*

X

Estas pinturas fueron hechas con recuerdos humanos

Arte

Por: Pijama Surf - 05/31/2017

Un estudio de tecnología creativa inspeccionó los cerebros de personas que traían al presente momentos importantes de sus vidas, y estos son los estéticos resultados

Ahora que nuestro cerebro puede escanearse para múltiples estudios, la interpretación de esta información puede expandirse a las artes, y muchos ejemplos lo comprueban.

Acceder al mundo de lo que pasa ahí a nivel vibratorio, electromagnético, abre un espacio para el universo del sonido, de las imágenes, lo sensorial, incluso, y los artistas explorarán cada vez más estos espacios con la codificación como herramienta.

En esta tendencia, donde se conjuntan las ciencias y las artes, un proyecto llamado Mindswarms tiene su muy especial aura. Saatchi & Saatchi Wellness se acercó hace poco al estudio de tecnología creativa random quark con el fin de que monitorearan el cerebro de personas que, en un ejercicio, recordaron momentos importantes en su vida.

Un aparato llamado EEG rastreó la energía electromagnética del cerebro al momento de estos ejercicios. Naturalmente, la mayor parte de actividad en el cerebro se produjo en las zonas asociadas a las emociones.

El registro de esta actividad fue después convertido en imágenes de este flujo de memorias e impreso en las siguientes imágenes retomadas por The Creators Project de Vice.

Las olas de emociones están acompañadas (como título) del recuerdo que los participantes dijeron haber tenido y el sentimiento que les produjo. Estas tecno-obras se ilustran, así, a partir de los recuerdos y emociones como materia prima. 

 

Cuando encontré que mi tumor era benigno (Amor y sorpresa)

 

Cuando mi novio me propuso matrimonio (Amor y miedo) 

 

Cuando mi madre tuvo una cirugía de cerebro (Miedo y disgusto)

 

Cuando era joven y vivía en mi casa de campo en España (Amor y gozo)

 

Fantasmas, demonios, muertos y otras criaturas extrañas, así es el arte japonés folclórico de Mertz

Arte

Por: PijamaSurf - 05/31/2017

El trabajo de Mertz, entre dibujos y pinturas, murales y tatuajes, sigue unas formas líquidas que juegan con la gravedad, la historia y lo yokai

A diferencia de numerosas corrientes artísticas, el arte tradicional japonés ukiyo-e alberga una especie de coqueteo con seres sobrenaturales como fantasmas, demonios, muertos y otras criaturas extrañas. Este fenómeno, también conocido como yokai, engloba toda una serie de rarezas y monstruosidades que han sido adoptadas por el folclor japonés, y que sorprendentemente poseen la capacidad de traer buena fortuna a quien las albergue en su hogar. 

La particularidad con la que estos símbolos se apropian de la realidad ha sido la obsesión de numerosos artistas contemporáneos. Pues no importa que sea un paisaje, una hermosa mujer, la naturaleza o figuras históricas, ahí, en planos perdidos del cuadro, levitan los seres sobrenaturales como una parte natural de la pintura. Para José Mertz, artista creativo que habita en Miami, Florida, el balance entre la imaginación ilustrativa y el espacio le permite recrear tanto figuras espirituales como mitológicas con formas fluidas e incluso atrevidas. 

El trabajo de Mertz, entre dibujos y pinturas, murales y tatuajes, sigue unas formas líquidas que juegan con la gravedad, la historia y lo yokai. No importa si se trata de la arena, la roca, humano o fantasma, los elementos se transforman en el universo de este artista: