*

X

15 tracks que podrían ser los mejores covers en la historia del rock (PLAYLIST)

Arte

Por: pijamasurf - 06/22/2017

Una lista tentativa, no conclusiva, de esa práctica siempre arriesgada que es realizar un cover

Muchos de nosotros estamos familiarizados con la idea y la lógica del cover: el hecho de que una banda o cantante tome una canción de otra banda o cantante y la re-interprete, pero a su manera. La definición es sencilla, se diría que incluso un poco elemental; sin embargo, al momento de la ejecución puede llevar a caminos realmente brillantes, inesperados, pues el terreno de la interpretación es abierto e inabarcable, en la medida en que pertenece en buena parte a la subjetividad: cada persona, cada artista, puede llevar un tema adonde sea que su talento lo permita.

El cover, por otro lado, ha estado siempre presente en la historia de la creatividad. En cualquier disciplina encontraremos casos en que un creador toma para sí un motivo de alguno de sus predecesores, sea para aprender por medio de la imitación (eso aconsejaban los griegos), sea para hacer un homenaje o a veces incluso como mero divertimento. Las meninas de Picasso, las “paráfrasis” de Liszt, las “meditaciones” que algunos filósofos hacen respecto a las ideas de otros (como las Meditaciones cartesianas de Husserl o las Observaciones a “La rama dorada” de Wittgenstein) pueden equipararse a ese mismo gesto de “reinterpretación” que ocurre en la música popular.

En ese sentido, es un tanto difícil establecer los criterios que hacen notable a un cover. Hay quienes se aproximan a la pieza original con reverencia y le suman apenas un toque propio; otros la modifican radicalmente; algunos más hacen algo inesperado con ella, y otros siguen el camino de lo previsible; y en todos estos casos el resultado puede ir de lo admirable a lo mediocre, de la intervención genial al fracaso estrepitoso.

A continuación compartimos una colección no conclusiva de covers que se han presentado en la historia de un género: el rock. Sin duda uno amplio y, por sí mismo, con muchas ramificaciones (lo cual queda de manifiesto en la selección), pero por ello también sumamente propicio para el juego, la polémica, el debate y en especial la cooperación, pues sabemos bien que estos no pueden ser todos los covers que merecen estar agrupados bajo el titulo de “los mejores de la historia". Los elistamos además cronológicamente (siguiendo la fecha de lanzamiento del track original), con el propósito de seguir la evolución doble del rock como género y del cover como práctica de la música.

Compartimos las pistas como videos de YouTube y también, al final, una playlist de nuestro perfil en Spotify donde hemos reunidos algunos de estos mismos tracks.

 

Susie Q

Original: Dale Hawkins (1957)

Cover: The Rolling Stones (1964)

 

I Fought The Law

Original: The Crickets (1960)

Cover: The Clash (1977)

 

Funnel of Love

Original: Wanda Jackson (1961)

Cover: SQÜRL (con Jozef Van Wissem y Madeline Follin, 2014)

 

Man Next Door

Original: John Holt (1968)

Cover: Massive Attck (1998)

 

No Fun

Original: The Stooges (1969)

Cover: Sex Pistols (1989)

 

Sweet Jane

Original: The Velvet Underground (1970)

Cover: Cowboy Junkies (1988)

 

The Man Who Sold The World

Original: David Bowie (1970)

Cover: Nirvana (1994)

 

L. A. Woman

Original: The Doors (1971)

Cover: Elephant Stone (2014)

 

China Girl

Original: Iggy Pop (1977)

Cover: David Bowie (1983)

 

Ceremony

Original: Joy Divison (1980) y popularizada por New Order (1981) después del suicido de Ian Curtis

Ceremony

Cover: Galaxie 500 (1989)

 

White Weeding

Original: Billy Idol (1982)

Cover: Queens of the Stone Age (2007)

 

How Soon Is Now?

Original: The Smiths (1984)

Cover: Love Spit Love (2003)

 

Head On

Original: The Jesus and Mary Chain (1989)

Cover: The Pixies (1991)

 

Hurt

Original: Nine Inch Nails (1994)

Cover: Johnny Cash (2002)

 

The Shape of Things to Come

Original: Ramones (1994)

Cover: Max Frost & The Troopers (2016)

 

BONUS –con un toque de ironía

Common People

Original: Pulp (1995)

Cover: William Shatner (2004)

 

Aquí la playlist desde el perfil de Pijama Surf en Spotify, con algunos cambios debido a las limitaciones de la plataforma. En Spotify pueden encontrarnos como Pijama Surf o dando clic en este enlace.

 

También en Pijama Surf: La historia del rock, el jazz y el blues en 3 increíbles playlists

Te podría interesar:

¿Es la ola de Hokusai el origen del arte moderno?

Arte

Por: pijamasurf - 06/22/2017

Historiador sostiene que sin la famosa ola de Hokusai no tendríamos el arte moderno como lo conocemos

En el principio fue la ola. Una ola inmensa, azul y blanca, amenazante, ante un (en comparación) insignificante monte Fuji. La ola llegó al mundo en 1830-31: la xilografía fue titulada La gran ola de Kanagawa (Kanagawa es una prefectura japonesa). Como ninguna otra obra atribuida al camaleónico e hiperinfluyente artista japonés Hokusai (1760-1849), la ola se ha vuelto un icono mundial.

En la década de 1850 Japón suspendió sus políticas de aislamiento y Occidente empezó a conocer la cultura japonesa, por la cual se desarrollaría una fascinación en la a la que se describieron desde los pintores impresionistas hasta Steve Jobs. Particularmente, la obra de Hokusai sería decisiva en conformar una nueva visión en la pintura. La delineación del espacio con color y línea y no con perspectiva de un punto sería revolucionaria, según han notado numerosos historiadores del arte. En la Exposición Universal del Campo Marte del 1 de abril de 1867 se montó un pabellón japonés en el que se mostraron las impresiones sobre madera, ukiyo-e. Monet acabaría adquiriendo 250 impresiones, 32 de Hokusai (por cierto, el budismo zen también fue una influencia importante en Monet).

Jason Farago escribe en el sitio de la BBC: "sin Hokusai, tal vez no habríamos tenido el impresionismo --y el arte global que hoy damos por sentado sería muy distinto". El historiador Angus Lockyer sugiere que la gran ola de Hokusai causó el arte moderno, al hacer ver a los pintores europeos de una forma nueva. Hokusai cambió de nombre más de 30 veces, algo común entre los artistas japoneses y que sirve como marca de una nueva etapa, de una nueva visión, pero ciertamente no es usual con la frecuencia de Hokusai, quien mostró una incansable necesidad de ver el mundo de formas distintas. En el arte japonés, muy ligado a la espiritualidad, esta forma de ver está ligada a la correcta percepción de la realidad y de la esencia de la naturaleza (el artista logra captar las cosas como son y las hace aparecer en la obra). De acuerdo con el mismo Hokusai, fue en una etapa posterior a La gran ola que alcanzó esta visión de las formas verdaderas. Actualmente, una exposición en el British Museum revisa justamente esto: la obra de Hokusai mucho más allá de la ola. 

Lockyer mantiene que:

Manet, Van Gogh y el resto pudieron haber empezado la revolución en Francia, pero necesitaron de Hokusai para romper las convenciones estancadas del representacionalismo --para entender que uno podía hacer más con una superficie bidimensional que simplemente replicar el mundo tal como es.

Esto es lo que habría aportado la sensacional ola de Hokusai, al mismo tiempo un estudio minucioso de la realidad (Hokusai estudió extensamente la naturaleza que pintaba, incluyendo las olas, al igual que Turner) que una licencia artística. 

Tal vez las afirmaciones de estos críticos e historiadores son un poco hiperbólicas, pero de cualquier manera, ciertamente la obra de Hokusai merece incluirse con las grandes obras de arte del siglo XIX. Su influencia es enorme; se puede observar en museos, en grafitis en las calles y en el origen de esta misma página web en la que ahora lees sobre Hokusai, la cual en sus inicios incorporó la ola del japonés con un Fuji fractal como su imagen.