*

X

¿Es el fin de nuestra era? Captan a ciervo devorando un cadáver humano

AlterCultura

Por: pijama Surf - 05/06/2017

Un posible símbolo de profunda distopía fue documentado por científicos forenses en Texas

Buena parte de esta realidad está construida a partir de símbolos. Considerando lo anterior, es decir si hilamos la información potencialmente contenida detrás de la escena que a continuación les vamos a describir, las posibles conclusiones son muchas y la mayoría de ellas tiende a lo distópico.

Hace poco más de 1 año investigadores forenses del Forensic Anthropology Research Facility de San Marcos, Texas, dejaron restos humanos para analizar la interacción de animales salvajes con ellos. La llegada de buitres, mapaches, zorras y otros, estaba prevista. Sin embargo, en una de las sesiones se encontraron con un sorpresivo visitante. En enero del 2015 un ciervo cola blanca fue captado con un trozo de costillar en la boca. Esta fue la primer evidencia de un ciervo devorando huesos humanos.

Esta no es la primera vez que se registra a un venado con conductas carniceras, ya que anteriormente se han captado ejemplares comiendo murciélagos o incluso liebres muertas, pero jamás engullendo restos humanos. Los científicos creen que el ciervo podría estar buscando complementar su dieta habitual con más minerales como sal, calcio y fósforo. Esto nos hace cuestionarnos sobre la calidad nutricional de los insumos naturales y el posible impacto de la actividad humana sobre este extraño fenómeno. 

Ya en otro plano más especulativo y un poco más alarmante, simbólicamente la escena de un tierno ciervo consumiendo restos humanos pareciera una señal, o en el mejor de los casos una tétrica llamada de atención, para repensar nuestra relación con el medio ambiente y reflexionar sobre las múltiples maneras en las que estamos contribuyendo a su distorsión.   

Te podría interesar:

Obsoletos: el ser humano podría ser innecesario en un futuro dominado por robots (VIDEO)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 05/06/2017

La economía crece y cada vez más trabajos son automatizados, ¿será que en el futuro el ser humano se vuelva obsoleto? Esto es lo que explora el documental 'Obsolete'

El ser humano ha priorizado el crecimiento económico a todo tipo de crecimiento y desarrollo. Esto nos está colocando en un punto de inflexión en el que la eficiencia de la tecnología presenta una amenaza para el desarrollo de la clase trabajadora humana. Esto es lo que explora el documental Obsolete, en el que Aaron y Melissa Dykes argumentan que en el futuro próximo los seres humanos deberán ser muy cuidadosos si no quieren convertirse en una carga innecesaria para las compañías que impulsan la economía global. 

El documental nota una clara tendencia que ya es alarmante en países como Estados Unidos: el desempleo tecnológico. Coches que se conducen solos, robots que hacen hamburguesas, algoritmos que te dicen qué hacer. La economía sigue creciendo --obligada y en esteroides-- pero hay menos trabajos. Esto, por supuesto, tiende a la desigualdad, y no parece haber marcha atrás. Como dice uno de los fundadores de Apple, Steve Wozniak: "estamos haciendo máquinas que hacen todo por nosotros, y son tan importantes que no podemos apagarlas. No podemos ya apagar el Internet, apagar nuestro teléfono".

Al sugerir que el ser humano podría convertirse en obsoleto, no necesariamente se suscribe a la idea de que surgirán supercomputadoras inteligentes (estilo Skynet) que tomarán control del mundo. Lo que es más probable es que simplemente esto aumentará la brecha entre la élite económica y las clases trabajadoras, acaso como mantiene en su libro Homo Deus Yuval Noah Harari. Harari sugiere que la tecnología y el poder económico permitirán que ciertas personas aumenten sus capacidades cognitivas y mejoren su salud, mientras que la mayoría de nosotros quedará rezagada, como si fuéramos otra raza, acaso una diferencia similar a la que hay ahora entre los humanos y algunas especies de primates.

Esta es una visión bastante radical, que sin duda podría ser paliada con un poco de empatía, compasión y ética. Un poco de humanismo en la economía. Douglas Rushkoff, en su libro Throwing Rocks at the Google Bus, escribe sobre la ética (o falta de ética) que predomina en nuestra economía:

Un modelo de negocios digitalmente cargado que enfatiza la eficiencia y el crecimiento de las compañías a expensas de los seres humanos a los cuales debería estar sirviendo... De alguna manera, el crecimiento se ha vuelto un fin en sí mismo --el motor de la economía-- y los seres humanos han llegado a ser entendidos como impedimentos para su funcionamiento. Si tan sólo las personas y nuestras demandas idiosincráticas pudieran ser eliminadas, los negocios estarían libres para reducir costos, incrementar el consumo, extraer más valor y crecer más. Esta es una de las principales herencias de la era industrial, cuando la milagrosa eficiencia de las máquinas parecía ofrecernos un camino hacia el crecimiento infinito --al menos en la medida en que la interferencia humana podía minimizarse. Aplicar este mismo ethos a la era digital significa reemplazar a la recepcionista con una computadora, al trabajador de una fábrica con un robot y al gerente con un algoritmo. Al final todo es sólo una nueva y digital forma de operar con el mismo programa.