*

X

Este es el origen del uso de imágenes sexys de mujeres para vender cosas (FOTOS)

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/16/2017

Así empezó el matrimonio entre la publicidad y el sexo (y la objetificación femenina)

La publicidad y el sexo parecen estar ligados indisociablemente, pero esto no siempre fue así. Diferentes historiadores coinciden en que fue el ilustrador litográfico Jules Chéret el responsable de sexualizar la publicidad, creando una revolución en el París de 1860 con sus coloridos pósters en los que aparecían mujeres apenas vestidas, lo que en esa época era algo muy provocador.

Tim Wu, autor del libro The Attention Merchants, considera que Chéret detonó uno de los momentos claves no sólo de la publicidad sino de lo que llama la industria de la atención (de captar la atención del público de cualquier forma, para capitalizarla). Según Wu, Chéret "entendió que había pocas mejores formas de obtener la atención masculina que desplegando imágenes de mujeres con poca ropa". Sus pósters "mostrando hermosas mujeres con prendas provocativas refocilándose sobre campos de color vibrante" fueron la histórica innovación que hoy en día sigue siendo el recurso predilecto de los publicistas, especialmente cuando falla la imaginación.

Nicholas D. Lowry, de las Swann Galleries de Nueva York, explica que "Chéret trajo el sexo a la publicidad. Pobló sus pósters con estas hermosas y sexys mujeres --la mayoría de ellas rubias y pelirrojas-- para vender jabón, aceites para lámparas, jarabes para la tos y muchas cosas más. Eran sexys, ligeras, sin preocupaciones". Chicas boyantes que hacían sentir bien y, quizá sin saberlo en ese entonces, ya ligaban el deseo sexual con el deseo de adquirir un producto, un mecanismo inconsciente que luego explotaría Ed Bernays, el sobrino de Sigmund Freud.  

"Alguien alguna vez describió a las chicas de Chéret siendo como champagne que sale de una botella". Esta sexy efervescencia en ese entonces fue enormemente influyente. Chéret es además considerado uno de los padres de los afiches o del arte de los pósters, y fue pensado en su momento como uno de los padres de la liberación femenina --lo cual hoy resulta paradójico. La felicidad voluptuosa de las mujeres de sus pósters, en su momento parecía algo propio de la libertad femenina de sacudirse las ataduras del moralino patriarcado en una efervescencia incontenible. Hoy esto, habiendo sido explotado y llevado a un nivel mucho más grotesco, es considerado uno de los principales obstáculos para la libertad de las mujeres, en tanto que el cuerpo femenino es constantemente objetificado. 

A continuación una pequeña muestra de los pósters de Chéret:

 

 

 

 

También en Pijamasurf: El deseo sexual objetifica a las personas: Kant, tantra y feminismo

Te podría interesar:
El consumo de porno gay entre la población heterosexual es mucho más común de lo que se cree

En las últimas 3 décadas se ha registrado una revolución en torno a los derechos y la percepción cultural en torno a la población gay, y si bien aún queda bastante camino por andar en esta materia hasta que ese sector sea percibido con completa igualdad, el actual imaginario parece estar cada vez más preparado para consumar dicho proceso. 

Un estudio reciente aporta un argumento más a la causa. Y es que tras monitorear los hábitos pornográficos de casi mil hombres, incluidos homosexuales, heterosexuales y bisexuales, se encontró que mientras el 55% de los hombres que se identificaron como gays miraban porno "hetero", 21% de los heterosexuales ve porno gay. 

Los datos arrojados por esta investigación publicada en Archives of Sexual Behaviour son interesantes. Primero, porque sugieren que aún hay muchos hombres que esconden su homosexualidad socialmente o incluso frente a ellos mismos. Segundo, y más relevante, nos revelan que el espectro de sexualidad es hoy más amplio que nunca, y que la tradicional segmentación (homosexual, heterosexual y bisexual) podría pronto resultar insuficiente para agrupar las preferencias.

 

Consulta aquí el estudio completo