*

X

Este video ultralento de 'Wuthering Heights' de Kate Bush es una obra maestra de terror celestial

Arte

Por: pijamasurf - 05/12/2017

La canción con la que Kate Bush saltó a la fama en un video embrujado por el ingenio de un usuario de YouTube (y el propio hechizo de Bush)

Una joya del talento youtuber es sin duda esta versión ultralenta de 35 minutos de la canción "Wuthering Heights", de Kate Bush, creada por Looking at Blue. Bush es uno de los grandes iconos de la música de finales de los 70 y 80, conocida por sus performances teatrales y su emotividad incontenible. Algunos usuarios de YouTube dicen que es adictivo, así que cuidado. Otros sugieren que así debe de ser la vida después de la muerte. Una dimensión así de extraña y divina.

Kate por momentos se convierte en un ángel etéreo barrido hasta el estupor, haciendo hechizos con sus movimientos. Sus cantos a veces son coros angélicos, pero acaban siendo también alaridos de terror. Es difícil decir si se trata de un exorcismo, de una invocación satánica, o de un inmaculado dinamismo angelical de pasos mágicos que seducen a los usuarios de YouTube a un paraíso low-fi...

En el minuto 5, Kate se convierte en una reina sufí giróvaga, dando vueltas en una danza de telas sagrada. Al minuto 20, Kate patina en una pista de hielo astral, entre una nube rosa de luz... como abriendo el mundo detrás del arcoíris con sus pasos de tai chi celestial. Por un momento se convierte en una deidad tántrica, con múltiples brazos, como Avalokiteshvara o el mismo Shiva. Y luego emerge como Laura Palmer en Twin Peaks, poseída, con un dolor inmenso. Y se convierte en una garza. Y se disuelve en una aurora...

¿Se trata de una tortura o de un deleite? 

Hat tip Aaron Cheak

Artista ilustra su lucha contra la depresión por medio de estos tenebrosos seres

Arte

Por: pijama Surf - 05/12/2017

Representar artísticamente la depresión puede ser una muy valiosa herramienta terapéutica

La depresión es una lucha de la mente contra la mente. Ya sea que este combate alcance planos neuroquímicos o que se mantenga en las estepas de lo anímico, lo cierto es que generalmente implica encarnizadas batallas que hoy cada vez más personas libran. 

Históricamente, el arte ha sido una herramienta medicinal. En el caso de Occidente, destaca en este rubro la labor de Carl Jung, quien profundizó en las propiedades curativas del arte –en su caso, particularmente a través de la creación de mandalas. 

A propósito de depresión y arte medicinal, el artista Dawid Planeta se abocó a materializar los embates de la depresión que sufre en oscuras entidades que ilustra. Las debilidades y miedos que este polaco detecta como detonantes de sus estados depresivos encarnan en gigantescos animales, deidades y seres diversos, con ojos brillantes. En estas escenas siempre aparece una diminuta persona, en este caso él, haciendo frente a estas fuerzas siniestras.

Suponemos que el acto de representar así sus frecuencias depresivas debiera de tener importantes efectos terapéuticos en la psique de Planeta, lo cual, de confirmarse, estaría marcando un episodio más del arte como generoso acompañante del ser humano...