*

X

Sueños placenteros, orgasmos mentales, risa sin fin: estos videos de autohipnosis prometen alterar tu conciencia

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/08/2017

La mente es un territorio desconocido pero maleable, al menos esa es una de las premisas que dan sustento a la hipnosis

La mente humana es sin duda uno de los territorios más complejos de cuantos conocemos. A la fecha y aun con toda la tecnología al alcance y el conocimiento acumulado en varios siglos de investigación, no sabemos bien a bien si la memoria es un registro fijo de sucesos o una reinvención constante de nuestras experiencias pasadas, por qué soñamos o si la autoconciencia y la identidad son realidades fácticas o invenciones de nuestro cerebro.

Con todo, si algo parece constante en todas esas capacidades es la maleabilidad. Quizá la mente nos parece compleja porque en cierta forma puede decirse que nunca es únicamente algo sino que está transformándose a cada instante y, paradójicamente, es en ese flujo móvil donde encontramos nuestras propias constantes: el yo, la sensación del presente, nuestro lugar en la realidad…

Si esto es así, si la mente cambia a cada momento, ¿es posible intervenir ese proceso a voluntad, a propósito? En parte, esa es la premisa de la hipnosis, una técnica célebre en el siglo XIX y que si bien poco a poco ha perdido su lustre aún conserva cierta aura de misterio, en la medida en que parece hacer girar la cerradura no tanto de la conciencia como del inconsciente, ese territorio oscuro, imprevisible y a veces desconocido que todos llevamos en nuestro interior.

Los videos que ahora compartimos se presentan como “tutoriales” de autohipnosis para inducir desde estados que podrían considerarse deseables (tranquilidad, manejo del estrés, etc.) hasta otros más bien imprevisibles (como una risa incontrolable, la inducción mental de un orgasmo o la sensación de haber consumido una droga, por ejemplo).

Cabe mencionar que los videos están hechos en inglés y, aunque buscamos algún video análogo en español, en general ninguno de los que encontramos se asemeja a éstos. Con todo, nos parece que las narraciones están hechas en un inglés sencillo y asequible. La lista completa, por cierto, se encuentra en este enlace.

Om Nama Shivaya, Om Nama Shivaya

Esta noche del 24 de febrero se celebra el Maha Shivaratri, la Gran Noche de Shiva, una de las deidades más veneradas en el complejo panteón hinduista, especialmente caro a los yoguis y a los practicantes tántricos. Shiva es celebrado la noche del 13 y el día 14 todos los meses del calendario lunisolar, pero una vez al año en el mes Phalguna, coincidiendo con la luna nueva, millones de hinduistas festejan en todo el mundo el Maha Shivaratri.

La festividad del Maha Shivaratri se celebra haciendo pujas, cantando oraciones y mantras toda la noche (se escucha el eterno zumbido del Om Nama Shivaya), haciendo ayunos, haciendo ofrendas al shiva lingam (el axis cósmico-fálico), y algunos de sus fieles sadhus fuman cannabis sagrado (de hecho, en Nepal este día se levanta la prohibición).

El Maha Shivaratri es una festividad compleja que conmemora diferentes episodios de la mitología, según la región o secta. Algunos celebran un episodio dentro del samudra manthan, el famoso "batido de la leche de océano" en la épica batalla entre los asuras y los devas por obtener el néctar de la inmortalidad o amrita, en el que Shiva habría salvado el universo siendo el único de los dioses capaz de ingerir la cocción venenosa (halhala). Al estar ordeñando el océano para obtener el néctar de la inmortalidad, antes de obtener el amrita, una sustancia ponzoñosa letal se empezó a producir; la sustancia tenía el poder de destruir el mundo entero y sólo Shiva se atrevió a contenerla, consumiéndola. Con la ayuda de su consorte Parvati --quien en una historia le apretaba la garganta, en otra se detiene el efecto a través del yoga sexual-- Shiva logró contener el veneno en su cuello, evitando que se expandiera por todo su cuerpo, y de aquí toma el título de neelkanth, "el del cuello azul".

Para otros, la festividad marca el día en el que Shiva hizo su danza cósmica. Una de las representaciones más conocidas de Shiva es la de Nataraja, la imagen feroz de múltiples brazos danzando como un átomo. La danza divina de Shiva se conoce como Tandava; se dice que esta danza refleja cinco actividades cósmicas o pancakritaya: creación, preservación, disolución, oscurecimiento y salvación. Realizada con gozo se le conoce como Ananda Tandava (pese a la destrucción hay alegría en el proceso extático de manifestación y disolución); con furia es Rudra Tandava. 

Otros más celebran el jyotirlinga, esto es la "columna radiante" o "falo luminoso" de Shiva. Una historia narra que, disputando quién era el dios supremo, Shiva se manifestó como una columna de luz infinita; los otros dioses principales, Vishnu y Brahma, decidieron que el dios supremo sería aquel que lograra alcanzar antes el final de esta columna. Ninguno de los dos lo consiguió (aunque Brahma mintió diciendo que lo había hecho y por ello, cuenta la leyenda, hoy en día se le ha dejado de adorar). La historia parece afirmar la supremacía de Shiva. En el Maha Shivarati los devotos visitan alguno de los jyotirlinga, templos consagrados a Shiva con este objeto devocional.