*

X

Escucha esta playlist con música de todos los países prohibidos por Trump (cortesía de Four Tet)

Arte

Por: Javier Barros del Villar - 01/30/2017

La exquisitez de esta playlist contrasta abruptamente con la ignorancia del presidente de Estados Unidos

Al pensar en Donald Trump, y en los principales ingredientes que componen su discurso, obviamente saltan a la vista algunos como la agresividad, la nula templanza, la explotación de lugares comunes y la descalificación. Pero quizá por encima de todos los anteriores, algo que caracteriza a este hábil y pendenciero empresario convertido en presidente es su abismal ignorancia.

Es notable el esfuerzo que emplea Trump en desconocer los aportes de diversos grupos, por ejemplo árabes o mexicanos, a la cultura, economía y, en general, a la identidad estadounidense. Y en su discurso no sólo los ignora (en sentido genuino) sino que busca culparlos, y criminalizarlos, de las diversas deficiencias del sistema por el cual su país se ha regido en las últimas décadas –lo cual es un artificio bastante recurrido a lo largo de la historia en situaciones similares.

Precisamente por esto, por su ignorancia, es que la medida adoptada por Kieran Hebden (mejor conocido por su proyecto Four Tet) resulta tan atinada. Desde hace unos meses el británico inauguró una playlist pública, que ahora está nutriendo con música proveniente de todos aquellos países cuyos ciudadanos no pueden entrar a Estados Unidos por órdenes de Trump. Entre líneas esta iniciativa resalta la riqueza cultural y el sensible bagaje que yace atrás de cada una de estas culturas –pequeños paraísos a los que el mandatario no puede acceder pues su ignorancia no se lo permite.  

La tradición musical de los países árabes, quizá encabezada por iraníes e iraquíes, se cuenta sin duda entre las manifestaciones más refinadas del imaginario sonoro. El apartado de la playlist, que ya suma 10 tracks, comenzó a confeccionarse, de acuerdo con el sitio Thump, cuando Hebden se dio cuenta de que, por ejemplo, ya no podría grabar un álbum con su amigo el músico sirio Omar Souleyman (como lo hizo hace unos años en Brooklyn). La simple apertura de la selección, con un track de Taqsim Maqam Ajam –uno de los más destacados exponentes contemporáneos de la escuela musical de Irak– basta para dimensionar las delicias de las que Estados Unidos se automargina con sus nuevos vetos.  

Así que no queda mucho más que procurar una inmersión en latitudes musicales de Irán, Sudán, Siria y Somalia, entre otras naciones prohibidas y comprobar cómo la playlist contrasta hermosamente con el oscurantismo que Trump promueve. En resumen se trata de una bala precisa, de seda, dirigida al corazón del rancio odio que hoy se enarbola desde la Casa Blanca.  

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Te podría interesar:

Beardsley: la línea negra del art nouveau (FOTOS)

Arte

Por: PijamaSurf - 01/30/2017

Conoce una muestra de las grandiosas ilustraciones del genio perdido y algunos episodios de su trágica vida

 

Aubrey Beardsley nació en Brigthon, Sussex, Inglaterra, el 21 de agosto de 1872. Desde muy joven comenzó a interesarse por el dibujo, en especial por la ilustración. A los 6 años le diagnosticaron tuberculosis, enfermedad que nunca se separaría de él.

 

 

Fue uno de los grandes iniciadores del art nouveau, corriente plástica aplicada a la arquitectura (Antonio Gaudí), la pintura (Gustav Klimt), la ilustración (Alfons Mucha) y las artes decorativas. Una de sus principales características es el uso de motivos herbolarios y floridos representados con líneas curvas, además de motivos provenientes del arte oriental.

 

 

Beardsley ilustró grandes obras literarias antiguas y de su época como Salomé de Oscar Wilde, con quien se decía que sostuvo un romance. Pertenecieron a un círculo de jóvenes dandis, vestidos estrafalariamente, con hábitos malvistos y una visión crítica de la reprimida sociedad victoriana.

 

Influido por el trabajo de los prerrafaelitas, una asociación de artistas ingleses de mediados del siglo XIX que abogaban por un arte más sincero y directo, Beardsley comenzó a buscar una voz propia y terminó por abrir su propio capítulo en la historia del dibujo.

 

 

Sus aportaciones a través del uso indistinto de la línea gruesa tanto para fondos como para personajes fueron decisivas en el desarrollo de varias corrientes artísticas posteriores.

 

 

Fundó y trabajó como coeditor de la publicación trimestral The Yellow book. En 1895, luego del escándalo provocado por el juicio contra Oscar Wilde por el cargo de asquerosa indecencia (es decir, homosexualidad), su reputación se vino abajo y fue expulsado de su propia revista.

 

Su fascinación por lo grotesco, la muerte y la decadencia alimentó muchos juicios negativos contra su arte; esta búsqueda responde a un sardónico cuestionamiento contra los valores que defendían las buenas conciencias de la aristocracia y la burguesía: la sexualidad, los ideales de belleza, los roles de género y el consumismo.

 

 

Una técnica elaborada con pocos materiales, en blanco y negro, simple pero rica en matices y detalles que permitió al artista, mediante el vaciado sencillo a una placa de zinc, elaborar rápida y fácilmente reproducciones ilimitadas de sus ilustraciones sin perder la claridad del original.

 

 

El autodeclarado asexual, de quien se rumoraba una posible relación incestuosa con su hermana mayor, Mabel, murió en 1898, apenas a los 25 años, de tuberculosis. Dejó detrás un legado artístico incalculable que lo sitúa en la línea de vanguardia de los grandes representantes del art nouveau.