*

X

La mente es el mar, la orilla y la arena: una nueva definición de la mente más allá del cuerpo

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/10/2017

Una nueva definición científica de la mente: un sistema abierto de relaciones que no se limita al cuerpo

Mientras que la mayoría de los científicos siguen intentando encontrar la conciencia dentro de las neuronas, creyendo que la mente es un efecto del cerebro, otros empiezan a romper con el paradigma materialista y concebir visiones de la mente más amplias y refrescantes. Uno de ellos es Dan Siegel, profesor de UCLA. 

Siegel ha definido a la mente como "un proceso autoorganizado, tanto embebido como relacional que regula el flujo de información y energía entre nosotros", pero esto debe explicarse un poco más. Para Siegel, la mente no está confinada a nuestro cuerpo o a nuestras percepciones de las experiencias sino que es esas mismas experiencias; no se puede desenlazar la mente de nuestras interacciones con el mundo. Esto recuerda tanto la física cuántica como la visión del budismo mahayana y vajrayana. Recientemente, el físico José Ignacio Latorre señaló que no existe "una realidad objetiva preexistente y local"; esto, en otras palabras, nos dice que la realidad no existe independientemente de nuestra observación, es decir, de nuestra propia subjetividad. En el budismo vajrayana se dice que la conciencia y los fenómenos (o apariencias) son indivisibles. Siegel utiliza una bella metáfora:

Me di cuenta de que si alguien me pedía definir la costa, e insistía, "¿es el agua o la arena?", yo le diría que la costa es tanto la arena como el agua. No puedes limitar tu entendimiento de la costa a decir que es uno o lo otro. Empecé a pensar que tal vez la mente es como la costa --un proceso interior y un proceso de interrelación. La vida mental para un antropólogo o un sociólogo es profundamente social. 

Su definición se sirve de la definición matemática de un sistema complejo que es abierto, que puede influir en cosas fuera de sí mismo, que es capaz del caos y es no lineal. Los beneficios de una definición más abierta de la mente consisten en que se elimina la sensación de aislamiento y desconexión:

En nuestra sociedad moderna creemos que la mente es la actividad cerebral y esto significa que el yo, que viene de la mente, está separado y realmente no pertenecemos. Pero somos parte de la vida de los otros. La mente no es sólo actividad cerebral. Cuando nos damos cuenta de qué es este proceso relacional, se produce una transformación enorme en este sentido de pertenencia.

Pertenencia que es interdependencia, la existencia como una delicada ecología de mente que se interpenetra.

Sueños placenteros, orgasmos mentales, risa sin fin: estos videos de autohipnosis prometen alterar tu conciencia

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/10/2017

La mente es un territorio desconocido pero maleable, al menos esa es una de las premisas que dan sustento a la hipnosis

La mente humana es sin duda uno de los territorios más complejos de cuantos conocemos. A la fecha y aun con toda la tecnología al alcance y el conocimiento acumulado en varios siglos de investigación, no sabemos bien a bien si la memoria es un registro fijo de sucesos o una reinvención constante de nuestras experiencias pasadas, por qué soñamos o si la autoconciencia y la identidad son realidades fácticas o invenciones de nuestro cerebro.

Con todo, si algo parece constante en todas esas capacidades es la maleabilidad. Quizá la mente nos parece compleja porque en cierta forma puede decirse que nunca es únicamente algo sino que está transformándose a cada instante y, paradójicamente, es en ese flujo móvil donde encontramos nuestras propias constantes: el yo, la sensación del presente, nuestro lugar en la realidad…

Si esto es así, si la mente cambia a cada momento, ¿es posible intervenir ese proceso a voluntad, a propósito? En parte, esa es la premisa de la hipnosis, una técnica célebre en el siglo XIX y que si bien poco a poco ha perdido su lustre aún conserva cierta aura de misterio, en la medida en que parece hacer girar la cerradura no tanto de la conciencia como del inconsciente, ese territorio oscuro, imprevisible y a veces desconocido que todos llevamos en nuestro interior.

Los videos que ahora compartimos se presentan como “tutoriales” de autohipnosis para inducir desde estados que podrían considerarse deseables (tranquilidad, manejo del estrés, etc.) hasta otros más bien imprevisibles (como una risa incontrolable, la inducción mental de un orgasmo o la sensación de haber consumido una droga, por ejemplo).

Cabe mencionar que los videos están hechos en inglés y, aunque buscamos algún video análogo en español, en general ninguno de los que encontramos se asemeja a éstos. Con todo, nos parece que las narraciones están hechas en un inglés sencillo y asequible. La lista completa, por cierto, se encuentra en este enlace.