*

X

Este time-lapse de 3 años fotografiando flores capta como nunca antes la esencia de la primavera

Arte

Por: pijamasurf - 05/12/2017

Un delicado banquete de florida exuberancia

Este video ha sido llamado "la madre de todos los time-lapses" por el tiempo y el cuidado de detalle que ha implicado. El director Jamie Scottt tardó 3 años en grabar este video titulado "Spring", en el que muestra el florecimiento o eclosión de diversas flores. Como se puede ver, fue grabado usando más de 8TB en 5K, la delicadeza de estas flores aumentada por un robusto equipo.

Jamie Scott había grabado antes "Fall", también en Nueva York, el opuesto polar de este banquete intimista de florecimiento primaveral, en ese caso, usando planos abiertos y técnicas de cámara que contrastan diametralmente con su nueva obra. 

La pieza demoró 3 años ya que se grabaron flores que florecen a diferentes ritmos y en diferentes ambientes, con la intención de crear una muestra representativa de la primavera en su aspecto esencial que es este brote de primera exuberancia, este nacimiento fresco y luminoso. Los resultados son fenomenales. Puedes ver aquí detalles del making of de la pieza.

Artista ilustra su lucha contra la depresión por medio de estos tenebrosos seres

Arte

Por: pijama Surf - 05/12/2017

Representar artísticamente la depresión puede ser una muy valiosa herramienta terapéutica

La depresión es una lucha de la mente contra la mente. Ya sea que este combate alcance planos neuroquímicos o que se mantenga en las estepas de lo anímico, lo cierto es que generalmente implica encarnizadas batallas que hoy cada vez más personas libran. 

Históricamente, el arte ha sido una herramienta medicinal. En el caso de Occidente, destaca en este rubro la labor de Carl Jung, quien profundizó en las propiedades curativas del arte –en su caso, particularmente a través de la creación de mandalas. 

A propósito de depresión y arte medicinal, el artista Dawid Planeta se abocó a materializar los embates de la depresión que sufre en oscuras entidades que ilustra. Las debilidades y miedos que este polaco detecta como detonantes de sus estados depresivos encarnan en gigantescos animales, deidades y seres diversos, con ojos brillantes. En estas escenas siempre aparece una diminuta persona, en este caso él, haciendo frente a estas fuerzas siniestras.

Suponemos que el acto de representar así sus frecuencias depresivas debiera de tener importantes efectos terapéuticos en la psique de Planeta, lo cual, de confirmarse, estaría marcando un episodio más del arte como generoso acompañante del ser humano...