*

X

VIDEO: Ingeniero y artista crea fantásticas esculturas que pueden moverse durante horas

Arte

Por: pijamasurf - 12/23/2016

Estas piezas nos muestran la delicada unión de la mecánica y la estética

David C. Roy, carpintero y artista, ha logrado crear esculturas capaces de movimiento, ya que realmente se trata de estructuras con complejos funcionamientos mecánicos, por lo cual algo tan sencillo como un poco de viento pueden hacerlas funcionar de 5 a 40 horas. Estas exquisitas esculturas son el resultado del interés de Roy en la mecánica del movimiento, debido a su formación como físico e ingeniero. Su padre, que trabajó con motores de jets, le compartió el interés por la carrera espacial, así que Roy estudió ingeniería con el sueño de volverse inventor, aunque finalmente se cambió a la Facultad de Física de la Universidad de Boston. 

 

Gracias a un amigo suyo que estudiaba diseño, Roy se interesó en crear  arte pues, en sus palabras: 

Lo vi como otro tipo de resolución creativa de problemas, no es tan diferente a la física avanzada, pero tiene una meta totalmente diferente. 

 

Además ha afirmado que aun hoy en día, desde su punto de vista, la ciencia y el arte tiene relaciones cercanas. Así fue como se encaminó en el aprendizaje de la carpintería y logró crear estas estructuras que inevitablemente nos recuerdan la hipnotizante exactitud de los mecanismos de un reloj. Esto se debe a que Roy se basó en mecanismos similares a los de estos artilugios medidores de tiempo, pero admite que tienen la suficiente exactitud como para dividir el tiempo. 

 

Sin embargo, las fascinantes esculturas de Roy son perfectamente aptas para atraer nuestra atención al equilibrio natural que nos rodea, e inspirarnos para balancear nuestra mente y emociones de igual manera, pues es fácil pasar horas y horas en la contemplación de estas estructuras y su movimiento. Puede ser que esto se deba a que, según el escultor a cargo de su creación: 

Parte de aprender a hacer arte es aprender a ver en imágenes. 

 

 

 

 

 

 

 

Estas fotografías de la dinastía Qing nos muestran un mundo perdido en los anales de la historia

Arte

Por: pijamasurf - 12/23/2016

Este testimonio visual de la última dinastía china nos invita a reflexionar sobre el poder del arte

La dinastía Qing, también conocida como dinastía manchú, fue la última dinastía imperial china y tuvo su capital en Pekín, ahora Beijing, hasta la abdicación de su último emperador en el año 1912. Un catálogo de imágenes de increíble valor histórico sobre esa época sobrevive hasta nuestros días gracias a Thomas Child, un ingeniero inglés que fue contratado por el Servicio Imperial de Aduana Marítima para trabajar en Pekín cuando tenía 29 años. Child no realizó el viaje solo, ya que llevó su cámara consigo, de tal manera que durante las siguientes 2 décadas tomó aproximadamente 200 fotografías que ahora nos muestran un mundo perdido en los anales de la historia. 

 

Algunas de estas imágenes muestran una boda y los preparativos, otras son de ejemplos de arquitectura, incluyendo imponentes pagodas y la legendaria Muralla China. También, en ellas podemos observar el rostro de algún monje budista y su discípulo frente a un altar a Manjushri, así como una panorámica del más importante canal de Pekín lleno de botes y una misteriosa visión de la Ciudad Prohibida. La reflexiva belleza de estas raras imágenes inevitablemente nos invita a pensar en las palabras de Ansel Adams: 

 

La fotografía es algo más que un medio para comunicar ideas. Es un arte creativo.