*

X

El curioso y mórbido arte del taxidermista Walter Potter (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 04/14/2017

Escenas victorianas de bodas, bailes, funerales, juegos con gatos, aves, ratones y conejos disecados

Walter Potter (1835-1918) fue un taxidermista amateur inglés que cobró cierta notoriedad por sus tableaux de animales en escenas antropomórficas, especialmente victorianas. Su obra era considerada emblemática de las particularidades de la sociedad victoriana y fue una especie de objeto de entretenimiento por mucho tiempo, hasta que en el 2003 fue dispersada.

Evidentemente la taxidermia no es muy bien vista en nuestra sociedad, y es difícil que se encuentre aceptación para algo así en nuestra época, en la que particularmente los gatos son tan populares. En tiempos de Potter, la gente solía matar felinos: se tenía la práctica de mantener a uno y matar a los demás, debido a que no se les operaba para que no tuvieran crías. Los dioramas de Potter son un extraño y minucioso testimonio de la era previa a que los gatos (y las fotos de mascotas adorables) conquistaran la conciencia social. De cualquier manera, llama la atención ver estas imágenes, las cuales son una rara mezcla de fantasía infantil, juego elaborado y tétrica morbidez.

Ve más imágenes del arte de Walter Potter aquí

 

 

 

 

 

Este podría ser el secreto para una vida creativa prolífica, según escritor que publicó más de 100 libros

Arte

Por: pijamasurf - 04/14/2017

Robert Graves vivió 90 años y escribió 140 libros, al parecer uno de sus secretos era evitar cualquier rasgo de mecanización en su espacio creativo

Robert Graves fue un hombre excéntrico, un gran poeta, novelista y mitógrafo, dueño de una vitalidad asombrosa. Graves vivió 90 años y escribió 140 libros; muchos de ellos lo acercaron a la tradición mágica celta y al culto de la diosa o el principio femenino de la naturaleza y la poesía. 

En una entrevista con The Paris Review, Graves sugiere con un cierto animismo el secreto de la vitalidad en su obra. Graves le pregunta al entrevistador si ha notado algo particular de su área de trabajo. Sin obtener respuesta, se anticipa: lo sobresaliente es que todo ahí está hecho a mano, sólo algunos libros no han sido impresos a mano (muchos de ellos, él mismo los imprimió). El entrevistador le pregunta si esto tiene relevancia para su trabajo creativo. Graves contesta: "uno de los secretos para poder pensar es tener lo menos posible de cosas cerca de ti que no estén hechas a mano". Tal vez esto pueda ser algo anecdótico, pero creemos que oculta una cierta fuerza animista y un rechazo de la mecanización del pensamiento, en lo cual merece reflexionarse.

El hecho de que una cosa esté hecha completamente a mano sugiere que su proceso de elaboración es artesanal y no industrial. Esto, siguiendo cierta visión animista, puede hacer que las cosas sean una suerte de talismanes, objetos únicos, con un contexto particular. Por otra parte, las cosas hechas industrialmente a escala masiva tienden a ser resultado de un proceso de mecanización automático --no tienen, en su hechura, un sello de creatividad viva. Por otro lado, los mismos objetos tienen una cierta vibración, aunque esto sea mínimo; quizás no nos damos cuenta de la influencia, en nuestros estados mentales, de los objetos a nuestro alrededor. Graves estaría completamente en contra de trabajar con una computadora y de habitar en une espacio con el barullo de las máquinas electrodomésticas. Para el la poesía era un trance, un rapto de silencio, un momento de comunión con la naturaleza. Quizás, y esto es solamente una loca hipótesis, la pérdida de la flama creativa en términos de las bellas artes que se observa en nuestra era pueda tener que ver con esta mecanización --y es que el medio es el mensaje.