*

X
Biólogo captó una flamante luz esmeralda en las "islas del cielo" de la India, que resultó ser un meteorito

Como bien explica la revista Wired captar un meteorito en el cielo en una foto no es algo fácil, pese a que nuestra atmósfera constantemente está siendo bombardeada por pequeños objetos cósmicos.

La imagen aquí mostrada fue tomada por el biólogo indio Prasenjeet Yadav de manera semiaccidental. Yadav se encontraba estudiando las llamadas "islas del cielo" --los picos montañosos que se alzan por encima de las nubes en la región de los Ghats occidentales-- para National Geographic cuando logró esta imagen. Yadav dejó su cámara tomando un time-lapse de Mettupalayam en las montañas y se fue a dormir en su tienda. Al despertar revisó el material y encontró esta imagen de un flamante meteorito exponiendo verde. 

En un principio Yadav, quien se dedica a divulgar la ciencia, no sabía qué era lo que había fotografiado. Por suerte no envió esta imagen a un tabloide sino que la revisó con otros colegas y se confirmó que había sido un avistamiento de un meteorito. Pocas veces ha sido captada con tal magnificencia una imagen tan clara de este fenómeno. 

 

Científicos confirman el ansiado descubrimiento de una segunda Tierra

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/29/2017

Nunca en la historia de la exploración espacial se había descubierto un planeta tan potencialmente similar al nuestro como Próxima b

Desde que la exploración espacial comenzó hace unas décadas una de las principales premisas, además de la búsqueda de inteligencia extraterrestre, ha sido ubicar un planeta similar al nuestro. Obviamente ambas premisas van de la mano, ya que si localizamos un planeta con condiciones similares al nuestro las probabilidades de que aloje vida inteligente son mucho mayores. Además, esta "segunda Tierra" sería un destino viable para comenzar la migración a otros rincones del universo que tanto ha ansiado la ciencia –movimiento al que tristemente se le llama colonización del espacio.

Próxima b es el nombre del planeta que tiene "prometedoras características", las cuales en conjunto hacen de él el planeta más parecido --y por mucho-- al nuestro. Con un tamaño ligeramente mayor a la Tierra (1.3 veces su masa), registra una temperatura idónea para que exista agua en estado líquido; esto, aunado a otras características, hace de Próxima b el más probable escenario en el cual podamos encontrar vida similar a la que conocemos. 

Ubicado en el sistema Próxima Centauri, este planeta se encuentra a unos 4 años luz del nuestro, por lo que tendíamos que mejorar la velocidad de nuestras naves espaciales para sortear la distancia que nos separa. De hecho, es el exoplaneta más cercano a la Tierra, lo que hace plenamente viable que en los próximos años podamos llegar a él. Durante los últimos 6 meses se ha estado monitoreando permanentemente a Próxima b desde el European Southern Observatory (ESO) ubicado en La Silla, Chile. 

Así pues, que no te sorprenda que este planeta ocupe un rol protagónico en la agenda espacial. A fin de cuentas, en un par de generaciones podríamos estar vacacionando o incluso viviendo ahí. Y si bien esto es bastante emocionante, también sería bueno sentarnos a reflexionar un poco y cuestionarnos el hecho de que si no podemos cuidar el planeta con el que hemos estado familiarizados desde hace ya unos milenios, ¿que le podría ocurrir a este nuevo escenario ajeno cuando llegáramos a él?