*

X
El consumo de porno gay entre la población heterosexual es mucho más común de lo que se cree

En las últimas 3 décadas se ha registrado una revolución en torno a los derechos y la percepción cultural en torno a la población gay, y si bien aún queda bastante camino por andar en esta materia hasta que ese sector sea percibido con completa igualdad, el actual imaginario parece estar cada vez más preparado para consumar dicho proceso. 

Un estudio reciente aporta un argumento más a la causa. Y es que tras monitorear los hábitos pornográficos de casi mil hombres, incluidos homosexuales, heterosexuales y bisexuales, se encontró que mientras el 55% de los hombres que se identificaron como gays miraban porno "hetero", 21% de los heterosexuales ve porno gay. 

Los datos arrojados por esta investigación publicada en Archives of Sexual Behaviour son interesantes. Primero, porque sugieren que aún hay muchos hombres que esconden su homosexualidad socialmente o incluso frente a ellos mismos. Segundo, y más relevante, nos revelan que el espectro de sexualidad es hoy más amplio que nunca, y que la tradicional segmentación (homosexual, heterosexual y bisexual) podría pronto resultar insuficiente para agrupar las preferencias.

 

Consulta aquí el estudio completo

Entre el shock y la nostalgia: este cartel reúne a todas las figuras que murieron en 2016

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/05/2017

Pocos años como este 2016 han concentrado la muerte de tantas figuras e iconos culturales; los vamos a extrañar

La impermanencia es lo único permanente, y el desapego es un ingrediente fundamental para vivir en paz. Sin embargo, cuando las personas especiales se marchan de este mundo se experimenta, al menos transitoriamente, un vacío en nuestras vidas. Obviamente esto aplica en principio para nuestros seres queridos y compañeros de vida, pero también existen figuras que por su peso en el imaginario, y en parte porque llegamos a entablar lazos emocionales con ellos, han tenido un papel importante en nuestra existencia y su pérdida genera un sentimiento extraño pero genuino, una suerte de nostalgia. 

En este 2016 se marcharon muchas de estas figuras, personajes que a distancia acompañaron a millones durante sus respectivos caminos y que hoy ya no están en este plano. Apenas comenzaba el año y ya ocurría, cual funesto presagio, una de las muertes que más calaron: David Bowie, el aristócrata galáctico que dejó su cuerpo físico el 10 de enero. A este suceso precederían muchos, muchos más, desde Fidel Castro y la arquitecta Zaha Hadid hasta el gran Muhammad Ali, Prince, el escritor Harper Lee, Johan Cruyff o la princesa Leia (Carrie Fischer). 

El eco mortuorio de 2016 fue condensado por el artista Chris Barker en un conmovedor cartel que, aludiendo a la legendaria portada del álbum Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, muestra 58 notables decesos registrados durante este año –contando a Estados Unidos y al chocolate Toblerone, entre figuras no humanas, y faltando incluir a George Michael, a Fischer y a su madre, la también actriz Debbie Reynolds, además de al ídolo mexicano Juan Gabriel.