*

X

Personas sinestésicas son clave para comprender nuestra relación con el tiempo

Ciencia

Por: PijamaSurf - 12/28/2016

La habilidad de percibir el tiempo espacialmente podría explicar cómo construimos nuestra idea de la temporalidad incluso antes de inventar los números

Calendarios, relojes, agendas, no hay duda de que nos hemos ocupado largamente de construir herramientas que nos permitan cuantificar el tiempo y administrar su paso. Estos recursos le dan espacio y visibilidad a esa materia escurridiza e intangible.

Algunas personas poseen la capacidad de percibir el tiempo no sólo de manera abstracta sino concreta pues lo experimentan en términos espaciales, es decir, cuando piensan en lo que harán en algunos meses o lo que hicieron hace algunos años suelen observar esos días transcurridos o por transcurrir de manera visual.

El doctor Vilayanur Ramachandran de la Universidad de California, junto con varios colegas, ha realizado un experimento para estudiar este particular fenómeno llamado sinestesia de calendario. Con ello trata de establecer si estas personas están teniendo efectivamente experiencias visuales al momento de concebir la temporalidad. Por ejemplo uno de ellos, llamado ML, ve los meses como si ocuparan una “V” frente a él y en cada sección de la letra observa los nombres de cada mes en fuente helvética.

Ramachandran pidió en varias ocasiones a ML que dibujara su calendario utilizando un apuntador láser, y todo coincidía en cada ocasión. También observó que el objeto se contraía o expandía de acuerdo a la distancia de ML respecto a la pantalla sobre la que señalaba.

Hizo varias pruebas entre sinestésicos y no sinestésicos pidiéndoles que nombraran los meses del año al revés, cosa que tomó 4.48 segundos a quienes no tenían esta habilidad en comparación con los 1.88 segundos que le llevó a los sinestésicos, sugiriendo que es precisamente porque estos últimos podían “leer” las respuestas desde su propio calendario.

Luego utilizó el conocido efecto de expansión de imágenes que ocurre al mirar fijamente una espiral durante 20 segundos para luego colocar la vista sobre otra imagen. Este efecto es consecuencia de la forma en que nuestro cerebro procesa el movimiento; esto no funciona si sólo se mira una pantalla en blanco, como fue el caso del experimento. Con ello se comprobó que, al igual que sucede con cualquier otro objeto, los calendarios de los sinestésicos también se expandían por efecto de la espiral. Después intentaron imaginar una manzana y repetir la experiencia, pero aquélla no se expandió. Esto sugiere, de acuerdo con Ramachandran, que estos calendarios no son lo mismo que una imagen mental.

Algunos otros sinestésicos, como EA, experimentan esta visión de forma distinta; en su caso, se trata de un aro que le atraviesa el pecho y que corresponde a diciembre. Al moverse el calendario mantiene su posición y al voltear la cabeza hacia la izquierda los recuerdos ocurridos en meses que corresponden a la derecha suelen ser más difíciles de pensar y viceversa, es decir, se trata de un caso extremo de cognición corporal, la idea de que nuestro cuerpo y su relación con el entorno tienen el poder de afectar la manera en que suceden nuestros pensamientos, habla y emociones. En el caso de EA el cambio se encuentra en su cuello y ojos. Está por estudiarse si todos poseemos, en mayor o menor medida, esta condición.

El hecho de que algunos perciban el tiempo de manera espacial sugiere que todos estamos conectados por alguna especie de mapa del tiempo y el espacio. Es relativamente reciente en la historia de nuestra evolución la adquisición del lenguaje matemático, los números y el tiempo. Quizás los calendarios sean algo que, de cierta forma, preexistía en nuestro cerebro incluso antes de comprender estos conceptos. Según muestran las imágenes de escaneos cerebrales las áreas que controlan la noción de sí, el manejo de números, el mapeo del mundo y los recuerdos están ligadas y suelen activarse en conjunto.  

Los mejores 10 lugares para los amantes de la astronomía

Ciencia

Por: PijamaSurf - 12/28/2016

Lugares ideales para conocer a profundidad la belleza del cosmos, entrar en contacto con la naturaleza y disfrutar de noches únicas.

 A veces no basta detenerse para observar el cielo y disfrutar de ese vasto, misterioso manto oscuro con tantos enigmas y preguntas por responder; a veces es necesario rodearse de la mejor tecnología, en medio de la pacífica naturaleza, para alcanzar a revelar detalles que de otro forma nos estarían negados. Te presentamos los 10 mejores lugares para los amantes de la astronomía:

 

Observatorio Mauna Kea

 

Con una altitud de 3,700 metros sobre el mar, es uno de los mejores lugares del mundo para disfrutar de las estrellas, sus excelentes condiciones climáticas ofrecen un cielo prístino. El recinto posee el certificado Starlight que se da a aquellos lugares que están libres de contaminación lumínica y de partículas que contaminan el aire, esto quiere decir que la calidad del cielo y la infraestructura donde se encuentra el observatorio permiten desarrollar actividades astronómicas debido a las óptimas condiciones de iluminación natural y la nitidez que mantiene el cielo nocturno.

Si ya has decidido visitar este bello lugar, te recomendamos que antes de llegar a la cima, hagas una parada en el Visitor´s Center que se encuentra a 2,804 metros de altura, así podrás aclimatarse y checar las condiciones climáticas.

 

 

Very Large Array-Socorro, Nuevo México, E.U.

 

El VLA es la matriz o conjunto más avanzado de radio telescopios que hay en la Tierra, pero ¿qué es una matriz? Básicamente es un grupo de varios radio telescopios que funcionan como uno sólo. Los radio telescopios sirven para estudiar las ondas de radio y luz que producen las estrellas, galaxias, agujeros negros y otros objetos astronómicos. Algunas de las cosas que se han podido descubrir con los radio telescopios VLA son hielo en Mercurio, los microscuares que envuelven el centro de la Vía Láctea; y han permitido observar la atmósfera alrededor de las estrellas.

 

 

Observatorio Real, Greenwich, Londres, Inglaterra

 

Aquí podrás situarte en el punto cero de la Tierra, pues el Royal Observatory se encuentra justo en el meridiano de Greenwich, línea divisoria entre el oriente y occidente de la Tierra. El observatorio ofrece un espectáculo nocturno que se realiza en el Planetario Peter Harrison aquí podrás observar las estrellas a través del telescopio victoriano de 18 toneladas, además podrás disfrutar de una bebida caliente mientras te encuentras parado sobre el meridiano principal de la Tierra y charlas con diversos astrónomos que te podrán explicar diversas cuestiones del cosmos.

Antes de comprar tus entradas asegúrate de que el clima sea el adecuado, pues la lluvia, nubes o vientos fuertes pueden ser causa de que no puedas utilizar el telescopio y disfrutar un cielo estrellado, si fuera el caso y corrieras con mala suerte, se proyectarán en el recinto algunas imágenes obtenidas a través de ocular del telescopio para poder brindar una experiencia muy similar a la real. Ten en cuenta que en estos casos el dinero no es reembolsable.

 

 

Cerro Paranal, Desierto de Atacama, Chile

 

Este reciento es parte del Observatorio Europeo Austral (ESO) y resguarda el Very Large Telescope (VLT) que está conformado por cuatro grandes telescopios que tienen 8.2 metros de diámetro, además de otros cuatro telescopios auxiliares. Este conjunto de telescopios permite observar detalles con una precisión 25 veces mayor a la que poseen los telescopios individuales de mayor tamaño.

Debido a su ubicación en el desierto de Atacama, es uno de los lugares con mejores condiciones climáticas para observar las estrella, su clima seco, su cielo despejado, su altitud de 2635 metros y sobre todo la poca o nula luz artificial del lugar, permiten que la experiencia astronómica sea bastante agradable.

El lugar ofrece visitas solo los dos últimos fines de semana de cada mes, ofrece visitas guiadas totalmente gratuitas, sólo hay que realizar una reservación ya que el espacio es limitado.

 

 

Observatorio nacional Kitt Peak, Arizona, E.U.

 

El observatorio Kitt Peak además de resguardar la colección más grande de telescopios ópticos en el mundo y de poseer el telescopio solar más grande, es privilegiado por ubicarse en la reserva de Tohono O´odham, la segunda más grande en EE.UU, ésta se extiende 90 millas a través del desierto de Sonora en Tucson, lugar que ha sido hogar de la cultura Tohono O´odham, que significa “gente del desierto”. La montaña donde se ubica el observatorio es considerada un lugar sagrado y un acuerdo fue el que permitió que este recinto ancestral fuese ocupado por la ciencia.

 

 

Observatorio Griffith, Los Angeles, California, E.U.

 

A pesar de las condiciones climáticas de Los Ángeles y sus altos índices de contaminación, el Griffith Observatory, ubicado en la cuesta de la montaña de Hollywood, es el observatorio más concurrido en todo el mundo.La primera exposición que tuvo fue en 1935 con el péndulo de Foucault. En el recinto se puede visitar el planetario Samuel Oschin cuya cúpula de aluminio es una de las más grandes del mundo.

 

 

Observatorio astronómico sudafricano, Sutherland, Sudáfrica

Ubicado a 6000 pies de altura sobre el nivel del mar, el observatorio de South Africa es famoso por ofrecer un cielo prístino y sin contaminación. Localizado a 230 millas del interior del Sudeste del Océano Atlántico, el SAAO ofrece tours en donde podrán observar el cosmos a través del telescopio más grande de South Africa y uno de los más grandes del mundo. Se ofrecen tour nocturnos en donde los espectadores podrán observar las estrellas a través de telescopios con un diámetro de 14 y 16 pulgadas.

 

Observatorio astrofísico Arcetri, Florencia, Italia

Ubicado en la misma montaña de Arcetri, muy cerca del poblado de Il Gioiello (La joya), lugar donde Galileo Galilei pasó sus últimos días de vida. El Arcetri Astrophysical Observatory ofrece un viaje a uno de los periodos históricos más importantes de la astronomía, a pesar de no poseer los telescopios más grandes del mundo como el observatorio de Kitt Peak. Durante el día el observatorio no puede visitarse, ya que está reservado para grupos de estudiantes, pero por la noche los turistas pueden asistir al recinto. Las tardes de sábado el observatorio abre sus puertas a grupos de más de 5 personas para explorar el observatorio y el lugar donde se encuentra ubicado.

 

 

Parque Nacional Teide, Isla de Tenerife, Islas canarias, España


Localizado en la isla de Tenerife en las Islas Canarias, el Parque Nacional de Teide, declarado en 2007 Patrimonio Mundial de la Humanidad, ofrece al espectador noches y cielos prístinos para observar las estrellas. La isla tiene la “Ley Cielo” que controla la contaminación lumínica del lugar y que permite la protección y conservación del lugar, asumir esta responsabilidad es lo que los ha hecho acreedores de la certificación internacional de Starlight, que es otorgada a aquellos lugares que poseen una excelente calidad en su cielo, es así que el Instituto Astrofísico de Canarias, que se encuentra dentro de lo más importantes del mundo, ofrece visitas guiadas para todo aquel que desee disfrutar de un cielo límpido y observar las estrellas. Además de esto, Tenerife es sede del festival Starmus, evento en el que la astronomía, arte y cultura se conjuntan. El próximo año este se celebrará del 18 al 23 de Junio.

 

 

Planetario Hayden, Nueva York, E.U.

 

Desafortunadamente este lugar no posee un clima perfecto, muchas veces el clima es lluvioso o nublado, sin embargo, esto no es un impedimento para pasar un buen rato astronómico. La mitad del Hayden Sphere lo ocupa el Space Theater, el cual tiene una alta resolución para recrear una muestra lo más real posible del espacio. El Big Bang Theater se encuentra en la parte inferior de la Hayden Sphere, posee una pantalla que mide 1.9 metros de diámetro y encuentra sobre una superficie de 2.4 metros de profundidad; en este teatro se proyecta el nacimiento del universo con una duración de 4 minutos. El Big Bang Theater sirve como introducción para después adentrase al Heilbrunn Cosmic Pathway, un espriral que envuelve alrededor de la Hayden Sphere y que conecta el segundo piso con el primer. El Cosmic Pathway muestra una línea del tiempo el Big Bang hasta ahora.