*

X

Hombre corre desnudo en compañía de caballos salvajes por los campos de Islandia (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 03/15/2017

Nick Turner presenta este diálogo entre la naturaleza y el hombre, entre lo indómito del entorno y el deseo de retornar a ese paraíso perdido

La fantasía de vivir en contacto con la naturaleza es una de las más poderosas e intensas que anidan en la mente del ser humano, prácticamente desde siempre, como si en nuestra memoria tanto personal como colectiva perviviera un deseo intenso de volver a una época, acaso inexistente, en que nuestra especie era una con su entorno, una suerte de paraíso perdido en el cual no teníamos necesidades pues éstas tenían satisfacción en el momento mismo en que surgían, gracias a la inagotable generosidad del mundo.

Quizá por ello, porque ese supuesto retorno ha sido inspiración lo mismo de poetas y artistas que de políticos e incluso científicos, de tanto en tanto aparecen personajes que reviven el deseo de vivir en comunión con lo natural tanto como sea posible.

Un ejemplo de ello es Nick Turner, fotógrafo de profesión que en su proyecto más reciente se capturó a sí mismo entre los paisajes naturales de Islandia, asombrosos por sí mismos y sin duda objeto de muchos otros ensayos fotográficos y aun recuerdos de paseantes ocasionales.

En el caso de Turner, sin embargo, los impresionantes paisajes islandeses son sólo el marco para su verdadero objetivo: la carrera que él mismo emprendió, desnudo, al lado de caballos salvajes. Al respecto, el fotógrafo dice:

No es que sea yo corriendo a lo loco y desnudo con caballos. Nada de eso. Intento mostrar la idea de que corro con ellos y estoy en ese mundo a causa del diálogo que estoy sosteniendo. Pienso que el ser humano tiene muchos instintos primarios, similares a los de los animales.

Si bien la premisa teórica puede ser discutible el resultado artístico es notable, pues la naturaleza indómita de los equinos parece contagiar algo de su potencia a ese ser humano indefenso y frágil que, de no ser por el desarrollo evolutivo de su cultura, hubiera sido aplastado por el peso implacable del mundo natural.

'Pozoamargo': una reflexión cinematográfica sobre la culpa que construye el catolicismo

Arte

Por: Lalo Ortega - 03/15/2017

Con 'Pozoamargo' el director mexicano Enrique Rivero nos invita a reconsiderar las condiciones en que se construye la idea de culpa, mirándolas, mejor, a la luz del deseo

Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa… repiten al unísono y en voz baja los habitantes de Pozoamargo mientras se dan golpes de pecho en misa. El protagonista de la película homónima, Jesús, ha llegado a ese remoto pueblo de España empujado por el mismo sentimiento: luego de enterarse de que padece una enfermedad venérea y descubrir que la contagió a su esposa embarazada, la culpa le consume al punto de hacerlo huir de su hogar.

Pozoamargo (Enrique Rivero, 2015) se sirve del lenguaje de los símbolos para señalar, sutil pero contundentemente, la responsabilidad del catolicismo en la construcción social y patológica de la culpa, sobre todo en referencia a la sexualidad y el deseo. Es también, a decir de su director, una exploración de la oscuridad inherente en el ser humano. “Todos tenemos una sombra”, murmura en el tráiler José (Xuaco Carballido), y su tono tiene algo de ominoso, como si descreyera de la expiación o la considerara una búsqueda fútil o innecesaria.

Tras descubrir su enfermedad, y la condena que ésta supone para su esposa e hijo aún sin nacer, el protagonista (interpretado por Jesús Gallego en su debut actoral) se impone su penitencia. La culpa, desde la perspectiva judeocristiana, comienza por el reconocimiento del pecado pero implica también la obligación de pagar esa deuda moral y reparar así el daño provocado. En otras palabras, no hay culpa sin búsqueda de redención. Jesús se retira a la lejana soledad de Pozoamargo para pasar sus días como jornalero. La fotografía de Gris Jordana, impecable en composición e iluminación natural, hace un gran esfuerzo por enfatizar que como el Jesús bíblico, él también ha de vivir su propia tentación en el desierto.

Sin embargo, tomando distancia de dicho episodio de los Evangelios, Rivero parece asegurarnos que el hombre mortal está destinado a sucumbir cuando es tentado. Un símbolo de mal agüero es recurrente en los encuadres de la cinta: el cerdo, animal inmundo en el antiguo imaginario abrahámico, se hace presente en el paso de Jesús por el pueblo, como recordatorio constante de la impureza que debe ser limpiada.

La tentación se manifiesta en el camino de Jesús bajo la forma de Gloria (Natalia de Molina), una joven liberal e irresistible. El encuentro con ella lo hace caer en su infierno personal, es decir, en el fracaso en la búsqueda del ideal cristiano de vida pura y recta.

Donde Cristo tiene éxito, la humanidad parece condenada a fracasar, víctima de su naturaleza siniestra –o quizá sea mejor decir: deseante. Entre la mirada implacable de la cámara y sus tomas largas, un desenvolvimiento parsimonioso y prolongados silencios, Rivero obliga al espectador a convertirse en el testigo de una penitencia que no por dolorosa es más útil para purgar al alma de su deseo. La pregunta, claro, es si eso es necesario o siquiera posible, si se puede arrebatar al alma algo que le es tan propio: desear.

Quizá no se suponga que lo hagamos. Más que someternos al peso de la propia cruz, podríamos encontrar una mejor vida abrazando nuestro propio deseo, lo cual implica también, ineludiblemente, conocer nuestras sombras.

 

Pozoamargo se proyecta en Cine Tonalá como parte del ciclo #MásCineMexicano, iniciativa para impulsar la distribución de producciones nacionales independientes. Puedes consultar las fechas y horarios de su presentación en este enlace.

 

También en Pijama Surf: ¿Qué hace del catolicismo una de las peores religiones de la historia?

 

Twitter del autor: @Lalo_OrtegaRios​