*

X

Este pueblo alemán está tapizado con millones de diamantes

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/29/2017

El impacto de un asteroide dejó al pueblo de Nördlingen embebido en millones de microdiamantes

Nördlingen parece, a primera vista, un típico pueblo alemán, algo no sin encanto. Sin embargo, hay algo aún más interesante en este poblado de Bavaria: entre la nieve del paisaje y entre la madera de sus hogares e iglesias se encuentran embebidos millones de microscópicos diamantes extraterrestres. Los diamantes son resultado del impacto de un asteroide hace unos 15 millones de años, el cual dejó como residuo el cráter del Ries de Nördlingen, una masiva depresión de unos 25km de diámetro en la campiña alemana.

Cuando el asteroide hizo contacto con la Tierra, la fuerza del impacto provocó que se produjeran diamantes debido a la inmensa presión ("la presión produce diamantes", dice la frase).  

Los primeros pobladores de Nördlingen se establecieron en el año 898. La iglesia de San Jorge está hecha de suevita (una masa de piedra de materiales derretidos que contiene cristales y diferentes minerales) de 5 mil quilates de diamantes; sin embargo, éstos son tan pequeños que deben observarse con un microscopio y prácticamente no tienen valor en el mercado. Originalmente, al construir los diferentes edificios de pueblo se creía que las rocas eran parte de un cráter volcánico y no fue sino hasta este siglo, en la década de los 60, que se descubrió que se debían a un asteroide. En total el cráter contiene 72 mil toneladas de esta joya, y si bien su valor es escaso, existe un glamour inmaterial, una vibración de la mente al saber que todo está rodeado de microdiamantes --diamantes que simbolizan la pureza indestructible del espíritu.

Maestro zen pide comprender personalidad de Donald Trump

Sociedad

Por: PijamaSurf - 03/29/2017

Phap Dung, antiguo arquitecto en Los Ángeles y actual monje budista en Plum Village –ambos en EEUU– retomó los aprendizajes de su maestro Thich Nhat Hanh para promoverlos en la actual situación, en donde cada vez hay una mayor cantidad de bullying entre policías y civiles

Cada día hay noticias sobre las nuevas e insólitas políticas establecidas por el actual presidente de EEUU, Donald Trump. Cada día surgen usuarios de las redes sociales que expresan el arrepentimiento o el pesar de enfrentar la gobernabilidad de este personaje. Cada día se publican videos o noticias de las consecuencias psicosociales en la población estadounidense como parte del reflejo de la actitud agresiva de su poder ejecutivo. Cada día se respiran aires de angustia y miedo. 

Frente a esta paranoia colectiva diversos maestros budistas han recomendado ir hacia adentro, en lugar de continuar con la rabia hacia Trump. Para ellos cultivar y demostrar rabia es muy fácil pero, tras varios análisis rigurosos de introspección, resulta difícil observar que existen varios aspectos de su personalidad en cada uno de nosotros. Por eso es importante promover la trascendencia, aprendiendo que reaccionando con enojo no sólo no se ayuda a calmar la situación sino que también se expande aquel sentimiento hacia otros grupos o naciones. 

Phap Dung, antiguo arquitecto en Los Ángeles y actual monje budista en Plum Village –ambos en EEUU– retomó los aprendizajes de su maestro Thich Nhat Hanh (quien en su momento, en 1967, respondió a la guerra de Estados Unidos en su tierra natal, Vietnam, con campañas y actividades pacifistas) para promoverlos en la actual situación, en donde cada vez hay una mayor cantidad de bullying entre policías y civiles. Se trata de poner en práctica la paz y acciones libres de violencia. En palabras de Dung: “La no violencia no es una serie de técnicas que se aprenden con el intelecto. La acción no violenta surge de la compasión, la lucidez y el entendimiento que proviene del interior”.

La realidad es que se requiere de la práctica regular para desarrollar herramientas psicoemocionales de compasión, dirigiendo la atención hacia adentro, con el fin de generar una transformación interna. En una entrevista con The Huffington Post, Dung explicó que:

Tenemos una percepción errónea sobre la individualidad, sobre cómo estamos separados de los otros… Es muy fácil considerarlo a él como una ‘cabra loca’. Pero si observamos más atentamente, lograremos darnos cuenta de que tenemos elementos de Trump en nosotros y será de mucha ayuda reflexionar al respecto.

Se requiere de valor para confrontar una realidad en la que poseemos características similares a este personaje pero ello es una oportunidad para la evolución personal, la cual se verá reflejada en la solidez de un planeta entero.