*

X

Oscuridad y música: la presencia de Kraken Rum en el Festival Bravo 2017

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/22/2017

El fin de semana pasado, el paisaje de Valle de Bravo cambió. Se hizo un poco más oscuro, pero también más rítmico. A la presencia indoblegable de su naturaleza se sumó un festival sui generis dentro de la escena musical de nuestro país: el Bravo 2017.

Festival Bravo reunió a Pantha du Prince (un viejo conocido de Pijama Surf) y Weval, destacados exponentes de la composición electrónica contemporánea; Curtis Harding, que ha abanderado el llamado “new blues”; NoMBe, con su mezcla ecléctica de psych y electro-soul; y otros artistas no menos importantes. Bravo, en este sentido, fue una mezcla que podría parecer poco común, excéntrica incluso, pero con un aire compartido de vanguardia, novedad y atrevimiento creativo.

El toque de oscuridad, necesario para disfrutar de cierta música, lo aportó Kraken Rum, el elíxir fuerte y misterioso, suave a la garganta pero poderoso como el Kraken. Este ron especiado tuvo presencia en Bravo 2017 con un showroom en donde los asistentes al festival intercambiaron monedas del Kraken por memorabilia, la mejor de todas ponchos The Kraken Rum X Pay's creados especialmente para la ocasión.

Sin duda este fue uno de esos festivales cuya próxima edición esperamos con entusiasmo.

Este hermoso cortometraje animado te enseñará a soltar el control (VIDEO)

Buena Vida

Por: PijamaSurf - 05/22/2017

Para ser se requiere aprender a soltar, a perder el control en dominio, a dejar ir mediante el desapego a los objetos

En su libro To Have or To Be? (1976), el psicólogo, psicoanalista y filósofo humanista Erich Fromm habla sobre la diferencia entre el estado de tener y de ser. En el primero, la naturaleza de la existencia se enfoca en la propiedad privada, en tanto obtener como coleccionar objetos y, como tal, se goza del derecho a reclamarlo: “El modo de tener excluye a otros; no requiere ningún otro esfuerzo de mi parte que mantener mi propiedad o hacer uso productivo de él”. En el segundo, “Ser significa renovarse a sí mismo, crecer, dejarse fluir, amar, trascender de la prisión de un ego aislado, interesarse, estar presente, dar”.

Ambos modos de existencia alteran la conducta y la actitud de una persona; en especial cuando se trata de los vínculos emocionales. Por ejemplo, mientras tener una relación implica que la otra persona forma parte de mi propiedad normalizando conductas de celos y envidia, ser o estar en una relación es una “actividad productiva. Implica cuidar, conocer, responder, afirmar, disfrutar a la persona, al árbol, a la pintura, a la idea. Significa traer a la vida su esencia. Es un proceso, de autorrenovación y autocrecimiento”.

Pero para Ser se requiere aprender a soltar, a perder el control en dominio, a dejar ir mediante el desapego a los objetos. Para dejar en claro este mensaje, el diseñador Kaukab Basheer realizó un cortometraje de animación, cuyos protagonistas –un monje tibetano y su aprendiz– enseñan a Ser soltando el control y el apego. 

Te compartimos a continuación Dechen