*

X

Obsoletos: el ser humano podría ser innecesario en un futuro dominado por robots (VIDEO)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 05/03/2017

La economía crece y cada vez más trabajos son automatizados, ¿será que en el futuro el ser humano se vuelva obsoleto? Esto es lo que explora el documental 'Obsolete'

El ser humano ha priorizado el crecimiento económico a todo tipo de crecimiento y desarrollo. Esto nos está colocando en un punto de inflexión en el que la eficiencia de la tecnología presenta una amenaza para el desarrollo de la clase trabajadora humana. Esto es lo que explora el documental Obsolete, en el que Aaron y Melissa Dykes argumentan que en el futuro próximo los seres humanos deberán ser muy cuidadosos si no quieren convertirse en una carga innecesaria para las compañías que impulsan la economía global. 

El documental nota una clara tendencia que ya es alarmante en países como Estados Unidos: el desempleo tecnológico. Coches que se conducen solos, robots que hacen hamburguesas, algoritmos que te dicen qué hacer. La economía sigue creciendo --obligada y en esteroides-- pero hay menos trabajos. Esto, por supuesto, tiende a la desigualdad, y no parece haber marcha atrás. Como dice uno de los fundadores de Apple, Steve Wozniak: "estamos haciendo máquinas que hacen todo por nosotros, y son tan importantes que no podemos apagarlas. No podemos ya apagar el Internet, apagar nuestro teléfono".

Al sugerir que el ser humano podría convertirse en obsoleto, no necesariamente se suscribe a la idea de que surgirán supercomputadoras inteligentes (estilo Skynet) que tomarán control del mundo. Lo que es más probable es que simplemente esto aumentará la brecha entre la élite económica y las clases trabajadoras, acaso como mantiene en su libro Homo Deus Yuval Noah Harari. Harari sugiere que la tecnología y el poder económico permitirán que ciertas personas aumenten sus capacidades cognitivas y mejoren su salud, mientras que la mayoría de nosotros quedará rezagada, como si fuéramos otra raza, acaso una diferencia similar a la que hay ahora entre los humanos y algunas especies de primates.

Esta es una visión bastante radical, que sin duda podría ser paliada con un poco de empatía, compasión y ética. Un poco de humanismo en la economía. Douglas Rushkoff, en su libro Throwing Rocks at the Google Bus, escribe sobre la ética (o falta de ética) que predomina en nuestra economía:

Un modelo de negocios digitalmente cargado que enfatiza la eficiencia y el crecimiento de las compañías a expensas de los seres humanos a los cuales debería estar sirviendo... De alguna manera, el crecimiento se ha vuelto un fin en sí mismo --el motor de la economía-- y los seres humanos han llegado a ser entendidos como impedimentos para su funcionamiento. Si tan sólo las personas y nuestras demandas idiosincráticas pudieran ser eliminadas, los negocios estarían libres para reducir costos, incrementar el consumo, extraer más valor y crecer más. Esta es una de las principales herencias de la era industrial, cuando la milagrosa eficiencia de las máquinas parecía ofrecernos un camino hacia el crecimiento infinito --al menos en la medida en que la interferencia humana podía minimizarse. Aplicar este mismo ethos a la era digital significa reemplazar a la recepcionista con una computadora, al trabajador de una fábrica con un robot y al gerente con un algoritmo. Al final todo es sólo una nueva y digital forma de operar con el mismo programa. 

Te podría interesar:

Escáner cerebral muestra cómo los psicodélicos inducen estados elevados de conciencia

AlterCultura

Por: pijama Surf - 05/03/2017

Un estudio histórico para la causa de los psicodélicos evidencia una actividad neuronal muy peculiar en la mente durante la ingesta de estas sustancias

El influjo de sustancias psicodélicas en el cerebro humano es un tema fascinante –y lo ha sido históricamente. Las cualidades psicoactivas de estas sustancias llevan la mente a deslizarse sobre fronteras en las que pareciera comprobarse que muchos de los postulados que rigen la realidad "tradicional" están equivocados. En parte por esto, se presume, es que los psicodélicos han sido perseguidos severamente por gobiernos e instituciones que preferirían mantener las reglas claras (sobre todo porque ellos son quienes las definieron). 

Pero pasando a un plano científico, recién se realizó un análisis, mediante escáners, que arrojó evidencia de lo que aparentemente se trata de estados elevados de conciencia registrados en la actividad cerebral de una persona mientras se encuentra bajo el efecto de psicodélicos. Diversos voluntarios saludables consumieron LSD, psilocibina o ketamina, y mostraron una mayor actividad cerebral aleatoria durante la influencia de estas sustancias. 

Investigadores de la Universidad de Sussex y del Imperial College, midieron la actividad neuronal de personas bajo el efecto de psicoactivos. Notaron que la actividad cerebral es significativamente menos predecible en estas situaciones, comparado a la actividad de una persona que está despierta pero que no ha ingerido un psicodélico.  

Robin Carhart-Harris, investigador del Imperial College, advierte en el inesperado incremento de aleatoriedad neuronal el posible reflejo de un estado de conciencia más elevado, y recalcó en la importancia de este estudio dentro del cambio de paradigmas:

Las personas tienden a asociar frases como "estados elevados de conciencia" con una retórica hippie y sinsentidos místicos. Este es potencialmente el inicio de la desmitificación, demostrando su sustento biológico y psicológico. Probablemente esta es una manifestación neuronal de apertura de mente.

El revelador estudio fue publicado en Scientific Reports justo el día en que se conmemora el 74 aniversario de la primer ingesta de LSD en la historia, protagonizada por el gran doctor Albert Hofmann.