*

X

Los hombres quieren hacer todo esto (pero se detienen por miedo a parecer "femeninos")

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/10/2017

Una sencilla pregunta en Reddit hace ver que para muchos hombres la masculinidad es una pesada obligación

Las ideas de masculinidad y feminidad han entrado en un debate más o menos amplio en las últimas décadas, en parte por el avance que las mujeres han tenido en la conquista de ciertos derechos que, tácitos o explícitos, antaño sólo le pertenecían a los hombres.

Este fenómeno ha provocado cambios que van de la capacidad de votar en una elección política hasta el hecho simple de compartir las labores domésticas. Socialmente, además, ha implicado un cambio de conciencia que persiste hasta la fecha, con el ánimo de llevar al ámbito de la reflexión las respuestas posibles a las preguntas ¿qué es un hombre? y ¿qué es una mujer?

Con un sentido un tanto más ligereo, recientemente en Reddit un usuario lanzó una sencilla pregunta para la comunidad masculina de dicha red social:

Men of Reddit; what thing would you do if it wasn't so 'feminine' or socially 'unacceptable'? from AskReddit

Esto es:

Hombres de Reddit, ¿qué cosa les gustaría hacer si ésta no fuera ‘femenina’ o socialmente ‘inaceptable’?

Sorpresivamente, los hombres recibieron de buen grado el reto y comenzaron a compartir algunas de esas acciones que desearían hacer pero ante las cuales se detienen únicamente por el miedo a parecer menos hombres, como si su masculinidad se viese afectada o disminuida y, más aún, como si ésta debiera conservarse en ciertos niveles y estándares. A continuación compartimos la traducción de algunas de las respuestas más populares.

Si no tuviera pene, solamente usaría pantalones para yoga.

 

Creo que esta publicación es perfecta para mí. Una noche, mi novia decidió usar una de esas mascarillas. Así que pensé que por qué demonios no podría tener mi piel bella y suave. Ahora me he hecho adicto y lo hago al menos dos veces por semana.

 

Yo tejería tanto, hermano…

 

Envolverme en terciopelo.

 

Faldas. Necesitamos el espacio para nuestras bolas. De hecho estoy a favor de revivir también las túnicas. Únicamente deberíamos usar vestidos.

 

Es algo realmente sencillo, pero las mujeres huelen tan jodidamente bien. Cuando salen de la regadera, después de bañarse y refrescarse, huelen como si alguien les hubiera vaciado un frasco entero de lunares de colores. Son todo flores y frutas y dulces. Quisiera poder oler como una cama de flores todo el tiempo sin ser juzgado por ello.

 

Decir que las cosas lindas… son lindas.

 

Ser la “pequeña cuchara” –a veces quiero ser a quien se abraza, no el que abraza.

 

Pole dance… ¡esa mierda de verdad funciona en tu abdomen!

 

Como vemos, las respuestas son variadas y apuntan hacia diversos ámbitos de las ideas de ser hombre y ser mujer –sobre todo hacia la belleza, la ternura y la emotividad, aunque no solamente. 

En todos los casos, es claro que algunos hombres viven la masculinidad como una obligación a la cual se encuentran atados, un mandato en apariencia inquebrantable que, sin embargo, desean tanto desobedecer.

Onna-bugeisha: las terribles y hermosas mujeres guerreras de Japón (FOTOS)

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/10/2017

La tradición guerrera en Japón tiene también una importante veta femenina

Al pensar en samuráis, los legendarios guerreros japoneses, la mayoría pensamos en hombres: honorables, imponentes, decididos. Y acaso justificadamente, pues salvo algunos casos aislados, el ejercicio de la guerra y el manejo de las armas han sido actividades casi exclusivamente masculinas, en buena medida por los requerimientos físicos que implican, en los cuales los hombres tienen mayor facilidad para destacar.

Sin embargo, incluso en esa tradición secular, hubo una excepción, un momento de la historia en el que un grupo de mujeres blandieron una espada y se vistieron con la armadura samurái para defender el nombre de su patria.

Estas mujeres guerreras se conocen como “onna-bugeisha” y, según la leyenda, tienen su origen en la locura de la emperatriz consorte Jingū, esposa del decimocuarto emperador de Japón, Chūai Tennō, cuyo mandato se extendió del año 192 al 200 de nuestra era. De acuerdo con una historia mítica, dioses desconocidos tomaron posesión de Jingū y, al mismo tiempo, prometieron a Chūai Tennō que conquistaría un nuevo territorio allende el mar. Al saber esto, el emperador acudió a la costa, pero al no avistar ninguna tierra descreyó del ofrecimiento divino. Ante su incredulidad, los dioses enfurecieron y declararon que Chūai Tennō moriría sin conocer la tierra prometida, la cual sería entregada, en cambio, a su hijo. El emperador, en efecto, murió poco después, y fue Jingū quien tomó las armas y se lanzó a la búsqueda de esas nuevas tierras, en las cuales triunfó y que anexionó al imperio. Esa tierra prometida es la actual Cora.

Más allá del mito, existen varios testimonios de mujeres que, como decíamos, tomaron los hábitos guerreros de los samuráis para participar activamente en los ejércitos de Japón. Específicamente, en los siglos XII y XIII hubo al menos tres onna-bugeisha que lucharon en la batalla de Awazu, en donde se enfrentaron dos facciones del clan Minamoto. En dicho combate, Tomoe Gozen, Nakano Takeko y Hōjō Masako destacaron en el campo de batalla y fue Tomoe quien, según el relato, decapitó a uno de los líderes enemigos, mató a otro y capturó a uno más.

Cabe mencionar que, en el caso de las onna-bugeisha, su armamento era distinto al de los samuráis. De entrada, su espada no era una katana sino una naginata, con una hoja más bien curva que les permitía mayor movilidad en contra de oponentes más fuertes y más grandes; asimismo, usaban arcos y flechas.

Las imágenes que acompañan esta publicación son de mujeres que vivieron entre las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX, cuando el poder imperial de Japón conoció una expansión importante.

La historia es fascinante, sin duda, pues nos abre una nueva perspectiva en relación con la idea que podemos tener de un guerrero –o una guerrera.

 

También en Pijama Surf: Fragmentos del Hagakure: 15 perlas de sabiduría samurái para encarar la vida