*

X

Los 6 hábitos de Isaac Asimov para escribir 500 libros (o simplemente hacer realidad tus proyectos)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 03/06/2017

Ciencia ficción, historia, literatura, geografía, astronomía: Asimov fue capaz de completar una obra prolífica gracias a ciertas actitudes frente a la vida

El nombre de Isaac Asimov está asociado, para muchos, con la ciencia ficción; sin embargo, el autor de Fundación, El fin de la eternidad o Yo, robot también llegó a publicar una Breve historia de la química, una Historia de la República de Roma en tres tomos, otro trabajo en igual número de volúmenes destinado a entender la física, un folleto sobre la Luna y un libro básico sobre la fotosíntesis, monografías sobre la Grecia antigua, otras sobre el Sistema Solar y algunas sobre la geografía estadounidense, una guía personal para la obra de William Shakespeare y, en fin, una vastísima colección de libros sobre temas diversos, inesperados en un “simple” escritor de ciencia ficción.

¿Cómo pudo Asimov escribir más de 500 libros en su vida? En nuestra época de grandes proyectos pero pocas realizaciones, la suya parece una labor titánica, inalcanzable.

Concentración, amor y curiosidad insaciable son algunos de los rasgos de personalidad que, cultivados en hábitos específicos, hicieron de Asimov este autor desbordado e inteligente.

 

1. Nunca dejes de aprender

El campo de intereses de Isaac Asimov fue sumamente amplio y así se reflejó en su obra: la historia de Roma, la historia de la química, literatura, mitología, religión, astronomía y varios más ámbitos de conocimiento. Él mismo no fue sólo un escritor (por más que esto, en su caso, es por sí mismo admirable) sino también doctor en bioquímica por la Universidad de Columbia. Esa curiosidad insaciable es sin duda uno de los elementos decisivos para tener siempre algo qué decir y, además, para decirlo a partir de una amplitud de horizontes: con riqueza, creatividad, sentido crítico. Por último, es un claro ejemplo de que la instrucción escolarizada no es la única posible. Respecto de este rasgo de su personalidad, Asimov llegó a decir:

No habría podido escribir la variedad de libros que completé únicamente con el conocimiento que obtuve en la escuela. Tuve que mantener un programa autodidacta de educación. Mi biblioteca de libros de referencia creció y me di cuenta de que tendría que esforzarme en ellos por mi miedo constante de malentender un aspecto que a alguien experto en el tema le parecería una simpleza.

 

2. No te obsesiones con los posibles bloqueos

En los proyectos creativos puede ser más o menos normal o previsible que el flujo de trabajo llegue a un punto de bloqueo o de interrupción forzada. Con todo, la creatividad auténtica no se detiene realmente. En el caso de Asimov, la solución a esos bloqueos era simple: pasar a otra cosa:

No me quedo mirando las hojas en blanco. No paso mis días y mis noches acariciando una cabeza vacía de ideas. En vez de eso, simplemente dejo la novela y acudo a cualquiera de la docena de proyectos que tengo pendientes. Escribo una editorial, un ensayo, un cuento o trabajo en mis libros de no ficción. Para cuando me canso de esto, mi mente es capaz de realizar su trabajo y recuperarse. Regreso a mi novela y me doy cuenta de que puedo escribir con facilidad.

 

3. No ignores tus temores, pero tampoco les brindes más atención de la que merecen

El trabajo creativo viene acompañado, con cierta frecuencia, de miedo. Hay quien teme fracasar, hay quien teme no ser tan bueno como sus predecesores, hay quien siente temor a la crítica, al rechazo, etc. Asimov llamó “resistencia” a este cúmulo de dudas respecto de la creatividad propia. Con todo, si se desea hacer algo, es necesario vencer dicha resistencia o, de lo contrario, nunca se emprenderá nada:

El escritor ordinario está destinado a ser asaltado por las inseguridades conforme escribe. ¿La frase que acaba de crear es sensata? ¿Está tan bien expresada como podría? ¿Sería mejor si estuviera escrita de forma diferente? El escritor ordinario está, por lo tanto, siempre revisando, siempre cortando y cambiando, siempre tratando de expresarse de diferentes maneras y, por lo que sé, nunca está completamente satisfecho.

¿Quieres ser ordinario o extraordinario en lo que haces? ¿Quieres seguir soñando con algo perfecto y nunca realizarlo, o hacer algo lo mejor posible, pero hacerlo?

 

4. Revisa tus estándares

En el sentido del punto anterior, es recomendable que pienses los criterios y estándares desde los cuales consideras tu propio trabajo. Si eres el juez más terrible de tu propia labor, es posible que entonces nunca te permitas emprender o consumar algo, pues nunca estarás satisfecho con tus resultados. El consejo de Asimov es sencillo:

Un escritor puede sentarse y dudar de la calidad de su escritura. O puede amar su propia escritura. Yo la amo.

Aunque puede sonar un tanto abstracto o ambiguo, el amor es la mejor forma de aproximarnos a todo lo que hacemos. Por lo demás, como reza la frase, “Roma no se hizo en un día”, es decir, si es el caso de que puedes realizar una obra maestra, la única manera de hacerlo es experimentando, practicando, equivocándote, aprendiendo de tus errores, aceptando tus limitaciones y creyendo en tus capacidades.

 

5. Haz más de lo que haces

Para el momento en que determinado libro se publica, el escritor no tiene mucho tiempo para preocuparse de cómo será recibido o si se venderá. Para entonces ya habrá vendido muchos otros y está trabajando en otros: eso es lo que le preocupa. Y eso intensifica la paz y la calma en su vida.

Paradójicamente, en nuestra época estamos habituados a “hacer mucho” pero, en última instancia, sentimos que en realidad no hacemos nada. Parece, sin embargo, que más que hacer mucho tenemos divida nuestra atención en muchas cosas, con lo cual nos saboteamos a nosotros mismos, pues el multitasking que tanto se fomenta ahora se convierte, también, en angustia y estrés. Cuando Asimov nos insta a “hacer más” se refiere a obras sustanciales, de esas que realizamos con interés, empeño, gusto y entusiasmo –y no sólo a distraernos con Facebook mientras se supone que escribíamos.

 

6. El secreto final…

Una vez un amigo, colega escritor, le preguntó a Asimov de dónde obtenía sus ideas; éste respondió:

Pienso y pienso y pienso hasta que estoy listo para matarme. ¿O creías que es fácil tener una buena idea?

La declaración suena un tanto radical, pero quizá nos parece así porque no estamos habituados a actuar con valentía, arrojo ni determinación; no creemos que en eso que de verdad deseamos y queremos hacer para nuestra vida debería estar puesto todo lo que somos, todas nuestras capacidades, todos nuestros conocimientos, nuestra energía, toda nuestra atención, pues sólo así es posible crear algo que no existe, que necesitamos construir por nosotros mismos, por la sencilla razón de que se trata de algo que cada uno de nosotros quiere y que sólo encontraremos satisfactorio luego de esa realización paulatina, apasionada, ardua, profundamente personal.

 

¿Qué te parece? ¿Crees que podrías seguir los pasos de este gran maestro de la curiosidad y el amor al conocimiento? No dejes de compartirnos tus ideas en la sección de comentarios de esta nota.

 

También en Pijama Surf: Estos son los 3 estados de la mente que necesitas para alcanzar tus objetivos

Lo que no mata, fortalece: cómo desencadenar el verdadero potencial de nuestro cuerpo

Buena Vida

Por: Kin Navarro - 03/06/2017

La comodidad es puesta a prueba: la clave para la salud podría encontrarse en retroceder un poco en el tiempo y practicar esta nueva teoría

Bañarse con agua fría, enfrentarse a una nevada sin abrigo, caminar descalzo sobre suelo irregular, éstas y muchas otras prácticas están siendo retomadas pese a los grandes avances culturales y tecnológicos que nos han permitido evitarlas.

¿Qué hace que la gente se interese en retomar viejos obstáculos? ¿Por qué regresar a las condiciones desventajosas contra las que nuestros ancestros lucharon?

Desde hace miles de años la humanidad se ha enfrentado a duras condiciones de subsistencia. En condiciones naturales todo lo que nos rodea representa un reto para la supervivencia misma, se trata de la constante entre hacer o morir: obtener leña, procurar alimentos, construir o buscar refugios, protegerse contra el frío, son apenas algunas de las principales tareas en las que día a día empleábamos toda nuestra energía para no quedar en el camino.

Nuestro cuerpo se veía constantemente comprometido: raspones, golpes, torceduras, fracturas, hipotermia, quemaduras, mordidas, picaduras, en fin, una larga lista de pequeños accidentes que podían complicarse y acabar fácilmente con nuestra vida. Nuestro cuerpo reacciona a todo lo que le rodea, lo que no nos mató nos hizo más fuertes.

 

 

200 mil años después aquí estamos, sentados todo el día frente a monitores que despiden luz para mostrar complejas redes de significados de las que extraemos información necesaria para generar más información necesaria para extender nuestra red de comodidad.

A donde quiera que vamos transformamos el entorno con facilidad pasmante para adecuarlo a este estilo de vida en que cualquier esfuerzo que se considere innecesario se evita a toda costa. Casas con temperaturas constantes, protegidas de la lluvia, el Sol y el viento, comida y agua a unos cuantos pasos, iluminación artificial, todas nuestras necesidades satisfechas, una homeostasis completa, un equilibrio y constancia en nuestras condiciones de vida, confortable y satisfactoria.

Vivimos estresados por amenazas simbólicas que nada tienen que ver directamente con el mundo físico: dinero, puntualidad, prestigio, aceptación social y otras abstracciones que pertenecen a la esfera de lo social ocupan nuestro tiempo. Lejos, muy lejos, están los días en que enfrentar los retos de la naturaleza implicaba sacrificio y sufrimiento constantes.

Y qué bueno que sea así, miles murieron soñando con este día (aunque muchos aún lo esperan soñando). De cualquier manera, la tecnología que nos sirvió para eliminar los factores y enfermedades que antes nos mataban ha provocado nuevas enfermedades, síntomas de un exceso de comodidad. Por un lado, las enfermedades autoinmunes van al alza, aquellas en las que las propias defensas del cuerpo, como hastiadas de no ser puestas a prueba, comienzan a atacar al cuerpo mismo; por el otro, enfermedades como la diabetes, la obesidad, el dolor crónico, la hipertensión y hasta la gota revelan cuerpos en reposo excesivo y, a la larga, letal.

Se dice que para mantenerse saludable basta con ejercitarse regularmente y tener una alimentación adecuada pero miles de personas lo complementan con estas nuevas prácticas, el tercer pilar de una vida sana, según algunos: la estimulación ambiental.

 

 

De acuerdo con Scott Carney, autor de What Doesn’t Kill Us:

Hay un creciente consenso entre muchos científicos y atletas sobre que los humanos no estamos constituidos para una homeostasis eterna y sin esfuerzos. La evolución nos hizo buscar confort pero éste nunca fue la norma. La biología humana requiere de estrés –no la clase de estrés que daña al músculo, provoca que nos coma un oso o degrada nuestro físico, sino el tipo de oscilaciones ambientales y físicas que vigorizan nuestros sistema nervioso.

Además de Carney, su maestro, Wim Hof cree que enfrentarse a condiciones extremas de forma controlada puede desencadenar la fuerza y resistencia animal que tenemos. Hof rompió el récord mundial de nado bajo hielo luego de recorrer 50m sin salir a tomar aire, puede aguantar la respiración por 5 minutos y sentarse en hielo durante 72 minutos. Abrió un pequeño campamento en Polonia en el que enseña a varios cómo soportar estas condiciones climatológicas. También ha escalado montes con tan sólo un par de shorts puestos. Varias de esas habilidades son, en comparación con una mayoría pasmante, superpoderes. Según Carney:

El libro se trata sobre reexaminar nuestra relación con el ambiente y vernos como parte de algo mayor que los espacios confortables en los que hemos escogido vivir. Explorar cómo cambiar el ambiente alrededor del cuerpo cambia al cuerpo también. Aún más importante, muestra cómo es posible manipular nuestro ambiente exterior para disparar reacciones autónomas de formas predecibles. Una vez que te das cuenta de que puedes manipular partes profundas de tu fisiología activando respuestas preprogramadas identificables, puedes comenzar a ceder algunos aspectos de esa automatización a tu conciencia.

Nuestros cuerpos y cerebros evolucionaron mientras se enfrentaban a estas condiciones, ¿regresar a ellas en esta época podría reportar beneficios aún más grandes? Sólo la práctica lo dirá.