*

X
Dormir a la mitad del día puede llevarte más lejos de lo que pensabas.

Encontrar un momento a mitad del día para apartarse del ajetreo y dormir un rato puede parecer la pesadilla de cualquier workaholico o de un jefe obsesionado con la productividad pero, contrario a lo que se podría esperar, las siestas nos ayudan a mejorar nuestro rendimiento durante el día.

Un estudio de la Universidad de Düsseldorf muestra que una pequeña siesta puede mejorar los procesos de memoria y un estudio más de la NASA concluyó que los efectos de las siestas en pilotos de aviones optimizaban su desempeño físico y psicológico durante los vuelos y mejoraban su estado de ánimo.

De hecho, las siestas son muy importantes para los pilotos que realizan viajes largos pues mientras el piloto duerme, el copiloto dirige el vuelo esperando a que el primero descance y regrese completamente recargado.

Se sabe que las siestas también pueden potenciar el desempeño de los deportistas si se combinan con el entrenamiento y la alimentación adecuadas. Por algún tiempo el gurú del sueño, Nick Littlehales, utilizó esta opción para sustentar su participación dentro del club Manchester United. Adecuó una habitación para que los jugadores se tomaran siestas de media hora que, en definitiva, terminaron por ayudarles enormemente.

Una siesta puede suceder en cualquier lugar. Sólo basta encontrar el rincón adecuado para recostar la cabeza, ponerse cómodo y cerrar los ojos. Un ambiente agradable que nos permita relajarnos y dejar que todo el estrés se diluya en el mundo de los sueños. Se recomienda tomar al menos una siesta diaria de 20 minutos para gozar de sus varios beneficios.

Los 5 mejores hacks para impulsar tu creatividad y ánimo en el trabajo

Buena Vida

Por: pijamasurf - 11/22/2016

Trucos simples y prácticos para sobrevivir a la vida de oficina felizmente

Actualmente la productividad en los espacios de trabajo está por los suelos. Todas las empresas pierden miles de horas y pesos a causa de esto. Muchas empleados sufren las consecuencias de malos ambientes laborales y la falta de oportunidades para aplicar sus conocimientos en la resolución de problemas. Esto da comienzo a un ciclo vicioso: falta de motivación, bajas expectativas y frustración. Así lo vivimos casi todos.

¿Qué puedes hacer para mejorar tu productividad? Estos hacks te ayudarán a ejercitar tu mente y a enfocarte en las tareas que necesitas cumplir apoyándote en tu creatividad e ingenio, sólo necesitas integrarlos a tu rutina diaria.

 

1. Tomar café en el momento adecuado

Generalmente nos acompañamos de una deliciosa taza de café para comenzar el día pero no es necesariamente la mejor hora para tomar esta bebida. Los efectos energéticos de la cafeína son bien conocidos por todos; en lugar de empezar desde temprano se recomienda servir la primera porción a partir de las diez de la mañana o bien, entre las dos y cinco de la tarde. En esos momentos agradecerás mucho más el tirón de energía.

 

2. Cumple una meta sencilla

¿Puedes encestar esa bola de papel y anotarte tres puntos? ¿Que tal alcanzar los dedos de tus pies o beber tres vasos de agua seguidos (es agua, no te hará daño tomar un poco más)? ¡Hazlo ya! Establecer pequeños objetivos a lo largo del día y cumplir con ellos mejora tu estado anímico y te hace ver la vida más positivamente. Ponte un reto a lo largo del día y cumple con él, tu confianza se verá reforzada.

 

3. Llámale a un amigo

En los trabajos que requieren creatividad se suelen generar condiciones adecuadas para presentar, discutir y generar ideas a gran velocidad. Llama a un amigo del que no hayas sabido en algún tiempo, enfrentar tus ideas con alguien que piensa de manera distinta a ti o se encuentra lejos del problema a resolver potencia tu imaginación. Cuando discutes tus ideas con otros, tu creatividad se ejercita y fortalece su capacidad creadora.

 

4. Amplía el panorama

Una de las maneras mas efectivas de mejorar tu ánimo en el trabajo es tomarse algunos minutos para meditar, recordar las cosas por las que nos sentimos agradecidos, considerar las mejores facetas de nuestro ser o pensar en aquellas metas de vida que estamos luchando por cumplir.

 

5. Sé amable con desconocidos

Se sabe que la amabilidad no sólo mejora tu entorno, también hace lo mismo por tu ánimo. Da las gracias al cartero con algunos dulces, barre el pasillo de tu edificio, riega las plantas de tu vecino, invita el café a un compañero de oficina. Te hará sentir mucho mejor contigo y con el mundo, un gesto generoso le hará el día a otro y te hará un mejor colaborador en el trabajo.

 

Estas simples actividades podrían marcar una gran diferencia en tu experiencia al trabajar. Compártelas y haz de tu entorno laboral el lugar que siempre quisiste.

 

También en Pijama Surf: 10 álbumes para potenciar tu trabajo creativo