*

X

Holanda cerrará más prisiones por falta de criminales

Salud

Por: pijamasurf - 04/15/2017

Holanda sigue cerrando prisiones por falta de criminales; en el 2016 se clausuraron 5 más

En el 2009 Holanda empezó a cerrar sus prisiones por falta de criminales; en ese año se cerraron ocho y 19 en el 2014, según Fast Company. De acuerdo con el sitio Dutch News, en el 2016 se cerraron cinco prisiones, lo cual significa que se tienen 3 mil celdas menos, y se cree que para el 2021 ya no serán necesarios otros 300 centros de detención. Aunque esto significa que mil 900 personas que trabajan en las cárceles han perdido su trabajo, en un sentido amplio estas son excelentes noticias.

En el 2015 esta condición hizo que Holanda importara mil prisioneros de Noruega, un país que tiene el problema opuesto. En Suecia, sin embargo, se presenta un caso similar a Holanda y se ha reducido en un 6% el número de prisioneros. La explicación detrás de esto es que se han reducido las sentencias por ofensas vinculadas con drogas.

Estados Unidos es, por mucho, el país con más encarcelados; en el 2013 contaba con 2.2 millones. En los lugares donde se están tomando medidas más progresivas en relación con las drogas, se empieza a tener resultados similares a Holanda. En Colorado, por ejemplo, una cárcel ha sido reconvertida en un asilo para indigentes. No obstante, en EEUU existe un enorme negocio privado en torno al sistema penitenciario, por lo cual es más difícil efectuar cambios como los que se han implementado en Holanda. De cualquier manera, lo que es evidente es que la mentalidad de que el consumo de drogas debe ser penalizado con tiempo en prisión resulta hoy completamente retrógrada.

Te podría interesar:

¿Qué efectos tiene la pornografía en el cerebro de quien la consume?

Salud

Por: PijamaSurf - 04/15/2017

Los especialistas consideran que la descarga excesiva de dopamina reduce la actividad de los centros de recompensa, haciendo que la repetición de la conducta sea cada vez más urgente y cada vez menos satisfactoria

Algo cambia, no sabemos muy bien qué, pero después de ver porno algo deja de ser lo que era. Una parte, aunque sea mínima, sabe que el porno es sólo la actuación de unas personas teniendo sexo, que puede resultar incluso más excitante que el de la vida real. Estudios publicados en los Archives of General PsychiatryJAMA– deducen que la creciente excitación generada por el porno proviene de una sobreestimulación del sistema de recompensa del cerebro, lo cual puede desarrollar una especie de adicción y algunas disfunciones sexuales. 

Basta ver una porno para sentirnos excitados y eufóricos. 

La sensación puede compararse con la de comer una hamburguesa de una cadena de comida chatarra: el sabor es delicioso y hay un latente deseo de seguir comiéndola; sin embargo, la incomodidad de la grasa arrastrándose a lo largo de la garganta y la conciencia de que eso no es más que un amalgamiento de químicos nos obligan a alejarla de nuestra boca. 

Es decir que la pornografía, en sus múltiples presentaciones, de las más ligeras a las más hardcores, tiene la capacidad no sólo de hacernos sentir excitados sino también promover su consumo más frecuente para provocar el mismo nivel de euforia sexual. No obstante, tiene consecuencias a mediano y largo plazo: primero, el porno estimula la misma zona cerebral que las adicciones, provocando una mayor resistencia y deseo de algo “más fuerte”, haciendo que el “sexo regular” deje de ser placentero; segundo, la focalización en la zona genital inhibe las sensaciones de otras zonas erógenas, facilitando un posible desorden sexual; tercero, la creencia que los cuerpos –quirúrgica y químicamente alterados– de los actores son la norma de todos los cuerpos que no trabajan en la industria del porno genera una pobre autoestima en el espectador; cuarto, el porno promueve ideas falsas en torno a cómo se debe tratar a la pareja durante el acto sexual. 

Los especialistas consideran que la descarga excesiva de dopamina reduce la actividad de los centros de recompensa, haciendo que la repetición de la conducta sea cada vez más urgente y cada vez menos satisfactoria. Es decir que cuanta más pornografía se ve menor actividad realiza este centro de recompensa, lo cual provoca que el cerebro necesite más dopamina para sentir el mismo efecto con la misma intensidad, en especial en el cuerpo estriado, la corteza cinglada anterior –dedicada al control ejecutivo y control emocional– y la amígdala –enfocada en las emociones.

Esto no quiere decir que la pornografía no pueda fungir como una herramienta importante para el autoerotismo y el erotismo en pareja. Quizá dependería del tipo de pornografía que se consume (probablemente, el mejor es aquel enfocado en la equidad de género y en el erotismo incluyente con cada fantasía sexual) y la creatividad imaginativa que se estimule durante la práctica sexual. Por ello, es importante saber elegir casi inteligentemente el tipo de pornografía que se va a consumir –y va a impactar en nuestro cerebro.