*

X

Descubren un hoyo de conejo que conduce a cueva templaria de 700 años

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/08/2017

En estas cuevas y pasadizos se congregaron los Caballeros Templarios, druidas y paganos en el paso del tiempo

En un paisaje que incita tanto al misterio como el británico no sería extraño imaginar cuevas medievales, sectas, caballeros, al interior de los magníficos verdes de sus colinas. Lo curioso es que lo anterior, parecido a un cliché de la imaginación, resultó una realidad, según documenta el sitio Bored Panda, y precisamente en Gran Bretaña, en Shropshire.

Un agujero cuya apariencia luce exactamente como el “rabbit hole” proyectado por Lewis Carroll, con menos de 1m de diámetro y asomado en una especie de minicolina rodeada de maleza, musgo y árboles, conduce a pasadizos que se desdoblan en cuevas de roca y que hace unos 700 años pertenecieron a los Caballeros Templarios (la orden militar católica que aumentó su poder e influencia gracias a las famosas Cruzadas, en las que eran recuperadas reliquias y vestigios cristianos de Tierra Santa).

Según los rastros, estas cuevas fueron también empleadas por los druidas (miembros de la clase sacerdotal de Gran Bretaña), paganos y algunas otras sectas.

Los pasadizos llevan a un altar donde se reunían los Caballeros Templarios en una suerte de viaje al inframundo cercano. Hastiados de la concurrencia a la zona, los pobladores de Shropshire decidieron cerrar esta cueva definitivamente. Por fortuna, su existencia fue documentada por el fotógrafo Michael Scott antes de que eso sucediera.

 

Te podría interesar:
Este 27 de febrero inicia el nuevo año en el calendario lunisolar tibetano. Será el año de la mujer, el pájaro y el fuego

Este lunes 27 de febrero se celebra el Año Nuevo tibetano, el año 2044 de su calendario y el cual estará regido por el signo del pájaro, el elemento fuego y el género o energía femeninos. La astrología tibetana coincide en este sentido con la astrología china: este año para los chinos está regido por el gallo de fuego yin. 

El maestro budista Tony Karam explica el significado de este festival:

El festival del Losar es considerado el más significativo de todos los festivales tibetanos, siendo celebrado también en otros países como la India, Bután y Nepal. Es caracterizado por su música, danzas y un espíritu festivo en general. Uno puede ser testigo de diferentes tradiciones y rituales para marcar la ocasión religiosa. Se celebra durante 15 días, de los cuales los primeros tres son los más significativos. Los budistas lo hacen como una victoria del bien sobre el mal, simbolizando una purificación y renovación de todo; Losar es un tiempo para hacer votos y crear nuevas aspiraciones de cambio.

Tradicionalmente, en esta festividad el Dalái Lama consulta al oráculo de Nechung, reforzando la dirección en el dharma. 

Esta festividad incluye a las cuatro grandes escuelas tibetanas y a la religión indígena del Tibet, el bön, que ha incorporado también ciertos rasgos budistas o cuyas profundas similitudes se pierden en la noche del tiempo. Tenzin Wangyal narra así una de las celebraciones:

Durante el Losar, la celebración tibetana del Año Nuevo, no tomamos champán para celebrar. En cambio, vamos a una fuente de agua local a realizar un ritual de gratitud. Hacemos ofrendas a los nagas, los espíritus del agua que activaron el elemento agua en el área. Hacemos ofrendas de humo a los espíritus locales asociados con el mundo natural alrededor de nosotros. Creencias y conductas como las nuestras evolucionaron hace mucho tiempo y son vistas como primitivas en Occidente. Pero no son sólo proyecciones de los miedos humanos hacia el mundo natural, como algunos antropólogos señalan. Nuestra forma de relacionarnos con los elementos se origina de la experiencia directa de su naturaleza sagrada interna y externa que han tenido grandes maestros y personas comunes. Llamamos a estos elementos tierra, agua, fuego, aire y espacio.