*

X

Este documental narra la historia de 8 personas que se internan en el Amazonas en un último intento por sanar

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 12/23/2016

Tras agotar las opciones de la medicina alópata, un grupo de personas prueba la herbolaria de los chamanes y sus rituales

Durante las últimas décadas ha habido numerosos avances tecnológicos en el campo de la medicina, pero no han cambiado los paradigmas y creencias que dominan nuestro entendimiento de las correlaciones entre salud y enfermedad, cuerpo y mente, vida y muerte, de tal manera que al concentrarnos únicamente en la expresión física de una enfermedad, porque esto es lo que podemos percibir con los cinco sentidos y que por lo tanto nos parece real, dejamos de lado la posibilidad de atender todos los otros factores, mentales, emocionales y espirituales detrás de un desequilibrio. Esto último es lo que realmente es una enfermedad: un desequilibrio en la totalidad del ser. En otras palabras, al apostar por una visión permeada por un reduccionismo materialista hemos perdido la posibilidad de considerar, acceder y experimentar muchas otras dimensiones del ser, la existencia y la naturaleza de la realidad. 

 

Estos son algunos de los temas de fondo en un documental titulado Sacred science o Ciencia sagrada, que durante poco más de 1 hora nos permite atestiguar el proceso de ocho personas con diferentes enfermedades que deciden acudir a un retiro de 30 días en el amazonas y ponerse en manos de los remedios herbales de un chamán. Ocho personas a quienes la medicina alópata que ahora consideramos normal o estándar no les daba oportunidades de recuperación o calidad de vida. Algunas de las dolencias que experimentaban incluían varios tipos de cáncer, enfermedad de Parkinson, enfermedad de Crohn, diabetes tipo 2, síndrome de intestino irritable, alcoholismo y depresión. Durante el documental vemos a cada una de estas personas salir de su zona de confort físico y psicoemocional y tener la oportunidad de detenerse un momento para contemplar sus vidas, reflexionar y experimentar emociones rezagadas. Cada uno maneja la situación a su manera y recibe un resultado distinto de la experiencia. Algunos se curan, otros no y uno dejará el plano material en el camino, pero contemplar sus vivencias puede encender en el espectador la chispa del entendimiento de sus propios desequilibrios o enfermedades. 

 

Y ello porque, en resumidas cuentas y como uno de los participantes del documental comenta, las enfermedades están en la mente y el corazón de las personas y no son simplemente físicas, aunque tengan expresiones concretas en el cuerpo. Su tratamiento incluye algunas plantas de poder como la ayahuasca y el cactus conocido como San Pedro que profundizan el proceso de transformación de cada uno de ellos, pues para sanar de la enfermedad debe haber una suerte de muerte del aspecto que la causa y la identificación del ego con ese aspecto. El renacimiento puede experimentarse como la curación de la expresión física de la enfermedad, pero su expresión también se refleja en los aspectos espirituales y emocionales, de tal forma que la aseveración de que hay una nueva persona después del proceso de muerte o transformación resulta muy ajustada a la realidad. 

 

Un grupo de científicos británicos pone a prueba la popular creencia de que el LSD provoca sinestesia y se encuentran con algunos problemas en el camino

Un nuevo estudio ha confirmado que el LSD puede inducir experiencias parecidas a la sinestesia pero los resultados preliminares, publicados en Neuropsychologia, levantan dudas sobre que tan sinestésicas son en realidad.

La sinestesia es un fenómeno perceptivo y ocurre cuando una persona experimenta a través de un sentido las sensaciones de otro. Por ejemplo, se pueden saborear colores o ver sonidos.

Quienes lo estudian aseguran que una verdadera sinestesia ocurre cuando un sentido específico, el inductor, dispara de manera automática otro sentido específico, llamado coincidente. Este emparejamiento entre ambos canales perceptivos es consistente a través del tiempo para las personas que experimentan de manera natural estos fenómenos.

Desde que Albert Hofmann lo descubrió en los 30 se han reportado en diversas ocasiones anécdotas sobre las propiedades sinestésicas del LSD. En investigaciones de mediados del siglo pasado se sugirió esto; sin embargo, hubo muchas fallas metodológicas al abordar el fenómeno.

Para poner a prueba estas suposiciones ya ampliamente aceptadas un grupo de científicos de la University of London (antes Oxford), dirigidos por Devin B. Terhune, reclutaron a 10 personas física y mentalmente saludables (y con experiencias psicodélicas previas) para llevar a cabo una sencilla prueba.

A cada participante se le inyectó una solución salina a modo de placebo, para luego aplicar algunas pruebas de comprobación de experiencias sinestésicas. Luego de 1 semana, los participantes regresaron a una segunda sesión en la que les inyectaron de 40 a 80mg de LSD para realizar luego estas mismas pruebas.

Se utilizaron dos cuestionarios ya verificados, uno de asociación de colores y grafemas, y otro de asociación de colores y sonidos. Los investigadores descubrieron que los efectos del LSD no empataron con dos de los criterios que evalúan si existe una sinestesia genuina: consistencia y especificidad. Ni los símbolos y sonidos dispararon colores específicos, ni los sonidos y colores percibidos resultaron más consistentes bajo los efectos del ácido lisérgico. En todo caso, el reducido número de participantes no da pie a concluir algo.

De acuerdo con los investigadores, el tipo de sinestesia que dispara el LSD podría tener cualidades distintas a las que se han establecido hasta ahora. La consistencia es el criterio más usado para evaluar y reconocer a quienes experimentan sinestesias congénitas; la sinestesia se considera un fenómeno confiable y consistente: un sentido específico induce consistentemente una sensación o percepción específicas. Analizar los datos arrojados por la prueba ponen la pregunta inicial en territorio ambiguo, pues el tipo de sinestesia provocada por el LSD tiende a ser inconsistente y transitoria.

Terhune sospecha que hay algo más, algo distinto pasando ahí. Quizá se tenga que ampliar la definición que se tiene de sinestesia o encontrar nuevos conceptos para explicar y estudiar las experiencias similares a la sinestesia provocadas por esta droga. Estandarizar pruebas para reconocer y comprobar este tipo de fenómenos, similares a las alucinaciones, es bastante difícil pero necesario si queremos llegar a entender por completo cómo funciona esta sustancia en el cerebro, ya que su potencial es maravilloso.

 

Con información de PsyPost