*

X

Esta antigua fábrica de cemento resguarda el perfecto balance entre el diseño y la Naturaleza

AlterCultura

Por: PijamaSurf - 04/10/2017

"Esta fábrica de cemento, la cual data del primer período de la industrialización de Cataluña, no se construyó de un solo golpe"

Es especialmente hermoso ver cómo Eros, dios del amor y energía psíquica que transmite vida, puede encarnar en cualquier objeto olvidado, destrozado y roído por el tiempo. En ocasiones la naturaleza se encarga de regresar a la vida espacios inhabitados; en otras, se requiere de la mano del hombre para lograr instaurar su belleza. Un ejemplo del regreso de Eros ante la creatividad de un hombre es La Fábrica. 

Se trata de una antigua fábrica de cemento que había estado abandonada desde la segunda guerra mundial en un inesperado rincón en las afueras de Barcelona, en Cataluña. Fue en 1973 que el arquitecto Ricardo Bofill se encontró ahí mismo un mundo de posibilidades, y llenó de Eros lo que el tiempo había dejado abandonado. 

Bofill ha tardado casi 45 años en transformar esta antigua máquina de contaminación, regresándole a la naturaleza lo que le corresponde. Mientras que el interior se ha convertido en un hogar adornado por un peculiar follaje, el exterior se ha vuelto un adorno de la vegetación de la región. En palabras de Bofill: “Tengo la impresión de vivir… en un universo cerrado que me protege del exterior y la cotidianidad.. […] La vida continúa en una constante secuencia, con una muy pequeña diferencia entre trabajo y divertimento”.

De alguna manera, La Fábrica ha sido una fuente de inspiración y creatividad a cualquiera que la visite, pues no sólo se inspira la energía trascendental y mística de Eros sino que también se evidencia la posibilidad de la resiliencia en cada elemento de la naturaleza:

Esta fábrica de cemento, la cual data del primer período de la industrialización de Cataluña, no se construyó de un solo golpe, sino que fue mediante una serie de adiciones en función de las crecientes demandas de las cadenas de producción […] 

Al mantener la vista moviéndose como un caleidoscopio, fuimos capaces de imaginar futuros espacios y de encontrar diferentes tendencias visuales y estéticas que coexistieron desde la primera guerra mundial: surrealismo en unas escaleras paradójicas que no llevan a ningún lugar; lo absurdo de algunos elementos colgando sobre vacíos; espacios enormes e inútiles con proporciones extrañas pero que resultan mágicas por su tensión y desproporciones. 

Es abstracción en volúmenes puros, los cuales se encontraron en crisis durante las épocas más difíciles. La brutalidad en un tratamiento abrupto y calidades esculturales de los materiales. 

Estas son algunas fotografías de este mágico e histórico lugar: 

Niña que vivía con monos es encontrada en un bosque en la India

AlterCultura

Por: - 04/10/2017

Fue hallada en enero en unos bosques del norte de la India en compañía de una manada de monos, actuando como ellos

Una de las herramientas cognitivas que más nos distingue a los humanos es la repetición. Nacemos en un espacio-tiempo determinado donde la cultura circundante, por medio del primer círculo social, la familia, nos forma importantemente. Mucho se ha ahondado sobre hasta qué punto somos información genética o resultado de la cultura.

Y en este debate infinito, el fenómeno de los niños ferales (wild child) ha sido muy influyente. Los niños ferales crecen aislados, generalmente con animales o solos. Si creemos que lo más lógico sería que un niño que crece solo aprendiera, por instinto-genética, a caminar, y quizá no a hablar pero sí a recurrir a comportamientos que consideramos naturalmente humanos, estamos equivocados: numerosos casos en la historia muestran que los niños que creen con animales se comportan como ellos, en un proceso de aprendizaje de imitación, el cual sí parece ser un recurso propiamente humano en nuestros primeros años.

En la mitología tenemos el icónico caso de Rómulo y Remo, fundadores de Roma, amamantados por una loba, o bien, Zeus, del panteón Griego, que según una de las versiones fue criado por una cabra llamada Amaltea. En la historia reciente está el caso de Rochom P'ngieng, hallada en el 2007, quien vivía como una salvaje, sola en el bosque y quien, por cierto, nunca pudo adaptarse a la vida social.

En enero pasado fue encontrada una niña de entre 10 y 12 años en un bosque al norte de la India. Esta niña vivía con un grupo de monos y fue hallada actuando como uno de ellos: corría y caminaba con sus cuatro extremidades, no hablaba, estaba desnuda y comía del suelo haciendo uso únicamente de su boca. Fue encontrada primero por un grupo de leñadores, quienes intentaron rescatarla, pero fueron atacados por los monos. Llamaron entonces a la policía y un oficial la rescató, mientras los monos perseguían el auto.

A diferencia de otros casos, esta niña (cuyos familiares aún no han sido identificados) hoy se encuentra en un hospital en el pueblo de Bahraich, en el estado de Uttar Pradesh, y ha mostrado indicios de adaptación. Luego de un tratamiento de meses ha comenzado a caminar en dos piernas y a comer con las manos; también entiende y sonríe, aunque aún no habla, lo que muestra que en algún momento de su vida tuvo contacto con el lenguaje.