*

X
Un poemario de Karla Hill que explora la experiencia poética de la realidad

Nuestra relación con la realidad tiene su origen en un fenómeno misterioso, casi desentrañable: la percepción y aprehensión de los hechos que se presentan por doble partida antes nuestra sensación y nuestro entendimiento. Percibimos la realidad, pero no mansamente. En todo momento, hay algo más que nos la devuelve pero ya no como realidad, sino como idea de realidad, pensamiento, imagen, representación. Miramos el mundo y aunque el mundo es, para nosotros es siempre un mundo nuevo, un mundo desconocido en alguna de sus múltiples, incontables aristas, un mundo en cierto sentido único.

Apenas rompemos la membrana de la idea de realidad en la que todos convenimos a diario, descubrimos una selva indómita de significados aún salvajes, un jardín exótico donde las palabras se revuelven y se confunden, cambian sus ropas y se presentan con un aspecto distinto al que solíamos atribuirles; descubrimos que detrás de la idea de realidad –sólida pero frágil– con la que vivimos cotidianamente, existe otro mundo paralelo, el de nuestra percepción y nuestros pensamientos, en donde la realidad se recrea una y otra vez pero a nuestra manera –incluso sin que nos demos cuenta de ello.

Desluz, de Karla Hill (Editorial Xolo, 2016), es un poemario que rehace el camino que va no de la realidad a la percepción sino lo opuesto: aquel por el cual el mundo puede experimentarse como un loci poético. En los 33 poemas que lo componen –una cifra, dicho al margen, significativa– se despliega esta hipótesis secreta, tácita, que da su tono particular a la voz poética, pero sobre todo que se insinúa como el sustento fundamental de la experiencia de realidad que ahí se transmite.

¿Qué hace falta para percibir poéticamente la realidad? Si atendemos al trabajo de Karla Hill, podríamos comenzar por decir que la realidad se descubre poética cuando el yo y el mundo entablan una relación que va de la intimidad a la distancia, de la fascinación y el enamoramiento al desencanto y el rechazo. Una flor, una taza de café, la lluvia, el mar, la soledad, el silencio o cualquier otra de las muchas entidades que pueblan el mundo nos pueden ser funcionales o indiferentes, podemos sentirlas y al instante siguiente dejarlas pasar, pero también podemos extrañarnos de su presencia, embriagarnos con su representación, mirarlas por una vez atentamente, sorprendernos por su simplicidad, sentir el dolor que dejaron en nuestra memoria: hurgar una vez más en la impresión que dejó cierta experiencia del mundo.

Los poemas de Desluz son, en este sentido, una exploración de ese vínculo poético con la realidad, de los muchos matices y senderos que se miran y se recorren una vez que se ha descubierto la posibilidad de experimentarla poéticamente.

 

6

Veo niños que persiguen pelotas,
nubes blancas sobre nubes grises,
un jardinero podando el pasto,
–indiferente–
gatos cautelosos esperando
una oportunidad,
–no sé para qué–,
perros que saltan y obedecen un chiflido,
insectos de la misma especie dando vueltas
sobre un árbol,
pasto húmedo y corto,
pasto largo y seco
pájaros que vuelan alto y no saben lo que
pasa abajo,
palomas que sacuden la cabeza y zurean
melancólicas
porque no saben qué hacen ahí,
ardillas que corren y se pelean por un
cacahuate,
peatones con paraguas abiertos,
–preparados para la tormenta–,
gente que se saluda,
gente que camina mirando el suelo, o sus
propios pies,
–como preguntándose a dónde van–,
postes de luz apagados,
–inútiles–,
gente que se sonríe,
hombres que no saben qué decir,
latas de refresco vacías,
letreros que prenden y apagan,
gente que se persigna,
muchachos que fuman,
fachadas de casas tristes,
ojos de distintos colores,
de distintas miradas,
huellas en la tierra,
escobas cansadas de barrer
siempre el mismo polvo.

Desluz
Karla Hill
Editorial Xolo, mayo de 2016
Ilustraciones de Tábata Bandin

Te podría interesar:

5 videos para reír con el humor inteligente de Les Luthiers

Arte

Por: pijamasurf - 05/11/2017

Durante casi 50 años, Les Luthiers han cultivado un humor basado en la inteligencia y la cultura

Este día, el grupo de comedia Les Luthiers fue reconocido con el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, sin duda uno de los más importantes que se otorgan para reconocer el cultivo y difusión de la cultura en el mundo.

Entre otros que han obtenido el galardón se cuentan el legendario periodista Ryszard Kapuściński, el escritor y lingüista Umberto Eco y la filósofa María Zambrano (la primera en recibirlo, de hecho), nombres que a primera vista podrían contrastar con el de dicha agrupación argentina. Lamentablemente, el humor no suele estar incluido en nuestra idea de cultura, acaso porque tampoco es usual que los comediantes más populares destaquen también por su inteligencia.

Les Luthiers, sin embargo, son uno de los mejores ejemplos de que el humor también puede ser inteligente y culto. Desde su formación a mediados de la década de 1960, los argentinos hicieron del humor agudo y sagaz su sello, con constantes alusiones a ámbitos de la cultura más o menos disímiles como la historia, el psicoanálisis, la literatura y otros.

El nombre del grupo, por cierto, es el francés para “laudero”, la persona que tiene por oficio construir o reparar instrumentos de cuerda; lo tomaron porque otro de sus rasgos distintivos es la inclusión de composiciones originales en sus espectáculos, irónicas todas ellas, mismas que interpretan con peculiares instrumentos musicales que ellos construyen.

A continuación compartimos una breve selección de videos tomados de YouTube con algunas rutinas memorables de Les Luthiers, en las que se comprueba por qué han obtenido tan merecido reconocimiento.

 

Un delicioso calambur a partir del peculiar nombre de Terpsícore, la musa de la danza en la mitología griega.

 

Parodia del bolero romántico, uno de los géneros de la música popular más escuchados en el siglo XX en América Latina.

 

Otro género popular latinoamericano, la cumbia, intervenido por uno de los personajes emblemáticos de Les Luthiers, el malogrado compositor Johann Sebastian Mastropiero.

 

El inicio del show Lutherapia, en donde además de una secuencia a propósito del psicoanálisis y esos rasgos que lo hacen risible, se incluye también una composición alusiva a las Cruzadas.

 

La chanson française “traducida” al humor de Les Luthiers.