*

X

Ve más de 6 minutos de miradas silenciosas de la nueva temporada de 'Twin Peaks' (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 05/26/2017

'Twin Peaks' está de regreso y, como era de esperarse, las cosas siguen siendo demasiado raras para las palabras

En este video en el que David Lynch habla sobre su regreso a la TV con la tercera temporada de la serie de culto Twin Peaks, el director explica que el cine de arte está muerto, por lo cual la TV de cable parece ser la única posibilidad para hacer algo diferente con una premisa estética. 

Lynch ha probado que en la TV actualmente se tiene más libertad con la premier de la tercera temporada de Twin Peaks, la cual se transmitió el pasado domingo con una seguidilla de dos episodios. Esto puede constatarse con el video aquí presentado, en el que se editan los más de 6 minutos en los que diferentes personajes (pero sobre todo Dale Cooper) se miran y se miran, sin decir nada... porque hay cosas que no pueden decirse en alto y la visión de Lynch justamente se trata de lo que no puede decirse, de lo inexplicable y misterioso (recordemos su Club Silencio). Este video es como una pequeña meditación tenebrosa:

Sobra decir que esto difícilmente podría hacerse en una película de uno de los grandes estudios y que para muchas personas es aburrido e incómodo, pero esto es justamente lo interesante en un mundo en el que estamos tan acostumbrados al ritmo frenético de alta y fácil estimulación de las películas de Hollywood, que son como parques de atracciones en imágenes en movimiento. 

Con esta canción cierra el episodio de estreno:

 

El exquisito erotismo que sobrevivió a la represión franquista

Arte

Por: PijamaSurf - 05/26/2017

Lo que sobrevivió al franquismo se esconde en archivos, librerías provincianas, tiendas de antigüedades y librerías de segunda mano

Desde la adopción de la religión católica como premisa de vida, la sexualidad se ha enfrentado a numerosas represiones a lo largo y ancho del mundo. De alguna manera ejerció una influencia significativa en la mayor parte de las vivencias sexuales –desde las costumbres, tendencias y mitos– que continúan practicándose en la actualidad, como sentir vergüenza con la concupiscencia: hay que vivirlo casi en lo oscurito, porque uno no puede decir que se masturba.

La sexualidad, principalmente el erotismo, ha sobrevivido al interior de nuestra carne pese a las prohibiciones, amenazas, mentiras y terrores que rondan en torno a ella. Un ejemplo de su resiliencia es, en palabras de Maite Zubiaurre, profesora de UCLA, el “periodo riquísimo en cultura erótica [que sobrevivió] enterrado bajo el régimen fascista de Franco”.

Durante muchas décadas, la literatura y la filosofía de España se enfocaron sombríamente en la caída “del glorioso imperialismo español después de perder sus colonias en 1898”; sin embargo, durante esa época, existieron “brillantes innovaciones sociales y culturales, particularmente relacionadas al sexo y a Eros”. Desgraciadamente, dichas innovaciones se vieron fuertemente censuradas durante la dictadura de Franco, por lo que “los materiales no sólo fueron censurados, sino prohibidos en librerías y archivos, o destruidos –no sólo por las autoridades sino por los mismos propietarios… quienes temían a la cárcel”.

Ahora lo que sobrevivió al franquismo se esconde en archivos, librerías provincianas, tiendas de antigüedades y librerías de segunda mano. Desde revistas eróticas, fotografías, ilustraciones, postales, cortos y novelas, hasta textos de nudismo y sexología; y cada uno de ellos:

no es solamente rico y multidisciplinario, sino refrescantemente desinhibidor en sus representaciones visuales y textuales, la mayoría de las veces abiertamente anticlerical, y extremadamente bien escrito en todas las formas del amor ‘no reproductivo’, desde prácticas de autosatisfacción hasta infinitas formas de amor homosexual.

En su libro Culturas de la España erótica, 1898-1939, Zubiaurre “ofrece una ventana a la época de la burguesía moderna y las ansiedades que acompañaron al cambio”. Conoce a continuación algunas de las imágenes de esta sexualidad resiliente que, sin importar su prohibición y represión, se posicionó como una necesidad más latente para la humanidad: