*

X

¿Cómo activar y reforzar el sistema inmunológico de la psique?

Salud

Por: PijamaSurf - 04/25/2017

Dado que son las emociones lo que, de alguna manera, enferma al cuerpo, también son lo que puede ayudarlo a curarse

Para el actual Dalái Lama, la rabia es una de las razones por las que el sistema inmunológico tiene recaídas significativas. Para la ciencia, el estrés es una de las principales causas de enfermedades físicas –como gripa, úlceras, gastritis, dermatitis– y emocionales –como ansiedad, depresión, bipolaridad. Es una realidad que las emociones tienen un impacto más o menos evidente en la salud del cuerpo de una persona. 

En un período a largo plazo, las emociones negativas como el enojo, la tristeza y el estrés, pueden tener consecuencias graves en el cuerpo. Cada una de estas emociones provoca que el cuerpo se descompense y su sistema regulatorio –conocido como homeostasis– se altera hasta normalizar la adrenalina como modus vivendi y se convierte en un estado regulatorio disfuncional llamado alostasis. Las consecuencias pueden llegar a ser muy serias: insomnio, poco descanso, recaída del sistema inmunológico, úlceras o gastrtitis, enfermedades endócrinas, problemas en el sistema sexual, etcétera.  

Dado que son las emociones lo que, de alguna manera, enferma al cuerpo, también son lo que puede ayudarlo a curarse –siempre y cuando las causas sean psicosomáticas. Para ello, están estos cinco consejos que procurarán cuidar al sistema inmunológico mediante las enfermedades. 

– ¿Cuál es el origen de las emociones?

Existe una falsa creencia de que las emociones provienen del exterior (de las acciones de otras personas, del medio ambiente, del pasado, del futuro), cuando en realidad surgen y se mantienen al interior de uno. Los factores externos son sólo desencadenantes de las emociones que ya se encuentran dentro y que, si no se toman en consideración para su debida elaboración, pueden provocar recaídas significativas del sistema inmunológico. Dirigirse hacia adentro tendrá mejores resultados que dejarse llevar por lo que se encuentra afuera. 

– Evitar “salidas fáciles”

Las conductas compulsivas o actividades que se encuentran de moda son algunos ejemplos de estas “salidas fáciles” que ayudan, más que nada, a evadir el malestar físico. Existe la diferencia entre actividades que realmente liberan al cuerpo de la emoción negativa, como el ejercicio, la meditación, las respiraciones profundas, y otras que sólo evaden reprimiendo la emoción que está afectando. Es este último tipo de actividad lo que obstruye el sistema inmune, pues lo que los labios callan, el cuerpo se encarga de gritar en silencio. 

– Discriminar las creencias irracionales

Las creencias irracionales, en especial las que afectan nuestro autoconcepto, pueden provocar una serie de malinterpretaciones en función de la conducta de otras personas, desconexión entre la mente y el cuerpo, refuerzo de la tristeza, enojo, estrés, entre otros. Por ello es importante tomar conciencia de lo que se está pensando, y así cuestionarse acerca la veracidad de ese pensamiento. En caso de no ser ciertas las creencias, hay que desecharlas. 

– Aprender a respirar

La respiración adecuada, en cuatro puntos de 4 segundos cada una, siempre ayuda a regular al cuerpo y a conectar la mente con el cuerpo, generando claridad en el pensamiento y estabilidad emocional. Incluso ayuda a disminuir la tendencia a sobrepensar y, por lo tanto, la presencia de creencias irracionales. 

– Está bien tomar un descanso

Hay ocasiones en que el estrés o la tristeza provocan cansancio excesivo, por lo que tomar un descanso de desconexión es incluso necesario. Con el tiempo, la motivación regresará en forma de resiliencia y supervivencia. La psique, como el cuerpo, necesita también descansar. 

¿Eres disléxico? Descúbrelo en 15 minutos

Salud

Por: pijamasurf - 04/25/2017

Con una app desarrollada por la lingüista, y también disléxica, Luz Rello, podrías resolver esta duda para siempre

En las últimas décadas se han vuelto populares términos antes apropiados sólo por la psicología. Uno de ellos, la condición conocida como dislexia, figura ya entre nuestro acervo cultural sobre las anomalías de la psique.

Coloquialmente sabemos que una persona con dislexia es propensa, sobre todo, a confundir: confundir palabras, ubicaciones, etc. Sin embargo, la correcta aplicación del término está vinculada propiamente a la lectura, a aquellas personas con un trastorno para el aprendizaje de la lectoescritura. Una persona disléxica presenta omisiones, sustituciones, distorsiones, confusiones, inversiones o adiciones, lentitud, vacilaciones, problemas de seguimiento visual, déficit en la comprensión del lenguaje escrito, etcétera.

Por ello, es muy común que un disléxico confunda letras (y por lo tanto, jamás consiga una ortografía parecida a lo normal); lo mismo con los signos de puntuación. Y aunque no parezca un problema mayor, los niños que la tienen pueden creer que son menos inteligentes. Debido a esto, diagnosticarla es muy importante, incluso para que a nivel escolar se les otorgue un trato distinto.

Luz Rello, una lingüista española (y, por cierto, disléxica), desarrolló recientemente (y tras ella misma haber sufrido las secuelas de la dislexia en el sistema educativo) la aplicación Dytective, con la cual, en un sencillo test de 15 minutos, en línea, puedes descubrir si tú, alguno de tus hijos, o incluso alumnos (en caso de tenerlos), tiene dislexia.

La eficacia de esta app se ha evaluado ya con más de 5 mil participantes en España, Chile y Colombia. Rello también lanzó Piruletras, una app con más de 30 mil descargas que puede ayudarte a mejorar tu ortografía en caso de que tengas dislexia. Lo importante es saber si la tienes; ya con esa información, nos dice Rello, será mucho más sencillo que lidies con ella.