*

X

Una colección de preciosas pipas antiguas para fumar opio (y otras sustancias)

AlterCultura

Por: Pijama Surf - 05/14/2017

Una singular colección de más de 3 mil piezas del siglo XIX relacionadas al consumo de opio

El opio ha sido una de las drogas más recurrentes en la historia del mundo. 3 mil años a. C. ya figuraba en las tablillas sumerias, con una palabra a la que también se le atribuye el significado “disfrutar”. En La Odisea, Homero lo menciona como lo “que hace olvidar cualquier pena”. Su uso medicinal en Egipto es bien conocido, y también tenemos los estragos a la salud que causó en China, con miles de adictos, lo cual resultó en las guerras del opio en la era victoriana. Y justo en este tiempo, Inglaterra mantuvo un romance con esta droga en sus círculos socioeconómicos más altos, asociado a lo intelectual y la experimentación.

De este período del siglo XIX existe una colección ahora resguardada en Harvard que perteneció a Julio Mario Santo Domingo Braga, el excéntrico empresario y medico colombiano adicto al opio, quien en gran parte de su vida, y a lo largo de sus viajes, coleccionó más de 3 mil objetos vinculados al consumo de esta y otras drogas, la mayoría de origen chino.

Las siguientes son imágenes recabadas por Dangerous Minds, que muestran cómo el siglo XIX fue probablemente la época de oro del opio:

Lámpara de opio.

Frasco para guardar opio tallado en marfil.

Lámpara de opio.

Frasco antiguo para guardar opio.

Pipa.

Utensilios para fumar opio.

Pipa de madera y jade.

Pequeña lámpara para preparar y fumar opio.

Pipa.

 

Intentando demostrar la inmortalidad, psíquico se apuñala a sí mismo y muere (VIDEO)

AlterCultura

Por: pijamaSurf - 05/14/2017

¿En dónde exactamente reside la frontera entre las creencias espirituales y las limitantes físicas?

Theprit Palee, de 25 años y practicante del psiquismo, murió tras autoinfligirse heridas con un puñal. Al parecer trataba de demostrarle a los presentes su inmortalidad o, suponemos, su control pleno sobre el cuerpo físico. 

Lo anterior ocurrió en Chiang Mai, al norte de Tailandia, luego de que Palee participara en una danza ritual que, de acuerdo con la tradición, honra a los fantasmas de los ancestros. La danza incluye un acto en el cual el intérprete apunta contra su pecho una espada y la empuja hasta que se rompe. Sin embargo, en esta ocasión, la daga en lugar de quebrarse se introdujo en su pecho.  

Más allá del amabilísimo implícito, este escandaloso suceso parece oportuno para reflexionar sobre la relación entre lo etéreo y lo físico, entre las creencias espirituales y los límites materiales. Ambos planos coexisten permanentemente a lo largo de nuestra vida, y aunque la frontera pudiera parecer bastante sutil, hay momentos en los que la vida nos recuerde que sí existe esta separación. Por ejemplo, este caso.