*

¿Por todos lados te felicitan y te desean lo mejor? Estas variantes te ayudarán a responder sin sonar repetitivo

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/28/2016

La expresión no cesa: atrévete a experimentar con toda su gama de posibilidades

Como sabemos bien, en esta temporada abundan los “buenos deseos”. En casi cada encuentro que tenemos las personas se despiden de nosotros con una felicitación, un abrazo, una manifestación explícita de que el año que comienza traiga lo mejor para nosotros.

Hasta cierto punto, esto puede ser causa de una ligera incomodidad, pues la multiplicación de estas situaciones nos deja sin respuestas originales o que al menos no nos hagan parecer repetitivos.

A continuación compartimos tres variantes, un tanto extravagantes, para corresponder a las felicitaciones de los demás con algo más que una fórmula de cortesía.

 

La variante del lenguaje corporal: No digas nada: da rienda suelta a tu expresión corporal.

A veces las fórmulas de cortesía son un obstáculo para expresar lo que de verdad sentimos. Si es el caso, deja que tu cuerpo se encargue de la respuesta: una mirada, un abrazo, una sonrisa, un gesto de aprobación o de sorpresa. Usualmente el cuerpo no miente, así que quién sabe, quizá incluso puede ser más sincero que tú.

 

La variante enigmática: “Lo que yo le deseo a usted es menos de la mitad de todo lo que yo querría, y lo que yo querría es menos de la mitad de lo usted merece”.

Una respuesta inspirada en una línea de J. R. R. Tolkien, el famoso autor de El hobbit y El señor de los anillos. Es al inicio de esta última cuando uno de los personajes principales, Bilbo Baggins, pronuncia un discurso que en cierto momento deja confundidos a los invitados a su fiesta de cumpleaños. Sin duda la persona que te desee lo mejor quedará igualmente preguntándose qué le deseas en realidad.

 

La variante nihilista: “Gracias, aunque nada comienza ni termina realmente”.

Esta puede no ser una respuesta educada (de acuerdo con el protocolo social esperado), pero al menos desde un punto de vista filosófico y hasta un tanto científico, es sincera, en la medida en que el tiempo es una invención del ser humano, una ilusión colectiva necesaria para dar marco a la realidad en los límites de nuestra percepción.

 

¿Qué te parece? Para aprovechar todas las posibilidades expresivas del lenguaje te invitamos a descubrir el regalo que UNEFON tiene para ti: hasta el doble de tiempo aire durante todo 1 año. Conoce más en este enlace.

Te podría interesar:

7 rasgos de que estás inmerso en una relación de pareja abusiva

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/28/2016

Las relaciones sentimentales con atisbos patológicos son más comunes de lo que imaginamos; es más, podríamos estar coprotagonizando una

El mundo es una selva. Tal vez por eso, entre otras razones, tendemos a buscar hacer equipo con otra persona y establecemos una relación de pareja. Esa otra persona representa un punto de calma, de confianza, de apoyo y equilibrio; retrata de un oasis, imperfecto pero precioso, en medio de la incertidumbre y el oleaje propio de la vida. 

Por diferente motivos, con relativa frecuencia las relaciones de pareja terminan teniendo poco que ver con la descripción anterior. En cambio, actúan como invernaderos donde germinan los miedos, traumas y complejos de los involucrados y entonces el potencial oasis se transforma en un microinfierno, germinando dinámicas harto destructivas para una o ambas partes. Pero aun cuando esto ocurre muchas veces los involucrados no logran percibirlo y simplemente se mantienen ahí, lastimándose y deshonrando el que podría ser el sentido original de que dos personas construyan una pareja. 

Más allá de lo lamentable que lo anterior pueda ser, es importante recalcar que en algunos de estos contextos se llega a violaciones más graves de los derechos, la humanidad o incluso la integridad de los involucrados. Muchas veces la mujer termina siendo la víctima en esta dinámica, sobre todo en entornos culturales asociados al machismo; sin embargo también debemos aclarar que también existen casos, y múltiples, en los que el hombre acaba siendo el victimado.

La importancia de detectar estas dinámicas y de idealmente romperlas es que así no sólo se evitan malos ratos, también se neutralizarán amenazas que pueden dañar, y mucho, la salud emocional, e incluso física, de los involucrados –y esto lo enfatizamos a propósito de las urgentes campañas que recién se han desatado alrededor del mundo y exigen un alto inmediato a la violencia contra la mujer. Así que si identificas tu relación de pareja con alguno de estos rasgos, es buen momento de revisar y tal vez replantear esa relación.

De acuerdo con Lundy Bancroft, especialista en el tema y probablemente best seller, los siguientes son aspectos que caracterizan una relación abusiva:

1. Aislamiento social: cuando una de las partes procura u obliga al aislamiento de la otra (esto puede darse en muchos niveles, ninguno de ellos benéfico). 

2. Violar el derecho a la privacidad: monitorear vía software o prácticas forzosas a la otra persona (por ejemplo, exigir contraseñas de sus cuentas de correo o redes sociales o, peor aún, implantar dispositivos de GPS).

3. Destruir la propiedad del otro (objetos, cartas, recuerdos, etcétera).

4. Celos excesivos e inseguridades que responden a querer controlar desmedidamente a la pareja.  

5. Amenazas de violencia física o violencia autoinfligida.

6. Violencia sexual.

7. Humillación: degradar a la pareja frente a otros.