*

X

Este video muestra la influencia en el cine de grandes maestros de la pintura

Arte

Por: pijamasurf - 02/16/2017

La herencia de la pintura en el cine va más allá de lo que imaginamos

Si algo nos enseña el cine es a mirar. Por su propia naturaleza y por los recursos que se desprenden de ésta, el cine nos obliga a mirar de cierta manera, a poner cierta intención en nuestra mirada, a observar ciertos elementos de formas muy determinadas. Esa, en parte, es la gracia del cine y el elemento que distingue a los grandes directores: la imprevisible mirada que ponen sobre un fragmento del mundo, descubriendo ahí lo que nadie nunca antes había visto.

En esto, sin embargo, el cine no es pionero, sino más bien el heredero de una tradición más antigua: la pintura. Antes que el cine, los pintores enseñaron a la humanidad a mirar el mundo: el color de las cosas, las posibilidades de la perspectiva, los juegos de la luz, etc. Cuando el cine surgió, ya los maestros de la pintura habían formado nuestra mirada.

Quizá por ello no es casual que, de tanto en tanto, ciertas obras pictóricas se cuelen a la gran pantalla, tal y como demuestra esta compilación realizada por Vugar Efendi, cineasta él mismo y, antes que eso, conocedor amplio tanto de cine como de pintura.

Cabe mencionar que este video es una segunda parte de otro realizado por Efendi hace algunos meses, el cual compartimos también a continuación.

La cultura, después de todo, es una especie de mar común en el que todos navegamos, en donde las obras emergen con conexiones secretas entre ellas, profundas y no evidentes.

Por qué ganar 60 millones de dólares no te hará más feliz que ganar 60 mil dólares

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/16/2017

Dan Gilbert, psicólogo de Harvard, explica por qué ganar 60 millones de dólares al año no incrementa la felicidad más que ganar 60 mil dólares anualmente

Dan Gilbert, psicólogo de Harvard, es uno de los principales expertos estudiando la felicidad de manera científica. Gilbert mantiene que el dinero hace más felices a las personas, pero sólo hasta cierto punto. Para los individuos pobres, tener más dinero se traduce en mayor felicidad, pero a partir de cierta cantidad (que en Estados Unidos es alrededor de 60 mil dólares al año) más dinero ya no significa mayor felicidad. Esto es importante porque muchas personas pasan su vida intentando volverse millonarias --cuando ya han logrado tener ingresos suficientes-- creyendo que esto los hará finalmente felices.

“No existe apenas diferencia entre ganar 60 mil euros y ganar 60 mil millones”, dice Gilbert. Esto se debe en parte a que las cuatro actividades que más felicidad producen en la vida cotidiana son tener sexo, hacer ejercicio, escuchar música y charlar. Asimismo, diversos estudios muestran que tener experiencias produce más felicidad que comprar cosas materiales. Así que si bien el dinero es importante, indudablemente está sobrevalorado en nuestra sociedad.

En general dice Gilbert, sobrevaloramos la influencia que tienen ciertos eventos como hacerse rico o enfermarse. "¿Ganar la lotería nos hará felices para siempre y quedarnos ciegos nos hará infelices? Ninguna de las dos cosas es cierta”, señala. "Los seres humanos infravaloran su propia resiliencia: no se dan cuenta de lo fácil que será cambiar su visión del mundo si ocurre algo malo. Constantemente sobredimensionan lo infelices que serán ante la adversidad”.

Quizás incluso más allá de practicar ciertas actividades que producen felicidad en la vida cotidiana, lo que determina la felicidad de un ser humano es lo que Gilbert llama un sistema inmune psicológico, que es la capacidad de enfrentar la adversidad con resiliencia y mantener una actitud positiva general. Este sistema inmune psicológico es en parte algo genético o innato, pero al igual que el sistema inmune físico, puede cultivarse y fortalecerse.