*

X

Lunes azul: el lunes 16 de enero será el día más triste del año

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/16/2017

La correlación de diversos parámetros sugiere que este próximo lunes 16 de enero podría ser el día más triste del 2017

Lo que comenzó como una campaña publicitaria ahora se ha convertido en una especie de movimiento internacional. Se trata del Blue Monday (lunes azul), el cual supuestamente, de acuerdo con una fórmula, será el día más triste a nivel colectivo durante este 2017. El cálculo toma en cuenta diversos factores culturales, sociales, económicos, meteorológicos y psicológicos que apuntan a una fecha concreta en la cual el ánimo colectivo tendrá mayores razones para decaer, entre ellas:

El lunes comienza la semana laboral, y si tomamos en cuenta que según el diseño socioeconómico que tristemente hemos adoptado la mayoría de las personas no disfruta su trabajo, entonces es comprensible por qué los lunes son días "funestos". 

Al ser 16 de mes, quiere decir que aún faltan 14-15 días para cobrar el siguiente pago, un trayecto que parecerá eterno para muchas personas. 

El clima suele no ser muy amigable en esta época del año en muchos países alrededor del mundo. 

Los propósitos de Año Nuevo que esperanzadoramente se definieron comienzan a languidecer. 

Las cuentas, producto de la euforia consumista que caracteriza a las festividades navideñas, comienzan a tocar la puerta de nuestras casas.

frac{[Ta+ D-d] T^Q}{M N_a}

tiempo atmosférico= Ta

deuda= d

tiempo que ha transcurrido desde Navidad= T

tiempo desde que hemos abandonado los buenos propósitos para el nuevo año= Q

niveles de motivación bajos= M

necesidad de hacer algo= Na

*Se desconoce la definición de 'D'

Pero más allá de detectar el día más triste del año, tal vez el mejor enfoque que se le puede dar a esta "campaña" es el de aprovechar el pretexto como un ejercicio de proyectar una dosis de alegría en la otredad. Y si bien esto es algo que debiésemos incluir dentro de nuestras labores cotidianas, este próximo lunes 16 de enero de 2017 deberíamos enfatizar en la importancia de compartir un momento de sonrisas sincronizadas con las personas que nos rodean. Así que elige a alguien y tu tributo al lunes azul: hazlo feliz.

Los gobiernos nacionales, el tercer gran grupo de criminales en línea (VIDEO)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/16/2017

Mikko Hyppönen define los tres grandes tipos de criminales que delinquen en Internet, siendo los gobiernos nacionales el tercero más importante, actuando en ocasiones contra sus propios ciudadanos.

Mikko Hyppönen es uno de los expertos en seguridad online más reconocidos del planeta, célebre, entre otros muchos méritos, porque hace unos años logró encontrar a los creadores del primer virus en la historia de la informática, el “Brain” de los hermanos paquistaníes Amjad y Basit Farooq Alvi.

Hace unas semanas Hyppönen ofreció una charla en que explicó someramente cuáles son los tres tipos de ataques cibernéticos más frecuentes, definiéndolos a partir del atacante y sus motivaciones.

El primero, previsiblemente, lo integran los criminales en línea, cuya razón de ser es más o menos la misma que en la vida fuera de las computadoras: el dinero. Estos criminales, muchos de ellos multimillonarios, obtienen sus ganancias ilícitas, fundamentalmente, robando dinero de cuentas bancarias o colectando información de tarjetas de crédito que un usuario utiliza en una computadora desprotegida. En estos, como decimos, no hay mucha sorpresa, y en este sentido incluso suena lógico, como Hyppönen augura, que “en el futuro la mayoría de los crímenes ocurrirá en línea”.

En segundo lugar tenemos a los hacktivistas, siendo el ejemplo antonomástico el colectivo Anonymous. En este caso la motivación de sus acciones es un tanto más difícil de precisar, pero si hablamos de disidencia sin duda incluimos a muchos de estos individuos y grupos. La disidencia es su motor, la voluntad de ir en contra de medidas que desde cierta perspectiva podrían considerarse injustas.

El tercer tipo, sin embargo, es un tanto inesperado (o quizá no tanto), pues Hyppönen habla abiertamente de los gobiernos nacionales como entidades que actúan en línea contra sus propios ciudadanos.

Es cierto que esto no es nuevo e incluso el finlandés recuerda los métodos con que el gobierno de la Alemania comunista, en los años ochenta, podía rastrear al autor de un escrito que le incomodara. Procedimientos que al menos en sutileza nada le piden a los que se usan actualmente.

Hyppönen cita el ejemplo del gobierno egipcio encabezado por el depuesto Mubarak, en cuyos archivos se encontró el contrato de una empresa alemana que cobró más de 200,000 euros por la tecnología necesaria para leer los correos electrónicos de cualquier persona.

Sin embargo, como dice Hyppönen, si ya es alarmante que gobiernos y compañías occidentales provean a regímenes totalitarios de las herramientas para espiar a sus propios ciudadanos, todavía es más sorprendente que esto mismo se realice en esos países supuestamente democráticos en los que dichas prácticas no tienen cabida. El mismo gobierno alemán utilizó un virus, el "Staatstrojaner", en personas sospechosas de haber cometido un delito para infectar sus computadoras, conociendo así su comportamiento en línea, sus contraseñas e incluso teniendo acceso a sus conversaciones por medio de Internet.

Y aunque quizá más de uno justifique estas acciones por el fin perseguido o por el supuesto de que "no tienen nada que esconder", Hyppönen es claro al respecto: “el derecho a la privacidad no está a debate; no es una cuestión de privacidad versus seguridad: es una cuestión de libertad versus control”:

[La pregunta es] si podemos confiar en nuestros gobiernos aquí y ahora [...], si cualquier derecho que concedemos lo concedemos para bien y si podemos confiar, ciegamente, en cualquier futuro gobierno, un gobierno que quizá tengamos de aquí a cincuenta años. Y estas son las preguntas que tendremos que hacernos por los próximos cincuenta años.

 

[TED]