*

X
Una curiosa historia sobre el improbable reencuentro entre una familia japonesa y una reliquia viva con un secreto sorprendente

Durante el 2001 una visita al arbolario nacional estadounidense desencadenaría una gran sorpresa. El visitante era un nieto de la familia japonesa Yamaki, quienes vivían a apenas 3km del epicentro de la explosión atómica que mató a más de 140 mil pobladores de Hiroshima. Aquella familia sobrevivió y salió relativamente ilesa de la explosión, pero no fueron los únicos. Un hermoso bonsái, plantado en 1625, es decir, con más de 300 años de vida, también sobrevivió a la bomba atómica.

 

El bonsái listo para su transportación.

 

Fue donado a este arbolario en 1976 por uno de los miembros de la familia, Masaru Yamaki, quizá como una muestra suprema de bondad, entendimiento y perdón; en todo caso, el origen del bonsái no fue revelado. El árbol formó parte de un regalo (53 bonsáis) de Japón a Estados Unidos por su bicentenario.

El personal del lugar desconocía por completo la asombrosa conexión que tenía este pequeño pino blanco con la explosión que dio fin a la segunda guerra mundial hasta que el nieto Yamaki se los recordó. 

 

Durante el trayecto de ida.

 

A su llegada a the United States National Arboreum.

 

 Junto a su donador, Masaru Yamaki.

 

Junto a descendientes de la familia Yamaki.

 

 

Isaac Newton calculó el fin del mundo (y ocurriría en unos años)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/05/2017

El celebre científico inglés calculó el fin del mundo tras analizar fragmentos de la Biblia

Todo lo que tiene un principio tendrá un fin. En el caso del mítico y popular "fin del mundo", probablemente se refiera a la terminación de la especie humana o quizá a la destrucción del planeta –en cuyo caso, la energía y materia liberadas pasarían a formar otros cuerpos en el universo. 

A través de la historia se han formulado innumerables hipótesis o profecías alrededor del fin del mundo. La más reciente fue la versión que fechaba el apocalipsis el pasado 26 de julio; aquí seguimos. Antes de eso estuvo la euforia del 21 de diciembre de 2012 (un supuesto cálculo maya), y aquí seguimos. Pero habrá un momento en que realmente esto se terminará, sólo que no sabemos cuándo ni cómo. 

Isaac Newton, el brillante matemático y científico del siglo XVII, apasionado de los cálculos y la investigación, además de ser un célebre alquimista y, por supuesto, enunciar la ley de la gravedad, creó su propio pronóstico para saber cuándo se registrará el fin del mundo.

A partir de un análisis que llevo a cabo sobre los textos bíblicos, en particular del Libro de Daniel, Newton dedujo que el mundo se terminaría mil 260 años después de la refundación del Imperio Romano encabezada por Carlomagno. Esto querría decir, de acuerdo con el también conocido como "padre de la mecánica", que será en el año 2060 cuando el mundo alcance finalmente su ocaso definitivo: 

Entonces el "tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo" son 42 meses o mil 260 días o 3 años y medio, contando 12 meses por año y 30 días por mes como era hecho en el calendario del año primitivo. Y los días de las bestias de vida corta puestos por los años de los reinos vividos, el período de mil 260 días, si se cuenta desde la conquista completa de los tres reyes en el año 800 después de cristo, terminará en el 2060 después de Cristo. Podría terminar después, pero no veo razón para que termine antes.

Este pronóstico se incluye en una serie de manuscritos propiedad de la Universidad Hebrea de Jerusalén que por primera vez se exhibirán al público desde que dicha institución los obtuvo hace 40 años. 

Newton-Letter