*

X
La comunidad que antes acogía a un joven ha desaparecido, abandonándolos en la orfandad narcisista del mundo contemporáneo

Es muy posible que los primeros 10 o 15 segundos de este video nos parezcan familiares, conocidos, tanto por lo que se dice como por cómo eso se dice. La vehemencia, el mensaje aparente (y el soterrado), la actitud, los gestos. Muchos, en cierta forma, estuvimos ahí. Muchos a los 15, 16, 18 años, quisimos dejar la escuela, huir de casa, ir adonde toda la vida nos habían dicho que no debíamos ir. Muchos desarrollamos una alergia a la autoridad, a la disciplina y a la obediencia, al menos en sus símbolos más obvios: los padres, los maestros, las leyes del gobierno…

Y esto no es casual. La adolescencia, como todo lo humano, es un invento cultural. Tener 16 años es un hecho fisiológico, natural; no así ser adolescente.

Las hipótesis varían, pero en general una de las más aceptadas es aquella que marca el surgimiento del adolescente en el siglo XVIII europeo, en el marco de la Revolución Industrial. Hasta ese momento, no existía una diferencia tan tajante entre el “joven” y el adulto, esencialmente porque el proceso de desarrollo de los niños ocurría aparejado con la vida social de la comunidad, de tal modo que para cuando alcanzaban cierta edad (no casualmente, aquella en la que se manifiesta el segundo despertar sexual importante en el ser humano, entre los 12 y los 14 años), sabían y podían hacer lo necesario para incorporarse a esa misma comunidad, la cual, por otra parte, porque los necesitaba para continuar funcionando, les tenía reservado un lugar. Lo común, a este respecto, era que el joven conociera el oficio de la familia o, en otros casos, fuera enviado como “criado” o “sirviente” de otra distinta a la suya; ahora quizá a algunos esto les parezca inadmisible, que su hijo sea el “aprendiz” de alguien, pero, visto desde otra perspectiva, se trata de un mecanismo muy eficaz para asegurar la continuidad de la sociedad.

La transición tenía entonces algo de automática: el niño pasaba a ser adulto si no suavemente –porque, por otro lado, el cambio de etapas representa por sí mismo ciertas dificultades–, sí al menos atemperado, cobijado por toda una estructura social que acompañaba la adquisición de ese estatus de adulto funcional, responsable, necesario para la comunidad.

Durante la Revolución Industrial, sin embargo, se consolidó una ruptura en esa funcionalidad comunitaria que, entre otras consecuencias, limitó la incorporación de los jóvenes a los procesos propios de la comunidad. El trabajo infantil se prohibió y, en cambio, se generalizó la asistencia a la escuela; los niños pasan más tiempo al cuidado de sus padres y, con ello, la etapa de la infancia protegida va ensanchándose cada vez más, con cierto efecto de “desvalimiento” hacia los niños, quienes si antes estaban obligados a conocer un oficio y, paralelamente, aprender cómo incorporarse a la vida de la comunidad, a partir de esta época se pierde parte de ese proceso de autodescubrimiento y realización propia.

Esto, claro, en el caso de jóvenes cuyas familias podían sostener ese tipo de bienestar. Para quienes no, el panorama era más arduo, pues la sociedad cambió sin tomarlos en cuenta, sin reservarles un lugar en el funcionamiento de la comunidad, como sucedía antaño.

La juventud va convirtiéndose así, poco a poco, en una etapa de dudas, de desconocimiento (tanto subjetivo como del mundo), de enojo, también de creatividad y de compañerismo, en buena medida, todo ello articulado por una condición fundamental: la pérdida de esa estructura que antes acogía al joven en su asunción de su lugar como adulto.

El adolescente, en este sentido, está como suelto, marginado. No por nada uno de los reclamos más comunes de esta edad (como en el video que motivó esta nota), es el de la incomprensión. "Nadie me entiende", dijimos muchos en algún momento de la adolescencia, en buena medida porque a nadie se le ocurre explicarle a un joven no cómo funciona el mundo, sino qué necesita para construir su propia comprensión del mundo, su manera de moverse ahí, la forma de arrebatarle lo que quiere para su vida y que el mundo, por definición, lo retiene.

En el caso de este video llama la atención que ese reclamo se haga ahora al vacío multitudinario de las redes sociales, ese espejismo que nos hace creer que alguien del otro lado de la pantalla nos escucha, pero que, perversamente, lo único que hace es reforzar nuestra propia opinión. Las redes sociales son un poco como esa caverna a la que acudió Narciso en busca de Eco: hablamos sólo para que resuene mejor nuestra propia voz, nuestro propio punto de vista.

No es este, me parece, un video menor. En cierto sentido puede tomarse más bien como un síntoma.

¿Será que ahora, como tantos otros, los adolescentes también están más solos que nunca?

 

Twitter del autor: @juanpablocahz

Te podría interesar:

Maestro zen pide comprender personalidad de Donald Trump

Sociedad

Por: PijamaSurf - 03/24/2017

Phap Dung, antiguo arquitecto en Los Ángeles y actual monje budista en Plum Village –ambos en EEUU– retomó los aprendizajes de su maestro Thich Nhat Hanh para promoverlos en la actual situación, en donde cada vez hay una mayor cantidad de bullying entre policías y civiles

Cada día hay noticias sobre las nuevas e insólitas políticas establecidas por el actual presidente de EEUU, Donald Trump. Cada día surgen usuarios de las redes sociales que expresan el arrepentimiento o el pesar de enfrentar la gobernabilidad de este personaje. Cada día se publican videos o noticias de las consecuencias psicosociales en la población estadounidense como parte del reflejo de la actitud agresiva de su poder ejecutivo. Cada día se respiran aires de angustia y miedo. 

Frente a esta paranoia colectiva diversos maestros budistas han recomendado ir hacia adentro, en lugar de continuar con la rabia hacia Trump. Para ellos cultivar y demostrar rabia es muy fácil pero, tras varios análisis rigurosos de introspección, resulta difícil observar que existen varios aspectos de su personalidad en cada uno de nosotros. Por eso es importante promover la trascendencia, aprendiendo que reaccionando con enojo no sólo no se ayuda a calmar la situación sino que también se expande aquel sentimiento hacia otros grupos o naciones. 

Phap Dung, antiguo arquitecto en Los Ángeles y actual monje budista en Plum Village –ambos en EEUU– retomó los aprendizajes de su maestro Thich Nhat Hanh (quien en su momento, en 1967, respondió a la guerra de Estados Unidos en su tierra natal, Vietnam, con campañas y actividades pacifistas) para promoverlos en la actual situación, en donde cada vez hay una mayor cantidad de bullying entre policías y civiles. Se trata de poner en práctica la paz y acciones libres de violencia. En palabras de Dung: “La no violencia no es una serie de técnicas que se aprenden con el intelecto. La acción no violenta surge de la compasión, la lucidez y el entendimiento que proviene del interior”.

La realidad es que se requiere de la práctica regular para desarrollar herramientas psicoemocionales de compasión, dirigiendo la atención hacia adentro, con el fin de generar una transformación interna. En una entrevista con The Huffington Post, Dung explicó que:

Tenemos una percepción errónea sobre la individualidad, sobre cómo estamos separados de los otros… Es muy fácil considerarlo a él como una ‘cabra loca’. Pero si observamos más atentamente, lograremos darnos cuenta de que tenemos elementos de Trump en nosotros y será de mucha ayuda reflexionar al respecto.

Se requiere de valor para confrontar una realidad en la que poseemos características similares a este personaje pero ello es una oportunidad para la evolución personal, la cual se verá reflejada en la solidez de un planeta entero.