*

No toda la cerveza proviene de la cebada, asómbrate con el ingrediente inesperado de ésta

Buena Vida

Por: Pijamasurf - 01/02/2017

En la historia de la cerveza hubo un momento decisivo: el de la irrupción decisiva de este cereal.

Al pensar en cerveza, muchos de nosotros tenemos una idea fija: que su principal ingrediente de fermentación es la cebada. Esto no es casual, pues existen registros de civilizaciones de la antigüedad (como la sumeria o la china) en los que se utilizó dicho ingrediente para crear algunas de las primeras formas de cerveza.

Con todo, en la evolución misma de la bebida se encontró que no sólo se podía hacer cerveza a partir de la cebada. En particular, fue en la Edad Media, en la región germánica, donde un grupo de cerveceros comenzó a experimentar con la fermentación del trigo para producir cerveza, en buena medida por la mayor presencia de este grano, en comparación con la cebada. El resultado fue una cerveza de sabor distintivo que además destacó también por su color más bien claro, en un momento en que las cervezas “oscuras” eran prácticamente las únicas conocidas.

Las cervezas de trigo nacieron así, como una prueba, o quizá sea mejor decir que a partir del deseo de aprovechar lo mejor posible las circunstancias del presente. Por las características del grano, estas cervezas son de alta fermentación, lo cual a su vez las hace más ligeras y refrescantes. En su tiempo, este último rasgo fue una feliz coincidencia, pues dado el calendario de cultivo y cosecha, las cervezas de trigo estaban disponibles únicamente en verano, lo cual las volvía una compañía excelente para los días estivales, calurosos y ardientes.

Ahora, claro, se tienen prácticamente en todo el año, pero en cierta forma conserva en su esencia esa alusión a algo especial, poco común, como si beberse una cerveza de trigo estuviera reservado para una ocasión extraordinaria o hiciera de esa misma ocasión algo fuera de lo habitual.

Recientemente en México, Grupo Modelo lanzó al mercado una edición especial de su Cerveza Modelo, hecha a base de trigo. Si deseas experimentar esta notable tradición de manufactura cervecera, te invitamos a encontrarla en los centros de comercialización conocidos.

La luz del Sol, uno de los mejores tónicos para incrementar la potencia sexual masculina

Buena Vida

Por: Pijamasurf - 01/02/2017

La potencia está en el Sol

El Sol simboliza el poder dador de vida en gran parte de las culturas del mundo, así como también la masculinidad, la figura creadora paterna. Esto parece resonar con una serie de estudios que muestran que tomar baños de sol puede mejorar la potencia masculina.

Desde hace algunos años diversos investigadores han notado una correlación entre la arteriosclerosis y la disfunción eréctil. Asimismo, se sabe que las personas con arteriosclerosis suelen tener una deficiencia en la vitamina D.

Siguiendo esta relación, investigadores italianos condujeron un estudio con 143 hombres con disfunción eréctil en el que también se evaluó arteriosclerosis penil y sus niveles de vitamina D3. Los resultados mostraron que bajos niveles de D3 están ligados a una disfunción eréctil. Se concluyó que establecer niveles óptimos de D3 puede llevar a una mejor función endotelial. 

Ahora bien, la mejor forma de incrementar los niveles de D3 es a través de exposición al Sol, si bien se pueden tomar también suplementos. La ventaja, además de la mejor absorción y menor costo económico --a menos de que uno viaje a la playa expresamente a hacer esto-- es que al tomar baños de sol, si se está haciendo con fines afrodisíacos, además se estimulan los diferentes sentidos y se genera una experiencia positiva de contacto con la naturaleza y con el propio cuerpo. Si esto se hace complementariamente junto con una pareja, los resultados pueden ser muy positivos. 

Asimismo se recomienda, para mejorar la función celular endotelial, tomar ácidos grasos omega 3, chocolate oscuro, té verde, magnesio y en general una dieta mediterránea. Tomar un poco de sol también produce oxido nítrico y melatonina.