*

X

Este pueblo alemán está tapizado con millones de diamantes

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/29/2017

El impacto de un asteroide dejó al pueblo de Nördlingen embebido en millones de microdiamantes

Nördlingen parece, a primera vista, un típico pueblo alemán, algo no sin encanto. Sin embargo, hay algo aún más interesante en este poblado de Bavaria: entre la nieve del paisaje y entre la madera de sus hogares e iglesias se encuentran embebidos millones de microscópicos diamantes extraterrestres. Los diamantes son resultado del impacto de un asteroide hace unos 15 millones de años, el cual dejó como residuo el cráter del Ries de Nördlingen, una masiva depresión de unos 25km de diámetro en la campiña alemana.

Cuando el asteroide hizo contacto con la Tierra, la fuerza del impacto provocó que se produjeran diamantes debido a la inmensa presión ("la presión produce diamantes", dice la frase).  

Los primeros pobladores de Nördlingen se establecieron en el año 898. La iglesia de San Jorge está hecha de suevita (una masa de piedra de materiales derretidos que contiene cristales y diferentes minerales) de 5 mil quilates de diamantes; sin embargo, éstos son tan pequeños que deben observarse con un microscopio y prácticamente no tienen valor en el mercado. Originalmente, al construir los diferentes edificios de pueblo se creía que las rocas eran parte de un cráter volcánico y no fue sino hasta este siglo, en la década de los 60, que se descubrió que se debían a un asteroide. En total el cráter contiene 72 mil toneladas de esta joya, y si bien su valor es escaso, existe un glamour inmaterial, una vibración de la mente al saber que todo está rodeado de microdiamantes --diamantes que simbolizan la pureza indestructible del espíritu.

La igualdad de oportunidades no existe (por ahora), y este cómic lo ilustra a la perfección

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/29/2017

Si crees que todos pueden lograr todo lo que se propongan si se esfuerzan lo suficiente, te sugerimos revisar este cómic

En nuestras sociedades se nos ha enseñado que todos podemos hacer todo lo que nos propongamos si nos esforzamos lo suficiente. Esta afirmación podría sonar cierta –y, sin duda, muchos la aceptamos diariamente sin mayor cuestionamiento. Su problema, sin embargo, radica en esa ambición de totalidad, como si el sistema en el que vivimos se distinguiera por la igualdad de oportunidades que genera y no justamente por lo contrario, por tener en la desigualdad uno de sus principales motores de existencia.

Para ilustrar esta circunstancia, compartimos ahora un cómic publicado originalmente en el sitio The Pencilsword y cuya autoría pertenece a Toby Morris. Grosso modo, la tira cuenta la historia de dos personas, un hombre y una mujer, que nacen en contextos sociales muy distintos que, conforme transcurre su vida, influyen notablemente el curso de ésta.

Si bien ambos siguen caminos muy parecidos –los dos van a la escuela, cumplen con sus tareas, consiguen un trabajo, mirando con detalle se descubre que, después de todo, el esfuerzo no es lo único que se necesita para “triunfar” en la vida, pues otros factores determinan también el éxito de una persona.