*

X

Recorridos virtuales por las grandes ciudades de la Antigüedad (VIDEO)

Sociedad

Por: PIJama Surf - 02/27/2017

Cuando las tecnologías de vanguardia se asocian al conocimiento de la historia ocurren cosas increíbles

La realidad virtual (VR) es una tecnología que si bien cada vez tenemos más cerca, aún falta por realmente explotar. Sin embargo, una nueva era de realidad virtual está ya muy próxima, y su influencia en nuestra experiencia vital será mayor de lo que la mayoría imaginamos. La simple posibilidad de sumergirnos literalmente en situaciones, épocas o lugares que de otra manera nos son inaccesibles y que, con un poco de perfeccionamiento, estos entornos o vivencias logren tal nitidez que engañen a nuestros sentidos y nuestra mente, tiene un potencial descomunal. 

En el campo de la educación, la realidad virtual tiene mucho que aportar. Tomemos por ejemplo la historia, una rama que por definición trata hechos distantes, o por lo menos ajenos, a nuestra temporalidad. Con un poco de VR la gente podrá no sólo estudiar la historia sino vivirla, "presenciar" sucesos históricos y viajar en el tiempo.

A propósito de esto, diversas compañías alrededor del mundo (entre ellas Hiverlab y Lithodomos) están abocadas a diseñar tours de realidad virtual a, por ejemplo, la antigua Roma, una iglesia medieval en Chipre o para visitar el Domus Aurea construido por Nerón en el siglo I. Y mientras termina de consolidare esta tendencia y se nos abre la puerta a viajar visualmente a otras épocas de la historia, ya podemos disfrutar de la visita que Lithodomos VR creó de la antigua Jerusalén:

 

Estos 4 excesos en la educación están trastornando a los niños

Sociedad

Por: Pijamasurf - 02/27/2017

¿Te preguntas por qué tantos niños tienen problemas de atención y demás?... Aquí la respuesta

Mientras que los métodos y medios de transporte, de comunicación, de procuración de salud y demás han evolucionado radicalmente en los últimos 100 años, no ha pasado lo mismo en materia educativa. En realidad nuestra educación sigue reflejando una mentalidad de la sociedad industrial basada en un modelo capitalista de crecimiento infinito sin considerar aspectos más sutiles e importantes como la felicidad, la sustentabilidad y la vida interior. No es casualidad que en nuestra sociedad eminentemente tecnócrata cada vez tienen menos importancia las humanidades (y, sin embargo, el ser humano no es una máquina; es, pues, un humano).

Resulta relevante tomar en cuenta el análisis que ha hecho el educador estadounidense Kim Payne. Payne ha definido cuatro pilares que están llevando a los niños a un sendero desastroso a partir de una serie de estudios. En una investigación con niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad el solo hecho de simplificar sus tareas, los estímulos a los que están expuestos y los elementos que participan en su entorno (por ejemplo, se estima que los niños occidentales tienen en promedio de cerca de 150 juguetes), produjo un cambio. Después de 4 meses de esto el 68% de los niños había dejado de ser clínicamente disfuncional y el 38% logró un incremento del 37% en su desempeño cognitivo, algo superior a los resultado del Ritalin, el medicamento que es prescrito ampliamente en estos casos. 

Payne considera que lo que estamos haciendo mal puede resumirse en los siguientes cuatro excesos:

1. Demasiadas cosas
2. Demasiadas opciones
3. Demasiada información
4. Demasiada velocidad
 

Nuestros niños están sometidos a demasiados objetos de consumo --desde dulces hasta gadgets, tienen demasiadas opciones, se ven anonadados por demasiada información y poco sentido o filtro, y todo está pasando demasiado rápido. Por ello es necesario una vida más lenta, reflexiva y menos estimulada; tan sólo esto puede traer importantes beneficios para tratar niños supuestamente enfermos de trastornos de atención (en realidad, es la sociedad la que está enferma).

 

Con información de Rincón de la Psciología