*

X

Estas son las canciones que Daft Punk tomó para samplear y remixear (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 03/20/2017

¿Plagio o creatividad? Este video reúne las canciones originales que el dúo francés Daft Punk tomó para algunos de sus remixes más conocidos

Desde cierta perspectiva, podría decirse que la historia de la creatividad es la historia del plagio. Aquello que consideramos una obra genial, un pensamiento inesperado, un pieza de talento indiscutible, con cierta frecuencia es la reinterpretación de ideas anteriores, de obras desconocidas, de piezas que alguien más elaboró pero sin alcanzar las mieles de la fama y el reconocimiento público.

En nuestra época esa apropiación ha alcanzado el estatus de técnica artística, y cada cierto tiempo surge el escándalo en torno a una obra que se debate entre el uso de la misma o el franco plagio del trabajo de otros.

Uno de los ejemplos más conocidos a este respecto es la música de Daft Punk, el dúo de DJs de origen francés que ha cautivado con sus mezclas a millones de personas en todo el mundo.

No es sencillo decir que con “su música”, pues a la luz del video que ahora compartimos, el adjetivo posesivo parece ser un tanto impreciso. ¿Tomar y combinar samples, muestras, de canciones ya existentes hace a alguien compositor o músico en toda forma?

La pregunta puede ser polémica, y sin duda para responder podríamos partir del hecho de que la elaboración artística y creativa también cambia a lo largo del tiempo, se realiza bajo distintas reglas y en contextos diferentes, también con propósitos que no son siempre los mismos. ¿Por qué juzgar a Daft Punk con categorías del pasado? ¿Por qué no considerar que el sampleo y el remix son también otras formas de ejercer la creatividad? 

Te podría interesar:

En el 2020 se estrenará una adaptación de Akira Kurosawa para ‘La máscara de la muerte roja’ de Poe

Arte

Por: - 03/20/2017

Un par de estudios en China han comenzado el proyecto de filmar el guión que Kurosawa trabajó a partir de una de las narraciones más emblemáticas de Edgar Allan Poe

A Akira Kurosawa se le reconoce sobre todo como un gran director de cine, uno de los más talentosos del siglo XX, pero de él es posible decir también que aspiró a convertirse en un artista total o, dicho de otro modo, a hacer de sus películas obras de arte totales. Su labor como cineasta no puede ser entendida sin el amplio conocimiento que Kurosawa tuvo de otras disciplinas, marcadamente la literatura y la pintura, aunque no solamente. De su relación con la primera resultaron, explícitamente, dos películas: Hakuchi (1951) y Kumonosu-jō (Trono de sangre, 1957), basadas, respectivamente, en El idiota de Dostoievski y Macbeth de William Shakespeare.

Esas dos cintas, sin embargo, no fueron el único fruto del interés que Kurosawa tuvo por la literatura, y aunque parezca extraordinario, incluso ahora que han pasado casi 20 años de la muerte del genio, se producirá un filme en el que el japonés se propuso adaptar uno de los cuentos más emblemáticos de Edgar Allan Poe, “La máscara de la muerte roja”.

Según se anunció hace unos días, los estudios Huayi Brothers y CKF Pictures, ambos con sede en China, se encargarán de llevar a la pantalla un guión en el que Kurosawa trabajó desde 1975 y que estuvo a punto de filmarse en 1998, año en que el director sufrió un ataque que posteriormente lo condujo a la muerte. Curiosamente, este guión nunca tuvo buena fortuna para encontrar realización, por lo que Kurosawa también intentó filmarlo en Rusia, pero sin éxito.

De llevarse a cabo, la película podría ser un tanto sintomática de nuestra época, pues cabe recordar que en el cuento de Poe, la “muerte roja” es una plaga misteriosa que extermina a casi toda la población excepto por un millar de nobles que, refugiados en un castillo, comen, beben y disfrutan, sintiéndose a salvo de la peste. Una fábula terrible cuya moraleja podría ser ominosa para los tiempos en que vivimos –acaso el mejor momento para presentar la lectura que hizo Kurosawa de la narración.

 

También en Pijama Surf: El exquisito arte de los storyboards que Akira Kurosawa pintó para sus películas