamos apilando un fardo de enfermedades, estrés, mal humor y bajo desempeño --principalmente, al debilitar nuestro sistema inmune y hacernos más sensibles al estrés. Puede que algunos sean más resistentes que otros, que algunos tengan más motivación (y una vida con significado puede contrarrestar un poco los achaques de no dormir) pero si una persona simplemente no le da mucha importancia a su sueño, esto acabará costándole muy caro en términos de salud. 

En este video, el sitio didáctico The School of Life sugiere que la mayoría de nuestros problemas pueden ser rastreados a simplemente no dormir bien. The School of Life basa esta idea en diferentes estudios científicos, contados de una manera ligera y entretenida:

La idea [de que nuestros problemas se deben a no dormir] nos puede parecer profundamente ofensiva. Seguramente hay cosas más importantes que el cansancio. Seguramente nos estamos enfrentando a dificultades genuinas: la economía, la política, problemas en el trabajo, tensiones en relaciones, familia... Estas son verdaderas dificultades, pero comúnmente dejamos de ver el nivel con el que nuestra habilidad de confrontar nuestros problemas con valentía y resiliencia depende de pequeños factores como cuál es nuestro nivel de azúcar en la sangre, cuándo recibimos un abrazo de alguien, cuánta agua hemos tomado --y cuántas horas dormimos.

A veces sobreintelectualizamos las cosas y pensamos que nuestros problemas se deben a profundas y complejas cuestiones, enigmas, misterios, épicas batallas y demás, pero quizás no podemos pensar muy bien --y menos, resolver cosas tan complejas-- simplemente porque no hemos dormido lo suficiente. Si tan sólo dormimos bien seremos nosotros mismos, tendremos disponible nuestra energía y eso hará que los problemas se vean menos grandes y más accesibles. Quizás ni siquiera existan ya, bajo la luz de una mirada bien despierta.

En algún momento pensamos que dormir tarde era glamuroso, creativo, excitante, pero esas ideas no duran, no pasan la prueba del tiempo, no son sostenibles.

El video nos recuerda que para los bebés la solución, el mecanismo de defensa primordial es dormir. Aunque para nosotros eso puede parecer huir, hay veces en que lo que más nos puede ayudar es eso. 

Antes de apropiarnos de una visión trágica sobre nuestras vidas, antes de esto, intentemos dormir bien, para ver si es sólo que estamos en un estado de ánimo débil y negativo por no dormir bien, sugiere The School of Life. 

 

Lee también: Silencio y sueño, las dos necesidades de la mente que se han vuelto lujos